ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 195 ¿A dónde fue Lola

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10293

Actualizado: 2019-01-24 14:15


¡Papi!. La sonrisa en el rostro de Estrella desapareció cuando vio al herido Jorge con sangre sobre él. Ella dejó escapar un chillido de miedo. Al escuchar el chillido de preocupación de Estrella, Jorge olvidó todo el dolor que sentía, levantó la vista y una radiante sonrisa se extendió por su rostro. Él le dijo: "¡Estrella, buena chica! Estoy bien. Papi está aquí". La abrazó con fuerza en sus brazos. Por mucho que le preocupara su vida, le ansiaba más saber si Estrella estaba a salvo. Pero en el siguiente segundo, otro proyectil penetró su otro hombro. El dolor punzante y agudo le hizo sudar profusamente y se estremeció de dolor. Los aviones de combate hicieron una formación de acrobacia con giro y comenzaron a descender para conseguir un objetivo más fácil sobre los enemigos. Vieron la ubicación de los secuestradores y comenzó un feroz intercambio de disparos. En unos segundos, los secuestradores fueron aniquilados en el lugar. Varios soldados de las fuerzas especiales saltaron de los aviones de combate. Se lanzaron en paracaídas al mar y tomaron gentilmente a Estrella de los brazos de Jorge. Al darse cuenta de que Jorge estaba gravemente herido, los soldados se hicieron cargo y lo ayudaron a nadar hasta la costa. Aparentemente sucedió que los soldados de las fuerzas especiales recibieron un aviso mientras estaban patrullando en un lugar cercano e inmediatamente llegaron a la escena con médicos. Una docena de soldados fueron enviados a buscar el barco para encontrar a Lola, pero no encontraron nada ni a nadie. ¿A dónde fue Lola? La pregunta permanecía sin respuesta. Cuando Jorge y Estrella fueron rescatados en la costa, los médicos estaban listos para brindarles primeros auxilios. Landon abrazó cálidamente a Estrella mientras miraba a su padre de rostro pálido, cuyas heridas en los hombros estaban siendo cuidadosamente atendidas y cubiertas por las enfermeras. "Estrella, ¿sabes en dónde está tu mamá?". Preguntó Landon en un evidente tono preocupado. Estrella parecía confundida cuando respondió con voz baja y temblorosa: "¡El chico malo me trajo aquí después de que se la llevó! ¡Ella está con ese chico!". Jorge escuchó sus palabras y la miró atentamente, diciendo: "¿Todavía recuerdas la ruta del camino hacia aquí?". Se preocupó tanto por Lola que se negó a ser llevado a las camillas. En cambio, presionó su herida cubierta para detener la hemorragia y se puso de pie con gran esfuerzo. "Señor Si, necesita que ahora mismo lo lleven al hospital para una cirugía inmediata. ¡Necesitamos remover los proyectiles de balas dentro de usted! ¡Su cuerpo se infectará por las heridas internas!" Los médicos se sorprendieron cuando vieron a Jorge moverse. Tenía tres proyectiles dentro de su cuerpo y se consideraría un peligro inminente para él si esos proyectiles no se removían a tiempo. Agitó las manos y dijo firmemente: "Lidiaré con ello más tarde. Hay asuntos más importantes que atender". ... Los doctores se quedaron sin palabras. ¿Cómo podía simplemente ignorar su propio salud de esa manera? ¿Qué le daba la fuerza y la

n intrépidos y abnegados. Jorge empujó con fuerza a Manolo hacia atrás. No quería ponerlo en peligro. Luego se volvió hacia Yonata e hizo todo lo posible para también retirarlo. Como último recurso, miró a Ramón y lo desafió: "¿También te voy a echar, o prefieres irte tú solo?". A Ramón no le importó su advertencia y corrió escaleras arriba. Atrapó a Jorge con la guardia baja. Jorge se puso muy furioso. ¡Mientras más personas estuvieran involucradas, más peligrosa sería la situación! Cerró la puerta de golpe para apartar a los hermanos Li. Sin vacilar más, se dirigió al segundo piso. Todas las habitaciones del segundo piso estaban bien cerradas. El pasillo sombrío se veía espeluznante y misterioso. La habitación más alejada del pasillo se abrió repentinamente. Salió un hombre con objetos sospechosos que cubría todo su cuerpo. Jorge instantáneamente supo lo que iba a suceder... Ramón y Jorge entraron cautelosamente en la habitación. La habitación tenía intimidantes tapices con patrones de esqueleto. En la mesa junto a la pared, había varios envases con diferentes órganos corporales empapados en el interior con formol. Entre ellos había un par de globos oculares atrapados en una pequeña botella de vidrio, mirándolos fijamente. También había corazones humanos y cabezas humanas intactas con los ojos cerrados. La habitación era realmente aterradora. Ramón sintió ganas de vomitar mientras Jorge se acercaba con calma a Luisa. Junto a Luisa había un hombre bien vestido. Tan pronto como vio lo que había en la mano de Jorge, sus ojos se ampliaron con avaricia. "Tengo el reloj de bolsillo que quieres. ¡Ahora deja ir a Lola!". Siguiendo despacio, Jorge levantó la mano firmemente y les dejó que echaran un vistazo al reloj. Ahora mismo todo su corazón estaba vociferando para sacar a Lola de este desastre. Él ahora no podía ver nada más que ella. Luisa se puso de pie y con gracia se movió hacia el frente. Con una sonrisa maliciosa en su rostro, le ordenó al hombre, "Desata las cuerdas alrededor de ella".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir