ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 64 La mataste

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7204

Actualizado: 2018-12-04 14:21

Price: $0.00

ASIN:

Price: $0.00

ISBN:


En ese caso, no tendría que esperar que Lola se vengara de ellos ella misma. En su lugar, Jorge podría destruirlos ahora mismo. Así que Jorge solo hizo varias llamadas telefónicas y presionó el ratón unas cuantas veces. A la tarde siguiente, la familia Fu se declaró en bancarrota. La Compañía del padre de Rosa anunció que había sido adquirida por el Grupo SL. Miguel Qi y Pablo Qi también renunciaron el puesto.Este incidente desató una gran ola en el País D y la gente ni siquiera sabía por qué sucedió de repente. Agotada, Lola finalmente logró llegar al aeropuerto, pero perdió el vuelo y solo podía reservar otro vuelo. Ya eran las 9 de la noche cuando Lola llegó a la ciudad y estaba pensando a dónde ir esta noche. ¿Fuente Perla? La mujer estaba allí, así que estaba decidida a regresar a casa Circo y volvería a Fuente Perla después de que la mujer se fuera. Después de tomar la decisión, encontró un restaurante para llenar su estómago y luego tomó un taxi hacia casa Circo. Jorge regresó a Fuente Perla, pero no encontró a Lola allí. Lola no contestó su teléfono, así que regresó a la compañía. Lola pasó dos días en casa Circo y luego decidió buscar otro trabajo. Pero ¿qué podía hacer? ¿Tal vez un trabajo en una empresa de entretenimiento? Sería estúpida si buscara otro trabajo no relacionado con su carrera en la universidad. Lola tomó una decisión y se dirigió a una compañía de entretenimiento llamada JH que había buscado por Internet. Sin embargo, cuando Lola veía la ropa que llevaba, pensaba que sería mejor ir primero a Fuente Perla. Debido al viaje al País A, solo se había llevado algo de ropa informal. El Maserati todavía estaba estacionado en el garaje. Jorge tenía la intención de comprar varios nuevos más, por lo que no lo estaba usando. Justo ahora Lola podía usar el auto. Lola regresó a Fuente Perla en el Maserati. En este momento, el tiempo se estaba poniendo cada vez más fresco, Lola llevaba una camiseta blanca y una chaqueta de camello. Cuando llegó a Fuente Perla, no vio a nadie allí y los sirvientes también estaban fuera de servicio. Lola podía volver a su habitación y empacar un par de t

ía tiene respiración!" Yolanda le dijo dando un suspiro. "¡Rápido! Al hospital, ¡Rápido!" Manuel abrazando a Lola entre los brazos salió de la casa. "Arregla todo este desastre, si no, la gente se dará cuenta. Yo me encargaré de ella, tú solo quédate en casa y no te vayas a ningún lado". Manuel le estaba diciendo a Yolanda para que limpiara las manchas de sangre que había en el suelo. Menos mal que las escaleras no eran lo suficientemente altas como para matarla. Yolanda corrió para coger la escoba de barrer para limpiar el suelo. Tras limpiar el suelo y dejar todas las cosas en su sitio, ella se tranquilizó mucho. Después se fue al segundo piso y vio de un vistazo el equipaje de Lola tirado en el suelo. Rápidamente lo recogió y lo volvió a poner en el cuarto de Lola. Todo estaba ya en su sitio, la casa estaba como si Lola no hubiera vuelto. Yolanda dio un suspiro y al fin estaba ya tranquila. Tras poner a Lola en el maletero, Manuel condujo el coche hasta el hospital. Justo cuando se marchó, Magdalena acababa de regresar a la casa de la compra. Al ver el coche de Manuel irse, se sentía confundida. Ella parecía que había visto a un hombre llevar a una mujer al coche. Pero, no pensó más y entró a la casa. En el hospital. La luz de la sala de emergencia se encendió, varios enfermeras y médicos había llevado a Lola a la sala de urgencia. Manuel preguntó a uno de ellos, "Doctor, ¿le pasa algo grave?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir