ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 41 La suegra liándola en la companía

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7233

Actualizado: 2018-11-08 00:16

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


El niño vivía en una familia rica. Por lo tanto, siempre le daban mucho dinero para que lo pudiera gastar en donde quisiera. Después de huir de su casa esa noche, reservó una habitación presidencial. Sabiendo que el niño había reservado una habitación, sus familiares estaban preocupados y ansiosos porque el niño al día siguiente tendría un examen. Sin otro remedio, tuvieron que llamar a Wendy para que le enviara libros y artículos de estudio y de paso, enseñarle ahí mismo. Wendy cogió todos los materiales y vino al hotel Telles. Después de llegar a la planta donde estaba el niño, oyó una pelea entre un hombre y una mujer en la puerta de una habitación. Como no tenía interés en los asuntos de otras personas, Wendy se comportaba como si no hubiera visto nada y pasó por delante de ellos. De repente el hombre con el uniforme del ejército agarró de la muñeca de Wendy por sorpresa y furiosamente dijo a la mujer: "¡Lárgate! ¡No pienses que te voy a tocar! "La estupefacta Wendy fue llevada a una suite presidencial, y la puerta se cerró de golpe. Por su comportamiento anormal, Wendy dedujo que debería estar drogado. Ignorando el retorcimiento de Wendy y sus palabras de súplica, ese hombre no la dejó ir, y dijo: "¡Ayúdame! ¡Te daré lo que quieras!"Hasta la mañana siguiente, a primera hora de la mañana, el hombre por fin concilió el sueño. Sintiéndose mal, Wendy se escabulló de la habitación. Vislumbró una pequeña placa en el suelo, en la cual se escribía "Coronel del país A: Yonata Li". Cuando Wendy terminó sus palabras, Lola inclinó la cabeza y apoyó la frente en su mano, pensando en la similitud de sus destinos.!"¿Dónde está el hombre? ¡No saldrá con la suya!" Lola se levantó y corrió hacia la puerta. "¡Lola, no hay necesidad de hacer eso! ¿Qué le vamos a decir? ¿Que asuma la responsabilidad? Estoy muy cansada. Sólo quiero descansar." Wendy estaba agotada. Lo único que quería era poder descansar en paz. "Está bien. Tómate un baño y relájate". Yonata, ¿no? Lola recordó ese nombre en la mente. ¡Algún día se vengaría por Wendy! Al ver a Wendy profundamente dormida en la cama, Lola cerró la puerta silenciosamente y se fu

la empresa?" La voz fría de Jorge llegó a través del teléfono. Estaba extremadamente decepcionado por lo que hizo su madre. "¿Todavía recuerdas que soy tu madre? ¿Entonces por qué no me haces caso?" Rocío hizo una mirada hostil hacia Lola y se apartó para seguir hablando con Jorge. Después de frotar su dolorida muñeca, Lola volvió a su asiento avergonzada. No sería fácil para ella llevarse bien con sus colegas y trabajar allí en el futuro. Al día siguiente, durante todo el día, nadie habló con Lola. Lo peor era que, muchos empleados con experiencia se unían para crearle problemas y aumentar su carga de trabajo. A las nueve de la noche, todos sus compañeros del departamento habían llegado a casa, mientras que Lola acababa de terminar su trabajo. En la oficina vacía, pensaba Lola sobre lo que ocurrió esta mañana. Se sentía dolorida y las lágrimas le comenzaban a salir por los ojos. Justo en el momento, sonó el teléfono. Era Jorge. Después de secarse las lágrimas, respiró hondo y cogió el teléfono. "¿Hola?". "¿Dónde estás?" Sánchez le había dicho que Lola todavía estaba en la compañía mientras que todos sus compañeros se habían marchado. "En la compañía, me estoy preparando para irme." Lola comenzó a poner sus pertenencias en su bolso. La llamada de Jorge fue un gran alivio para ella en ese momento. Al escuchar su voz con un fuerte resoplido por teléfono, Jorge se detuvo y dijo: "Sé que lloraste".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir