ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 7 No llores más en el futuro

Enamorada del CEO Por Ophelia Palabras: 7202

Actualizado: 2018-11-08 00:29


Después de que Jorge y Lola se sentaron a la mesa, la Sra. Du estaba a punto de irse para hacer otras cosas. "Señora Du, tome asiento y cenemos juntos". Dijo Lola y cautelosamente echó un vistazo a Jorge, quien estaba comiendo un pedazo de costillas de una manera pausada, preguntándose si era apropiado hacerlo...

"No hace falta, gracias. Por favor, disfrute la cena con el señor. Me olvidé de comprar un limpiador. Tengo que comprar uno ahora". La Sra. Du se lavó las manos, se puso los zapatos y se preparó para salir.

"Bueno, está oscuro afuera. Tenga cuidado". Lola no dijo más, pensando que la familia pudiera tener sus propias reglas.

Después de que la Sra. Du salió, Lola cogió los palillos y comenzó a cenar. Se sintió extremadamente hambrienta cuando vio los platos. Ella ya había sufrido bastante. Por fin podría disfrutar de una cena tranquilamente, aunque era con un desconocido... Tal vez no serían desconocidos mutuamente en unos días, pensó Lola al mirar a Jorge, que estaba cenando con gracia.

Cuando Jorge terminó de cenar, Lola todavía tenía un tercio de crema de maíz en el tazón. Así que terminó la crema a toda prisa, se limpió la boca y comenzó a limpiar la mesa.

"¿También hacías esto cuando estabas en casa?" Jorge miró a Lola que estaba limpiando la mesa torpemente.

"No....". Lola recordó su vida pasada con lágrimas en los ojos. Ciertamente no tenía que hacer tales tareas cuando estaba en la casa. Ella era ese tipo de personas que no necesitaban hacer nada. Pero ahora, ella ya no tenía ni familia ni casa. No podía ser desconsiderada por más tiempo.

"Lola, esta es tu casa a partir de ahora. No eres una invitada aquí. ¡Solo relájate!" Jorge quitó el bol que tenía Lola en la mano, cogió su mano y se la llevó arriba.

Lola miró la mano de Jorge con tristeza. Se sentía tan cansada y también quería relajarse. ¿Pero lo podría hacer?

Cuando llegaron al segundo piso, Jorge no la dejó irse. En cambio, la llevó a su escritorio.

Jorge sacó dos tarjetas del cajón del escritorio, luego caminó hacia Lola y se las dio.

"No tengo efectivo. Toma estas dos tarjetas para comprar cosas, lo que quieras".

Lola reconoció las tarjetas, una de ellas era una tarjeta negra VIP de edición limitada. Solo se habían emitido 88 tarjetas de este tipo en todo el mundo, sin límite de crédito y ofrecían servicios de primer nivel en todo el mundo, incluida una gama de servicios prioritarios en tiendas de alta gama y aeropuertos. Ella había visto una tarjeta del mismo tipo una vez cuando asistió a una fiesta de degustación de vinos con Miguel Qi el año pasado. El hombre que contaba con la tarjeta era el presidente de una empresa poderosa. Se dijo que él era el único que poseía esta tarjeta en la Ciudad D.

Ella levantó la cabeza para mirar a Jorge, quien mantuvo una cara sin emociones y cayó en confusión. "¿Por qué me trata tan bien si aún somos desconocidos?" ¿Era solo porque habíamos pasado la primera noche juntos?

"Jorge, no te amo". Es verdad, ella no lo amaba y no quería engañarlo. Miguel era el único que ella había amado. Pero en el presente la única sensación que tenía hacia él era odio.

"Acuéstate pronto. Iremos a solicitar una licencia de matrimonio mañana". Jorge la empujó sin decir más palabras.

"¿Se habrá enfadado?" Lola miró la puerta cerrada del escritorio frente a ella, con las tarjetas en la mano se fue calladamente a su habitación.

Estaba profundamente conmovida y ocupada por la actitud de Jorge durante el día, mientras que ahora estaba sola en su habitación, se quedó pensativa.

Papá ha perdido su co

mpañía; la abuela ha fallecido, y ahora papá ha desaparecido. Perdió todo por culpa de Pablo Qi y su hijo. Sin embargo, la pena más profunda para ella era la traición de los dos…

Lola se sentó tristemente en el sofá del balcón contemplando esta ciudad, las lágrimas corrían por su rostro. Ella quería madurar. Pero todo sucedió de repente. ¿Cómo podría madurar de repente ante todo esto?

Jorge quería preguntarle a Lola dónde estaba el registro de su familia. Pero la escuchó sollozar en la puerta de su habitación. Al abrir la puerta, vio a Lola acurrucada en el balcón. Él la había considerado una mujer fuerte e indiferente, sin preocuparse por nada.

Lola se asustó por un repentino abrazo y dejó de llorar de inmediato. Al darse cuenta de que era Jorge, lloró con más tristeza: "¿Por qué estás aquí? Me atrapaste llorando. ¡Qué avergonzada estoy!".

"..." Ella era una persona vanidosa. Jorge se quedó allí, mientras Lola lloraba en sus brazos durante media hora.

Jorge frunció el ceño al verla así. Sus lágrimas habían mojado la ropa de Jorge. "Debe ser la última vez. No llores más en el futuro".

"¿Por qué debería hacer lo que dices?" Lola comenzó a llorar nuevamente. ¿La estaba intimidando?

"Ya has llorado bastante. ¿Sirve de algo?" Jorge no sabía por qué se sentía incómodo cuando la vio llorar.

Minutos después, Lola dejó de llorar. A ella tampoco le gustaba llorar. Pero seguía triste.

"¿Tienes vino?" Ella se sonó la nariz y lo miró lastimosamente.

"¿Quieres beber?" Jorge no quiso rechazarla.

"Claro que sí, lo tengo claro, quiero emborracharme y olvidarme de todas estas cosas." Ella solía beber vino en compañía de Miguel Qi o de Rosa Fu. Ahora que había decidido abandonar el pasado y vivir una vida mejor, tenía que luchar por sí misma, aunque tenga que recurrir a la ayuda del hombre que estaba delante...

Lola se fue al baño para lavarse la cara, llevaba el cabello largo y desordenado, haciéndolo en un moño.

Después de vacilar un poco, mirando la estantería de vino, Jorge tomó una botella de vino y dos copas.

"No quiero vino tinto. Quiero licor". Solo la fuerte bebida alcohólica podría eliminar su preocupación e ira.

Sin hacerle caso, Jorge abrió la botella y sirvió el vino en dos copas. Lola insatisfechamente bebió el vino. Al mirar la copa de vino vacía, recordó que fue porque bebió el vino tinto que le entregó Miguel Qi, y por eso ha tenido relaciones sexuales con el hombre que está delante. ¿Ese vino tinto debe haber tenido droga entonces? Lola lanzó una sonrisa sardónica.

Jorge no planeaba darle más vino y puso la botella de vino a su lado. El alcohol no era bueno para ella, ya que acababa de ser dada de alta del hospital.

Lola se levantó enojada, cogió la botella, llenó su copa de vino tinto, y se lo bebió. Ella eructó felizmente, sin darse cuenta del rostro disgustado de Jorge.

Cuando iba a rellenar su vaso de nuevo, Jorge la detuvo. "¿Qué pasa? ¡No seas tan malo! Solo quiero bebo un poco de tu vino, no seas tacaño". Lola lo desdeñó.

Jorge se levantó, la arrastró de la silla y la llevó al baño.

Jorge encendió la ducha y tiró de ella. El agua fría despertó a Lola por completo.

Su ropa se mojó y se adhirió a su cuerpo, revelando su hermosa forma corporal. "¡Jorge!, ¿estás loco? ¡Todavía no me he quitado la ropa!" Lola se sintió perpleja cuando vio la cara de Jorge. Empezó a temblar de nuevo y pensaba si él estaba enfadado. Qué miedo ...

Sabía que ella estaba de mal humor, y realmente no tenía intención de tocarla. Pero ella lo dejó sin otra opción que tomar algunas medidas.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir