ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 189 Estás condenada

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8578

Actualizado: 2019-01-22 14:41


Al escuchar a Lola decir que le gustaba tanto el regalo, Jorge se puso más irritado. Esto definitivamente no lo envió una mujer. Era cierto que Lola tenía algunas amigas íntimas, pero no le darían un labial tan caro. ¡Mucho menos tantos! Esto fue hecho por un hombre que sentía algo por ella. ¿Tal vez Joshua Lu? No, Joshua no se atrevía a hacer este tipo de cosas. ¡Así que fue enviado por Ramón Lu o Tomás Herren! "¡Srta. Li!" Su voz fría dispersó instantáneamente a las personas alrededor de Lola y su regalo. El sol estaba ardiendo. Aunque Lola no miró hacia atrás, ya tenía una idea de quién le gritaba. "Ayúdenme a guardarlos, gracias." Miró la gran caja de lápices labiales que había junto a ella y les pidió a las dos hermosas mujeres que la ayudaran. Luego se dio la vuelta con una sonrisa encantadora, "Jefe Si, ¿va a almorzar?"¿Qué? ¿Cómo podría estar tan feliz? Jorge la miró directamente, su cara estaba llena de alegría, y escupió unas palabras: "¡Tíralos a la basura!"Si se atrevía a negarse, él le apretaría el cuello. Jorge estaba tan celoso y enfurecido. Lola lo maldijo en su mente, "¡Joder!" "Lo siento, Sr. Si, este es un regalo de mi amigo. No tiene ningún derecho de decidir qué hago con ellos". Después de decir estas palabras, levantó las cajas grandes llenas de lápices de labios empacadas por las dos hermosas mujeres y caminó hacia su propio auto. ¡Eran muy pesadas! Inmediatamente recibió un mensaje de WeChat después de ponerlos en el maletero y se aterrorizó al leer el texto. "Estás condenada esta noche". Jorge y Sánchez habían desaparecido cuando ella miró hacia atrás. ¿Era una amenaza real o solo una broma? Lola estaba un poco confundida. Tal vez se iría temprano después del trabajo y correría a casa. ¡Debería estar bien! Rumores y rumores se habían extendido dentro del Grupo SL. Escuchó mucho sobre eso cuando regresaba a la oficina. Todos sabían que la señorita Li recibió un regalo muy especial de su pretendiente: 99 lápices labiales de diferentes colores de una marca internacional muy famosa. Una mezcla mixta de admiración y celos llenaba el aire. Pero justo después de la pausa del almuerzo, todos los colegas recibieron un correo electrónico de disposición cuando empezaron a trabajar. Decía que la Srta. Li no cumplió con las reglas de la compañía durante el trabajo y había causado improductividad y otros efectos negativos en la empresa. Las siguientes sanciones se imponían como castigo: sanciones por tres meses y trabajo extra continuo por un mes. Los rumores se hicieron más fu

la miró en silencio. Lola hizo una mueca con sus labios en desagrado. ¿Qué tipo de celebración era esta? Los camareros se acercaron a buscar los platos vacíos. Varios minutos después, servían sopa de mariscos y sopa de verduras italiana. Lola, probando lentamente la sopa de mariscos, miró casualmente a su alrededor, mirando de vez en cuando a la mesa vacía junto a ellos. Se preguntó si Jorge había reservado todo el restaurante. Ella prefería que estuvieran solos. Luego miró las rosas en la mesa, que eran diferentes a las del país A y podrían haber venido de algún lugar lejano. Por fin, miró al hombre que estaba sentado frente a ella, adivinando si se mantendría en silencio hasta el final de la cena. ¡Este estúpido hombre! Luego sirvieron los platos principales, incluyendo el solomillo cocido, la carpa plateada salteada y el pavo asado. Al darse cuenta de que Lola estaba comiendo su bistec festivamente, Jorge puso su bistec intacto en su plato. Al ver el bistec ya picado en su plato, Lola se puso muy contenta. Él siempre le cortaba el bistec cada vez que comían juntos comida occidental. Se enfocaron en su comida sin emitir ningún sonido. Lola estaba casi llena después de comer los platos principales. Luego el camarero trajo los quesos y los frutos. Primero comieron el queso y luego procedieron a consumir las frutas. Cuando terminaron de comer, Lola se limpió la boca, se levantó de su asiento y caminó hacia el otro lado de la azotea sin decir nada. Una brisa fresca sopló y el largo cabello de Lola se agitó en el viento. "¿Disfrutaste la comida?" Jorge la abrazó por detrás. Lola no esperaba esto. Pero a ella le gustó tanto, deseando que fuera así para siempre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir