ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 17 Bebiste

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7234

Actualizado: 2018-11-08 00:19

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


Lola y Wendy fueron al almacén, Wendy sacó varias bolsas de chaquetas. El polvo en el aire hizo que Lola contuviera la respiración. Abrió las bolsas negras y sacó las chaquetas una tras otra para colgarlas. Pasaron varias horas sin que lo notaran. A las tres en punto de la tarde era normalmente el final del turno de la mañana.

Habían trabajado extra durante media hora y nadie vino a cambiarles el turno.

"¿Cómo pudiste aguantar a Jesica?" Lola sacó una gran bolsa de chaquetas con todas sus fuerzas a un espacio abierto. Como el almacén no tenía aire acondicionado, sus caras estaban cubiertas de sudor.

"Sinceramente, ella era mala, pero no tan repugnante como ahora, antes de que vinieras aquí. ¿Te guardaba rencor?" Esta era la duda sobre la que Wendy se había estado preguntando.

"Es la prima de Rosa". Cada vez que se veían, ella nunca la trató amistosamente, y menos aún ahora, que estaba bajo su control.

Wendy asintió con la cabeza y sacó un pedazo de pañuelo desde el bolsillo para limpiar el sudor de la cara de Lola con ternura.

Al ver lo que Wendy estaba haciendo, Lola le dio un gran beso. Wendy se sobresaltó porque no estaba preparada.

"Lola, me asustaste". Palmeando su corazón que latía más rápido exageradamente, Wendy puso los ojos en blanco ante la traviesa Lola y negó con la cabeza para mostrar su aparente renuencia.

"¡Jajaja, qué tímida eres!" Lola todavía estaba feliz. Aunque nunca había hecho un trabajo tan pesado, al menos tenía a su mejor amiga de compañía.

"Por cierto, ¿tu esposo no era muy rico? ¿Cómo podría permitirte trabajar aquí?"

"¿Él? Se ha estado ocupado en su trabajo y no tiene tiempo para preocuparse por mí. Además, esto no es lo que él puede controlar. No quiero que él me vigile siempre. Después de todo, ya no soy la chica adinerada de antes." Lola recordó, de este modo, sus desgracias. Ahora no podía seguir siendo la chica despreocupada de antes. Ya tenía que afrontar la realidad. Si ella volviera a vivir su vida como antes, no tendrá ningún sentido.

Wendy la entendió, asintiendo con la cabeza.

Ellas trabajaron conversando. El tiempo voló y después de dos horas, la supervisora de la tienda entró, "Ahora pueden salir del trabajo. La gerente ya se fue". Qué maldita. ¡Jesica no las había dejado ir, incluso cuando ella no estaba trabajando!

Se cambiaron de ropa y se fueron del trabajo después de una simple limpieza.

Lola y Wendy se despidieron en la puerta del centro comercial, ya que se dirigían a diferentes direcciones para volver a su propia casa.

Tan pronto como llegó a la casa, se quitó la ropa y se fue a bañar. Tumbada en la bañera con cansancio, finalmente tenía unos minutos para relajarse por completo.

Cuando se estaba lavando el cabello, la Sra. Du vino a llamar a la puerta y le dijo que cenara abajo.

Había hecho tanto trabajo en un día y comido a toda prisa su almuerzo, que ahora Lola estaba muerta de hambre. Bajó las escaleras. Si almorzaba como un lobo, ahora comió mucho más de lo que comía habitualmente.

"Lola, ¿qué tal tu trabajo hoy?" Al ver cómo Lola había cenado, la señora Du sabía que estaba hambrienta.

"¡No era tan malo!" Pero se había encontrado con gente asquerosa.

"Está bien. El señor me llamó durante el día y me dijo que vendría a casa esta noche".

Al oír esto, Lola se atragantó con la sopa....

"¿No había dicho que no volvería en unos días?"

"No sé los detalles".

La señora Du le dio unas palmaditas en la espalda a Lola y le llenó otro cuenco de sopa.

Ella pensó un rato y finalmente aceptó la verdad. "Es su casa, no me puedo quejar"

Po

r la noche, Lola revisaba las noticias de Twitter por el teléfono móvil, reclinándose en el sofá con una de sus esbeltas piernas apoyada en una silla.

El titular de Twitter del día era sobre el nuevo CEO del Grupo SL, que se hizo cargo de la empresa. Jorge, anteriormente el CEO de la sede de SL, asumió oficialmente la compañía ayer. Todos los medios tuvieron opiniones optimistas sobre él.

Grupo SL, Jorge Si.... Lola se sentía asombrada, porque SL International Group era el verdadero controlador de los negocios de la Ciudad D, dedicado a bienes raíces, petróleo, tecnología digital de alta gama, compañías de entretenimiento, clubes nocturnos, bares, etc.

Resultó que su esposo era un hombre tan poderoso. Ya no era nada extraño que él estuviera tan tranquilo cuando dijo que la ayudaría a aplastar a Pablo Qi y a su hijo.

Fue realmente sorprendente que se hubiera casado con un hombre tan poderoso.

... Se mordió los labios. Lola abrió Google e ingresó el nombre de Jorge Si. Era una lástima porque no se pudo encontrar ninguna información.

¿Qué misterioso y omnipotente era él, podía incluso manipular Internet de manera intangible?

Ella nunca había sabido de él hasta que apareció de repente en su vida.

A las 9:30 p.m., Lola comenzó a bostezar y se preparó para irse a dormir después de apagar el teléfono móvil. En ese momento, la puerta del dormitorio se abrió desde afuera.

La alta figura era el mismo hombre del titular de Twitter...

Arrojando su cartera en el sofá, Jorge se aflojó la corbata y caminó hacia Lola.

Levantándose del sofá, la mujer se acercó lentamente al hombre, que emitía un sutil aroma a licor.

Ella frunció el ceño y le preguntó: "¿Bebiste?"

"He bebido unas copas de vino en la fiesta de celebración", respondió débilmente.

Sin embargo, "También eres amado por muchas mujeres, tsk tsk ..." Una gran marca de pintalabios estaba en el cuello de la camisa blanca de Jorge, lo que hacía que Lola se sintiera celosa.

Jorge lanzó una rápida mirada a la marca.

¡La supervisora morirá mañana!

"¿Fuiste a trabajar?" intentaba cambiar el tema.

"Realmente tienes mucha suerte en las relaciones amorosas, tsk tsk ..." Lola no quiso pasar por alto el tema.

"¿Estás cansada?"

"Debe haber muchas guapetonas en tu compañía, ¿verdad?"

"Ve a echar agua en la bañera. Me voy a bañar".

"¿Qué? ¿Quieres quitarte el olor de las chiquillas de encima?"

Jorge extendió el brazo para abrazarla estrechamente y la besó mucho para evitar que hablara.

Cuando la soltó, ella respondió: "Jorge, ¿no puedes cambiar tus viejos trucos?" Ella levantó la cabeza y lo observó con cara de pena.

Él sonrió levemente. "Este mismo viejo truco será suficiente para ti", dijo con arrogancia. De repente Lola sintió que algo andaba mal.

¡Después de contar los días, se puso nerviosa!

"Espera un momento, Jorge. Me ha venido la regla", dijo Lola avergonzada, luego se apoyó en los brazos de Jorge.

Seguramente él comprendía lo que significaba. ¡Jorge realmente sintió un impulso homicida en este momento!

"Pero yo no ..." Para evitar manchar la cama, saltó de la cama apuradamente.

Él sabía a qué se refería, "Lola, no cuentes conmigo, no iré a comprar eso". Jorge frunció el ceño, y salió después de ponerse la camisa y acarició su cabello.

Sonriendo tímidamente, Lola lo vio salir de la habitación y también expresó su agradecimiento: "¡Gracias, Cariño!"

"¿Dije que iría?" el hombre lo dijo en voz fría. Bajó las escaleras sin mirar atrás.

.......... ¿De verdad no irá? Mientras esperaba en el baño, Lola se sentía insegura.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir