ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 57 Tu gato ha muerto

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7309

Actualizado: 2018-11-27 00:17

Price: $0.00

ASIN:

Price: $0.00

ISBN:


Incluso si él atendía sus llamadas, siempre colgaba sin hablar mucho. Y así duraron aproximadamente un año, hasta que Rocío la llamó y le dijo que Jorge se había casado. Fue en aquel entonces cuando se dio cuenta de que había perdido a este hombre.Yolanda se arrepintió amarga y profundamente por las decisiones que hizo. Al oír un sollozo, Jorge levantó la vista del trabajo y encontró a Yolanda llorando en el sofá.Dejó el bolígrafo en la mesa y se acercó a ella. "¿Qué es lo que pasa?"Yolanda seguía llorando sin decir ni una palabra. Jorge se puso de cuclillas sin decir nada tampoco.De repente, Yolanda se arrojó a los brazos de Jorge haciendo que él casi se cayera al suelo. Finalmente, Jorge dio un paso hacia atrás y mantuvo el equilibrio. "Jorge, lo siento. Lo siento mucho de verdad y me arrepiento mucho por no haberte echo caso. Te lo ruego. Por favor, vuelve conmigo. Por favor ..." Yolanda sollozaba entre lágrimas. Jorge cerró los ojos para ocultar el dolor que sentía en su corazón.Jorge apartó el abrazo de Yolanda e insistió que todo era demasiado tarde. Era imposible que ellos volvieran como antes.Horas después, Jorge terminó pronto su trabajo y llevó a Yolanda a casa.La casa estaba muy tranquila. La señora Du no estaba allí. Tampoco estaba Lola en el segundo piso.Mirando a través de la ventana, se podía ver a Lola y a la señora Du hablando de algo junto a la piscina.Jorge se cambió de ropa y fue a ver a Lola. "Jorge, ¿has visto a "Traviesa"?" Yolanda estaba buscándolo alrededor del salón, con los ojos enrojecidos por el llanto. "Puede que esté en tu habitación. Ve a buscarlo allí". Jorge caminó hacia la piscina directamente. Antes de llegar hasta ellas, escuchó la voz de Lola. "Es demasiado tarde para decir eso. ¡Sácalo de allí rápido!"Al ver a Jorge caminar hacia ella con ropa de ocio, se puso mal de repente porque recordó que él y Yolanda había estado justos toda la tarde."¿Qué está pasando?" Jorge se paró al lado de Lola. "Mira ..." Lola señaló la piscina, donde flotaba un gato sin vida. "¡Ah!" "¡Traviesa!" Yolanda salió en un momento, vio a "Traviesa" en la piscina y echó un grito de muerte. Jorge frunció el ceñ

del suelo en sus brazos y la llevó hacia la casa.Él no se detuvo al pasar por el lado de Lola, ni siquiera la miró.Esa noche, por primera vez, la pareja compartió una misma cama, pero sus corazones estaban separados.Lola no podía dormir con tranquilidad, estaban dando vueltas en la cama escuchando la respiración profunda del hombre que estaba a su lado. Lola lo pellizcó, "No puedes dormirte ahora"."Anda duerme. Sé que no lo hiciste a propósito". ¿Lo sabes? ¿Qué diablos sabes? Lola se levantó de la cama en seguida y miraba a Jorge, que aún tenía los ojos cerrados en la oscuridad. Sabiendo que no tenía ganas de hablar ahora, Lola optó por rendirse. Se volvió unas cuantas veces y finalmente se durmió. Después de que Lola se durmió, Jorge abrió los ojos.Dio un suspiro, la acurrucó en sus brazos y esta vez se fue a dormir de verdad. Cuando Lola se despertó al día siguiente, Jorge no estaba en la habitación. Se limpió lentamente y bajó las escaleras.Jorge estaba desayunando con Yolanda en el salón. La sonrisa de satisfacción en la cara de Yolanda hizo que a Lola le resultara difícil creer que su gato acababa de morir ayer. La escena había estropeado el apetito de Lola. Tomó el bolso, se cambió de los zapatos y se preparó para salir. "¡Ven y desayuna!" dijo Jorge cuando notó que ella estaba por irse. "No, he perdido el apetito". Lola abrió la puerta y se fue sin mirar atrás. Al ver esto, Yolanda se ralentizó un poco.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir