ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 197 Montó un gran pastor caucásico

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8371

Actualizado: 2019-01-24 14:35


Dos policías esposaron y se llevaron a Luisa. Su rostro estaba todo cubierto de sangre. Todavía tenía la cabeza bien levantada y parecía indiferente ante todo el caos cuando pasó junto a ellos. Sacaron otro cuerpo. ¡Era el amante de Luisa! La escena era tan horrible que los hombres que estaban acostumbrados a tiempos difíciles voltearon la cabeza. La presión arterial de Jorge era baja. Apretó los dientes, pero el sudor frío seguía cayendo por su frente. Las heridas que tenía por las balas habían comenzado a sangrar internamente. Eventualmente ya no pudo sostenerse así mismo. Empujó a Lola a los brazos de Yonata y se desmayó. Lola estaba aterrorizada mientras gritaba en voz alta, "¡Jorge!" Después de un segundo, ella también se desmayó. Todos de la familia Li estaban en shock... Hacía mucho tiempo, los duraznos estaban floreciendo con una verdadera belleza. Una joven estaba trepando en el árbol de durazno, tratando de recoger la flor más pura. Debajo del árbol, no lejos de ella, un grupo de niños perseguían a un niño que llevaba un chándal blanco. Finalmente, el niño se quedó sin aliento y no pudo correr más. Se detuvo junto al árbol, jadeando por aire. "¡Vamos! Pégale. ¡Es un bastardo sin padre! ¡Qué vergonzoso es eso!" Un niño gordo de unos diez años señaló al niño con chándal blanco y les gritó a sus compañeros. Los demás niños se reunieron alrededor de él. Todos parecían malvados y estaban ansiosos por golpear al pobre niño. "¡FIUU! ¡Muérdelos!" Una voz joven habló por encima de sus cabezas. Una fracción de segundo después, un gran pastor caucásico apareció de la nada y cargó contra ellos, ladrando sin temor. Los niños se asustaron tanto y se apresuraron a huir. El chico del chándal blanco levantó la vista. Entre las hermosas Fu de durazno, había una linda niña. Llevaba un elegante vestido rosa y se veía absolutamente adorable. La luz del sol besaba suavemente su rostro brillante. Pensó que ella tenía la sonrisa más hermosa del mundo. La miró fijamente y estaba completamente perdido en sus ojos. Fue hasta que, de repente, se cayó del árbol y lo golpeó, que recuperó el sentido. "¡Auch, me duele la espalda!" La niña sacó la lengua con una sonrisa y estaba a punto de alejarse con el perro. Rápidamente se levantó del suelo. Mientras frotaba su trasero, tímidamente le hizo una pregunta: "Oye, pequeña hada, mi nombre es Ramón. ¿Puedo saber tu nombre también?"La niña se dio la vuelta y le dio una gran sonrisa. "¡Claro Ramón, mi nombr

la familia Li del país A causó revuelo mundial. Yolanda se apresuró a llegar aquí desde el país C tan pronto como escuchó lo que le pasó a Jorge. Pero cuando entró en la habitación, vio a Lola abrazando a su hombre con fuerza. Jorge casi muriera a causa de ella y su hija bastarda. ¡Quería matarla ahora mismo! Lola tenía una bata de paciente. Se incorporó y se secó las lágrimas de la cara. "Estoy aquí para hacerle compañía. ¡Me salvó a mí y la vida de mi hija!" Su tono estaba lleno de orgullo y aprecio. Yolanda dejó su bolso en la cama y se acercó a Lola. Agarró su brazo y comenzó a arrastrarla fuera de la habitación. "¡Vete de aquí! ¡Es por ti y tu hija bastarda que Jorge es así!""¡PAF! ¡PAF!" ¡La cara de alguien fue abofeteada dos veces! La habitación ahora estaba tranquila. La cara de Lola estaba tan pálida como el papel. Miró a Yolanda con ira. "¡Yolanda, eres de la famosa familia Mo del país C! Debes actuar con más elegancia. ¿Qué quieres decir con bastarda? ¡No le hables así a una madre!" Lola se adelantó y miró desafiante a Yolanda mientras sostenía su rostro. ¡Debería haber aprendido karate cuando aún era joven! ¡Para que pudiera golpear a esta mujer! Sin escuchar a Yolanda, continuó: "Mi hija es una dama de la familia Li del país A. ¡No importa quién sea el padre de Estrella, ella ciertamente no es una bastarda! Hoy solo te abofeteé la cara. La próxima vez habrá más. ¡Debes saber cómo dirigirte a los demás de manera más cortés! Sepas dónde estás parada, mujer". Lola todavía tenía puesta su bata de paciente, pero su manera imponente era incuestionable. Yolanda se sorprendió y se quedó sin habla cuando Lola se alejó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir