ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 176 Estoy tan halagada

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7467

Actualizado: 2019-01-19 14:25


Como era de esperar, Yonata se negó. "No, gracias. Solo cuida bien de mi hermana". Jorge hizo la promesa y colgó el teléfono. Lola cerró los ojos, reflexionando con un corazón palpitante. ¿Conocía a un general del ejército? Y también parecía que tenían una buena relación con él. En el Hotel Sea View. Jorge la levantó en sus brazos mientras salía del auto y luego caminaron juntos hacia el hotel Sea View. Le pidió la llave a la camarera y luego abrió la puerta de la suite presidencial que había reservado. Lola tuvo que posar su cara en su pecho de camino a la suite para que nadie la notara en el pasillo. No mucho después de que entraron en la habitación, Jorge la arrojó sobre la cama grande y tiró su abrigo al sofá. Lola se levantó de la cama. "Hola señor Si." Levantó su pequeña mano en el aire para saludarlo. En realidad, Lola no estaba tan borracha, solo un poco mareada, pero solo un poquito... "¿Cuánto has bebido?" preguntó el Sr. Si. Fue a ponerse las pantuflas desechables y notó que los ojos de la mujer se movían mientras ella trataba de recordar. Lola levantó decisivamente tres dedos en el aire. "¡Tres!"Luego, deliberadamente, se quitó los tacones y dijo: "¡Quiero pantuflas!" Era tan obvio que estaba coqueteando con él. El hombre levantó los ojos y la miró. Bien, parecía que ahora ella había encontrado las agallas para mandarle. Pronto, un par de pantuflas desechables se pusieron delante de ella. Pero mientras tanto parecía que cambiaba de opinión cuando se las estaba poniendo. "¡Quiero salir a ver el mar!" dijo ella. El hombre se detuvo mientras se desabotonaba la camisa. Se acercó a ella. "¿Qué hay que mirar allí? Puedes solo mirarme a mí". Se acercó, apoyando sus antebrazos en ambos lados de su cuerpo, su camisa medio desabotonada reveló su pecho masculino, haciéndola tragar saliva brevemente. Alguien como Jorge estaba diseñado para hacer el amor, ¡y ella tendría que disculparse con su cara y cuerpo bonitos si no se lo hacía! Agarró su cuello y lo atrajo hacia ella. Con un aroma a alcohol en su aliento, le susurró deliberadamente al oído:"¿No quiere jugar en la playa, Sr. Si?"Los ojos oscuros del hombre eran realmente atractivos. Jorge se abotonó la camisa si

n siquiera saberlo! "Bueno yo..." comenzó Lola, que ahora estaba completamente sobria pero hablando incoherentemente. El hombre sonrió al verla avergonzada cuando alguien llamó a la puerta. Se dirigió a abrir la puerta. El botones trajo lo que había pedido antes. Tomó el traje de baño y condujo a Lola al vestuario detrás del hotel. Lola se quedaba sin habla mientras miraba el bikini negro preparado para ella. ¿Esto significaba que ahora sería devorada por la bestia? Su único propósito esta noche era estar a solas con él, ¡y ella no dudaría ni se echaría para atrás por nada en el mundo! Se puso el bikini negro sin dudarlo y se puso una bata blanca de hotel con una banda atada alrededor de la cintura. Cuando salió, Jorge también la estaba esperando con bata de su hotel del mismo color. Le ofreció una mano cuando se acercó a él. Lola corrió alegremente hacia él, le dio la mano y caminó con él por la playa. Recordó que la última vez que estaban en la playa, él le dijo que iba a elegir un vestido de novia con esa otra mujer... Pero ella no lo dejaría ir hasta el último minuto. Simplemente no sabía si él también haría lo mismo que ella... Pero ahora se estaba haciendo tarde, y solo dos o tres parejas estaban en la playa. El olor del mar se levantó soplando junto con el viento, y luego una ola azotó y mojó sus pequeños pies. El agua de mar se sentía fresca, pero no helada. Al tomar su mano, ella recordó la vez que saltó al mar hacía unos años.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir