ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 29 Los hombres TOP del mundo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7481

Actualizado: 2018-11-08 00:17

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


Al ver a Jorge sonreír, Tomás siguió su mirada y entendió el punto. ¡Qué hombre más listo!

"Esta es la habitación de Lola. La de enfrente es la mía. ¿Quieres ir a echar un vistazo?" Tomas agitó la copa del vino tinto con elegancia y bebió un sorbo de él.

"Señor Herren, no obtendrá ningún beneficio irritándome". Al escuchar su advertencia suave, Tomás bajó la cabeza y sonrió. Realmente no había nadie en este mundo que se atreviera a provocar a Jorge. Pero, nadie se atrevía a amenazar a Tomás tampoco. Jorge acababa de romper el récord. ¡Estupendo! Tomás ya estaba más interesado en Lola.

Justo en este momento, la puerta del baño se abrió desde adentro.

Envuelta en una toalla de baño, la mujer salió con la cara ruborizada después de bañarse. La delgada toalla casi se deslizaba de su cuerpo mientras caminaba hacia adelante.

En los casos habituales, Jorge no habría esperado para tomarla. Pero hoy estaba presente otro hombre en esta habitación. Lleno de furia, Jorge caminó hacia ella, la tiró sobre la cama y la cubrió con la manta.

"¡Lola! Despierta".

Al escuchar la voz de Jorge, Lola recuperó un poco consciencia.

"Idiota, ¿qué estás haciendo aquí?" Jorge estaba a punto de pellizcarla para que se despertara por completo, pero resistió su impulso y fue al baño a sacar su ropa.

"Ponte la ropa, te espero fuera"

Antes de irse, Jorge miró al hombre sentado en el sofá.

Tomás se levantó y lo siguió hacia afuera. Ambos se quedaron parados en el pasillo.

"Señor Herren, parece que usted vive una vida de ocio recientemente." Perezosamente apoyado contra la pared, Jorge encendió un cigarro y echó un vistazo al hombre sonriente de frente.

"Sí. Así que tengo tiempo libre para visitar a mis parientes en esta ciudad". Tomás se enderezó la ropa con una sonrisa elegante y lo dijo con calma.

¿Visitar a los familiares? Jorge respondió con una sonrisa burlona. ¿Cree que es un niño de tres años?

Jorge dejó escapar un anillo de humo y dijo: "Me disculpo sinceramente por molestarlo en nombre de mi esposa. Sr. Herren, usted está ocupado con miles de asuntos todos los días. ¡Ya es la hora de descansar!" Tomás era un caballero. Definitivamente no había pasado nada entre él y Lola. ¡Aun así, Jorge no lo podía tolerar! Porque Lola era su esposa, y no le permitía a nadie moverse ni siquiera medio paso más cerca de ella.

"Bueno, podemos hablar de eso más tarde después de que salga Lola. ¡Lola! ¡Lola!" Jorge no tenía ni idea de cuándo esos dos se conocieron entre sí. Pensaba que a lo mejor era demasiado indulgente con esa mujer que hasta que se atrevía a ligar con otro hombre.

Un silencio profundo reinaba en el corredor. Dos hombres de pie frente a frente, cada uno con sus propios pensamientos.

En menos de dos minutos, Lola salió tambaleándose de la habitación con su bolso. Al ver a Tomás, ella lo saludó encantadoramente, "¡Hola, chico guapo!"

Al escuchar eso Jorge puso la cara de piedra. "¡Lola! ¡Vamos a casa!" Jorge tiró de Lola y estaba a punto de irse, pero Tomás les impidió el paso.

"Parece que Lola no quiere ir contigo".

"Señor Herren, es un asunto familiar. ¿Cómo podría tener tanto tiempo libre para inmiscuirse en los asuntos de los demás?" Lola se deshizo de su mano, y se arrojó hacia los brazos de Tomás.

Con una mujer tierna que desprendía la fragancia del gel de baño en sus brazos, Tomás se sentía profundamente atraído y se quedó en blanco por primera vez.

"Chico guapo, no quiero irme con él. ¿Puedes sacarme de aquí?" Con los labios rojos ligeramente fruncidos, Lola abarcó el cuello del guapo y miró al hombre que parecía maduro y encantador.

..... Después de salir del elevador, Ramón, con un plato de sopa en la mano, los miró con

sorpresa y no se atrevió ni a dar un paso hacia adelante.

Esos dos hombres no muy lejos de él eran ambos poderosos. ¿Cuál podría ser el esposo de Lola? ¿Podría ser que la tonta de Lola tuviera 2 esposos? Obviamente, era una gran escena que dos rivales del amor se encontraran y sufrieran de celos extremos.

"¡Lola!" Jorge arrastró a la mujer ebria hacia él y la empezó a besar contra la pared.

De pie, estupefacto, Ramón se cubrió la boca. Bueno, ¡tenía que admitir que ese hombre era realmente genial!

Poco después de sentir ese aliento familiar, Lola respondió y devolvió el beso.

Al ver eso, Tomás retiró su sonrisa y apretó los puños.

Después de un largo tiempo, Jorge dijo sin mirarlo, "Señor Herren, ¿ha visto lo afectuosos que somos?"

Tomás caminó hacia su habitación con pasos constantes. Jorge no se llevó a Lola en sus brazos hasta que escuchó el sonido del bloqueo de la puerta.

Mientras Jorge dirigía su fría y aguda mirada hacia el elevador, Ramón estaba tan asustado que de inmediato se metió en el ascensor y presionó apresuradamente un botón. "¡Dios mío! ¡Qué horror! ¿Lola se ha casado con un demonio?" "Se emborrachó tanto. Sería mejor que yo huya primero. Lola, suerte para ti". pensó Ramón...

Después de acomodar a Lola en el asiento delantero del copiloto, Jorge conducía el Maybach hacia la casa.

Durante todo el camino hacia casa, Lola se sentía tan mareada como si estuviera flotando en el aire.

Decidió no beber tanto la próxima vez, porque se sentía terrible en este momento. ¿Quién podría venir a rescatarla?

"¡Para el auto! ¡Quiero vomitar!" Lola gritó de repente y comenzó a vomitar.

Un repentino chirrido del auto rompió el silencio de la noche. Jorge maldijo en silencio y rápidamente bajó del auto para sacarla.

Después de vomitar al borde de la carretera, Lola se sintió menos mareada. Jorge le pasó una botella de agua pura. Lola tomó el agua y se limpió la boca. Ella no paraba de limpiar la boca hasta que se agotó una botella de agua.

"¡Agua!" Jorge tuvo que sacar otra botella de agua, abrirla y entregársela.

En lugar de seguir limpiando la boca, esta vez bebió un tercio del agua en un suspiro. Lola dejó escapar un largo suspiro, ya se sentía mucho mejor. El alcohol se desvaneció muchísimo en su cuerpo.

"¿Mejor ahora?" Jorge preguntó con frialdad.

Pensando en lo que había sucedido ese día, Lola no le hizo caso y caminó directamente hacia el automóvil.

Antes de sentarse, Lola fue arrastrada por Jorge. "¿Lola, estás mejor?"

"Sí, ¿y qué?"

"¿Y qué?" ¡Tú dime!" Jorge la empujó al asiento trasero con gran fuerza. Lola lo miraba con el ceño fruncido. Al tener un presentimiento de su destino, Lola instintivamente trató de deshacerse de él.

"Jorge, no. Todo es mi culpa. Por favor, no lo hagas aquí". Lola suplicaba lastimosamente.

Jorge la miró, "¿No? ¿Hiciste lo mismo con ese hombre de hace un momento? ¿Hum?" Pensando que podría haber tenido relaciones sexuales con otro hombre, Jorge se enfadó y tuvo las ganas de comerla entera.

Sin entender su ironía, Lola puso los ojos en blanco y dijo: "¿De qué demonios estás hablando? ¿Qué hombre? ¡Maldita sea! ¡Déjame ir!" Sus manos estaban estrechamente controladas por Jorge, quien no le dejaba ninguna oportunidad de recuperar la libertad.

Ignorando su lucha, Jorge advirtió: "Será mejor que pienses seriamente sobre cómo compensar los problemas que has cometido en los últimos días". Su voz inefablemente malvada la hizo estremecer.

"¡Maldito hombre me intimidas todos los días!", pensó Lola en su mente. "¡Tengo que revelarme!" "¡Voy a revelarme!"

Estaba oscureciendo. Incluso la luna se volvió demasiado tímida para mirarlos, y se escondió detrás de las nubes.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir