ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 22 Llevo aguantándote 2 días

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6951

Actualizado: 2018-11-08 00:17

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


¿Qué pasó con Miguel? ¡Mira cómo me has dejado! ¡Cómo te educó tu madre para que seas tan sin vergüenza! ¡¿Puta? ¿Zorra? Lola frotó su rostro doloroso. No importaba, todo lo que ella había sufrido se lo devolvería.

"Todo eso te lo mereces, tu padre se llevó a la mujer amada del tío Qi y tú, una vez más, te llevaste a mi amado hombre hace tres años". Rosa miró a Lola fieramente. Apretó los dientes con odio, como si quisiera comerse a Lola.

Era la primera vez que Lola se enterara de lo que había ocurrido entre su padre y Pablo Qi. Se preguntaba si esa mujer era su madre: "¿Que se la quitó? El verdadero amor nunca se quita fácilmente. ¡Eso significa que ellos no se amaban!"

"Maldita zorra, vete a buscar a los reporteros y explícales todo lo que ha pasado, diles que todo esto era tu trampa." De verdad no comprendía por qué esta zorra seguía tan orgullosa todavía. Ahora mismo la haría perder su orgullo y no volvería a levantar la cabeza nunca más.

Lola miró a Rosa como si estuviera viendo a una mujer loca. Cogió el teléfono en el escritorio del cajero y marcó el 911.

"Hola, necesito su ayuda. Una mujer salvaje se está comportando de forma atroz en el centro comercial ´La Corona´..." ¿Llamar a la policía? ¿Ella se lo permitiría? Jesica interrumpió a Lola de hacer la llamada.

En este momento, Rosa hizo un gesto a las mujeres detrás de ella. Varias playgirls se acercaron a la vez para obligar a Lola a entrar en el probador.

"Lola, esta es tu última oportunidad. ¿Me vas a hacer caso?" Mirando a Lola que estaba agarrada por otras mujeres, Rosa se rio triunfalmente.

"Sí, sí lo haré." Ante esta situación Lola sabía que era mejor recoge su orgullo.

Rosa, agitando su mano, hizo señas a las playgirls para soltar a Lola.

Wendy tomó su teléfono en silencio e hizo una llamada telefónica en un rincón a escondidas.

"Hola, ayuda por favor".

Jesica le fue a quitar el teléfono móvil antes de que Wendy dijera más. "¿Llamaste a la policía? ¿Cómo te atreves?"

"Claro que me atrevo. No es asunto tuyo. ¡Devuélvemelo!" Wendy ya no quería controlar su furia y se enfrentó directamente a ella.

"Voy a golpear a las dos." Como todo el centro comercial pertenecía al prometido de Rosa, Jesica no tenía nada que temer.

"¿Quién crees que eres?" Ya no le importaba el móvil. Ella corrió al probador. Justo cuando salió Lola.

Lola caminó hacia la sala VIP, y se sirvió un vaso de agua y lo tomó con calma. Rosa se sentía desconcertada porque no sabía la intención real de Lola. En este momento, Lola caminaba hacia Rosa y escupió el agua que tenía en la boca sobre la cara de Rosa.

"Una mierda para ti, ¿que yo te haga caso? Ni soñando" después de decir eso, Lola echó la mitad de agua que quedaba en el vaso en la cabeza de Rosa.

Rosa se quedó sorprendida al ver que Lola le seguía echando agua y gritó: "¡Ah, Puta zorra de mierda!"

Tras echar el agua, Lola golpeó la cabeza de Rosa con el vaso que tenía en la mano, lo mismo hizo con Jesica.

"Las llevo aguantando desde hace 2 días. ¡Cómo se atreven a ponerme en ridículo, hoy me vengaré de todo! Y ustedes, si alguien se atreve a meterse en nuestro asunto, ¡se van a enterar de lo que soy capaz!" Lola tomó el cenicero que había a su lado y lo tiró contra el suelo. El cenicero se rompió en pedazos, Lola tomó un trozo de cristal y dijo: "Si se atreven a mover, ¡juro que las mataré!"

Al ver las acciones brutales de Lola, Wendy se acercó y dijo: "¡Lola, yo te

ayudo a darle una lección a esta gente desgraciada!" Wendy estuvo inscrita en clase de Taekwondo durante un mes, pero Lola no. Y ahora era precisamente la hora en que Lola necesitaba ayuda, debía protegerla.

Las playgirls vieron que Lola estaba hablando en serio, se quedaron quietas y no se atrevieron a moverse.

Rosa se arrepintió de haber traído a estas miedosas, en vez de traer a unos hombres.

Las cosas se estaban poniendo cada vez peor, así que las dependientas llamaron a la seguridad del centro comercial.

"Wendy, ayúdame a arreglar a esa mujer asquerosa, y yo daré una paliza a esta puta sin vergüenza." Wendy comenzó a darle patadas en la cara de Jesica. Lola se sentía tan a gusto que no sabía cómo expresarle su agradecimiento.

Ella se acercó a Rosa lentamente con una sonrisa malvada. "Ahora vamos a solucionar el problema que existe entre tú y yo. A ver cómo podrás seducir a Miguel después de que tu cara esté desfigurada."

........

El trozo de cristal se detuvo en el rostro de Rosa, esto hizo que ella no se atreviera a moverse. "¡Lola! ¿estás loca?"

Lola no le hizo ni caso, y movió su mano suavemente. Rosa de repente sintió un dolor en su cara. "¡Ah! Lola te has vuelto loca de verdad."

Rosa, aprovechándose de que Lola se había despistado, dio unos pasos hacia atrás, y se escondió detrás de las playgirls.

"¡Agarren a esa zorra, les daré cien mil dólares a cada una!" Rosa intentó aguantar el dolor de su cara, pero no se atrevió a tocar la herida.

Las playgirls se miraron mutuamente, sin embargo, nadie se atrevió a moverse. "Piénsenlo bien, porque si les hago daño con el cristal no será mi culpa. A ver si son más importantes cien mil dólares o su hermosa carita" Lola sonrió malvadamente, Rosa nunca había visto a Lola comportarse de esta manera, lo que hizo que se asustara mucho.

Wendy seguía dándole una paliza a Jesica, hasta que su cara se hinchó más de lo normal.

Lola se puso delante de Rosa, y directamente le dio una bofetada a la parte donde tenía la herida. El dolor que sentía Rosa casi hizo que llamara a mamá. Rosa estaba hecha un desastre, empapada de agua por todo el cuerpo, y con la cara herida.

"Rosa, debo hacerte oler el infierno hoy. También debes culparte por el enorme sufrimiento de mi familia. ¡Adelante!" Wendy se acercó de inmediato y participó en golpear a la mujer que estaba delante.

Justo en este momento, vino la seguridad del centro comercial. Al ver a Lola y a Wendy, gritaron desde muy lejos.

"¡Paren! ¿Qué están haciendo ahí? ¡Sí, ustedes! ¿Qué están haciendo?" Al ver la seguridad, Wendy y Lola salieron corriendo por otra puerta.

Rosa al ver que ya venían los refuerzos, gritó rápidamente, "¡Atrápenla, o si no se quedaran sin trabajo!" Lola escuchó lo que dijo Rosa antes de que saliera por la puerta, se giró e hizo un corte de manga. "de verdad se cree que es la jefa?"

Y así, se veía que dos mujeres vestidas con uniforme de trabajo salieron corriendo del centro comercial, y detrás les perseguía la seguridad.

Wendy era la campeona de las carreras de larga distancia cuando estaba en la escuela, por lo que tiró de Lola para que pudiera avanzar más rápidamente. Al mismo tiempo que corría, gritaba "¡Por favor, abran paso!"

"¡Wendy, bien hecho!" Lola jadeando, miró a Wendy y ambas sonrieron. Pero desafortunadamente...

Jesica llamó a la policía. Vino la policía, y unos cuantos oficiales vieron a dos mujeres corriendo y las atraparon.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir