ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 15 La prima mayor de Rosa Flores

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7192

Actualizado: 2018-11-08 00:18

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


¿Lola... Li? Tomada del brazo de su novio, Laura miró incrédulamente a Lola vestida con el uniforme.

"¡Hola!" Reprimiendo la vergüenza, Lola los saludó.

"¿Trabajas aquí?" De hecho, Laura en realidad no odiaba a Lola. Fueron compañeras de clase durante seis años desde la escuela secundaria. Pero después la despreció solo porque creía que era muy tonta en las relaciones de amor.

Laura sabía claramente qué tipo de persona eran Miguel y Rosa: una escoria y una zorra, mientras que Lola los tomaba como tesoros. Ella le había advertido a Lola esto muchas veces. Pero Lola pensó que Laura también se enamoró de Miguel e intentaba provocar problemas entre ellos a propósito. Nunca había visto a alguien más tonta que ella: esto era lo que pensaba Laura de ella en aquel momento.

Finalmente, Lola entendió las verdaderas intenciones de los demás. Pero ya era demasiado tarde.

"Sí, ¿puedo ayudarle? "Aunque hoy es mi primer día en el trabajo, tengo buen gusto. ¿Les puedo ayudar?" Lola pronto superó su vergüenza y se comportó con gracia.

Lola recordó la advertencia bien intencionada de Laura de aquel entonces, la que fue tomada como maliciosa por ella.

¡Qué tonta era! Ella se enfadó con aquellas personas que la trataban bien de verdad, mientras que, a Miguel y Rosa, Lola los trataban como tesoros.

Laura reemplazó su sorpresa con indiferencia, "Está bien. Conoces mi estilo. Te estaré esperando".

Lola recordó atentamente el estilo de Laura: generalmente se vestía de colores brillantes, Ofrecía una sensación madura y de moda.

Laura tiró de su novio al sofá para esperar a Lola. Mirando a Lola, que estaba recogiendo ropa con la ayuda de Wendy, Laura mostró una expresión complicada en sus ojos.

"¡Señorita Muñoz, cuánto tiempo sin verle!" La gerente acababa de llegar. Al ver a Laura sentada en el sofá, dejó su bolso para saludar a esta distinguida cliente.

A Laura le gustaba esta marca, así que gastaba cientos de miles de dólares, e incluso millones de dólares, comprando ropa aquí todos los años.

"Sí." Laura respondió fríamente mientras miraba la revista de recién llegados.

La gerente se había acostumbrado a su frialdad. Al ver a Lola, una nueva empleada, que recogía la ropa con la ayuda de Wendy, frunció el ceño: "María, toma su lugar y recoge la ropa para la señorita Muñoz".

María tenía mucha experiencia. Ella claramente sabía que Laura era rica y potencial. Pero Lola saludó a Laura antes de que María la viera. Después de que la gerente dio la instrucción, María se rio disimuladamente. Pero...

"No hace falta. Sigue adelante con tu trabajo. Ella está bien". Laura señaló a Lola, que caminaba hacia ella con la ropa.

"Señorita Muñoz, ella es nueva. Me temo que no esté calificada para servirle ..."

"Te digo que no hace falta" Laura interrumpió a la gerente con impaciencia. La gerente, avergonzada, miró a la nueva empleada que tenía la ropa en las manos.

Ella se quedó asombrada entonces. "¿Esa es Lola? " Pensaba la gerente.

Laura miró la ropa elegida por Lola: una blusa roja de gasa sin cuello, pero con una hilera de botones decorativos en el centro, un culotte de rodilla negro y un vestido de seda naranja con un cinturón del mismo color.

Laura asintió con satisfacción y fue al probador para probarse las ropas.

Lola estaba un poco nerviosa, preguntándose si Laura le impedía trabajar con normalidad. Lola vio a la mujer del uniforme de gerente, se quedó sorprendida.

"¡No puede ser! ¿Tanta mala suerte tengo?" Preguntó Lola a sí misma. Mirando cuidadosamente a la gerente que estaba sonriéndole, L

ola finalmente confirmó que era ella.... la prima mayor de Rosa, Jesica Lan. "¡Maldición!" Lola pensaba, sabiendo que tendría días difíciles en el futuro.

Cinco minutos después, Laura salió con su propia ropa.

Mientras que Lola estaba perpleja, Laura le dijo a su novio: "Me los compro, ve a pagar".

Laura le dio la ropa a Lola y se dio la vuelta para echar un vistazo a otras prendas, mientras esperaba a su novio.

Lola llevó la ropa a la caja felizmente. Era la primera vez que intentaba vender ropa y tuvo éxito.

Ella estaba tan feliz que no sabía cómo expresarse.

"¡Gracias!" Después de que el novio de Laura pagó la cuenta, Lola expresó sinceramente su gratitud hacia ella.

"Adiós." Laura hizo un gesto de despedida, y se fue con su novio del brazo.

"Gracias por su visita, señorita Muñoz. ¡Esperamos que vuelva pronto!" Jesica los acompañó hasta la puerta.

Como lo que pensaba Lola, poco después de Laura y su novio se fueran, Jesica comenzó a abusar de sus privilegios.

"Lola, anunciaremos una venta especial fuera de temporada en los próximos dos días. Elige una chaqueta del año pasado y reparte carteles en el exterior del centro comercial con Wendy".

¡Tu madre! Lola soltó una palabrota en su interior. Si no la malinterpretaba, esa odiosa mujer le pidió a Wendy y a ella que usaran una chaqueta para hacer un anuncio afuera donde la temperatura era de 37 o 38 ℃.!

"Por lo que sé, nuestra tienda nunca vende ropa fuera de temporada". Lola nunca había visto ninguna tienda de marcas famosas como esta que vendiera ropa fuera de temporada.

"Sí, tienes razón. Pero organizaremos una venta especial fuera del centro comercial, en lugar de en la tienda". A Jesica le preocupaba a quién debería asignarle la tarea. Justamente Lola entró a trabajar. ¡Gracias a dios!

"No creo que sea una forma adecuada de hacer un anuncio ..."

"¿No es apropiado? ¿Quién crees que eres? ¿Hija de la familia Li? ¿Aún te crees propietaria de la empresa SNG? ¿O la dueña de ´Las Coronitas´? ¡Haz lo que yo te digo! De lo contrario, ¡Wendy y tú serán despedidas!" Jesica interrumpió ferozmente a Lola. Su prima y Miguel se amaban desde mucho antes. Fue Lola quien intervino y los separó. Por lo tanto, su prima se sentía infeliz en casa todos los días. Para Jesica, Lola era una zorra.

Lola suspiro profundamente con lágrimas en los ojos. ¡Nadie se atrevió a hablarle de esta manera! Ella podría renunciar el trabajo. Pero el trabajo era muy importante para Wendy. Entonces no podía meterla en problemas.

"¡Vámonos!" "¡Otra persona más a la lista de venganza, espera y verás, te arrepentirás algún día y pagarás por todo esto!" Lola pensó.

Lola se dirigió furiosamente al almacén y eligió una chaqueta roja para ella y una de manga corta blanca para Wendy.

"Lola, ¿estás bien?" Wendy realmente estaba preocupada por ella. Ella podía soportar una tarea tan dura, pero Lola nunca había experimentado unas condiciones tan difíciles.

"Wendy, estoy bien. Las circunstancias cambian con el paso del tiempo. Haré lo mejor posible. ¡Lo intentaré!" Lola haría todo lo posible para cumplir esta tarea. Si ella fracasara renunciaría el trabajo y a tomar por culo.

Lola y Wendy salieron del centro comercial, mientras que la gente en el centro las observaba con una mirada extraña.

Un minuto después de que salieran, Lola podía sentir que se ponía a sudar. Se abanicó con los folletos y se perdió en la confusión cuando veía a los transeúntes.

Las dos llevaban la chaqueta de invierno, atrayendo mucha atención. Wendy llevó a Lola a una calle cercana.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir