ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 206 No puedo soportar la consecuencia

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9228

Actualizado: 2019-01-26 14:51


¿Lo había escuchado bien? "¿Engañar a Jorge para que me vea? ¿Pero cómo?" Lola estaba realmente confundida ya que no entendía lo que Tomás quería decir. ¿Qué debería hacer ella entonces? Lola tomó la mano de Tomás en desesperación e inocentemente le preguntó: "Tomás, lo siento... Pero ¿podrías por favor mostrarme la salida?" Ella lo decía sinceramente, ya que sabía que Tomás estaba enamorado de ella, pero no podía devolverle los sentimientos. Tomás no le había hecho nada malo y había sido un buen amigo. Al contrario, ella era la que estaba haciendo algo que lastimaría sus sentimientos en ese preciso momento. Tomás sonrió amargamente mientras miraba la mirada ingenua de Lola. Él sabía que ella estaba realmente enamorada de Jorge. "Necesitas saber cómo causar un incidente, exagerarlo e intentar llamar la atención de los medios de comunicación. Y por supuesto, debes hacer todo esto sin arruinar tu reputación y la de él. Esto debe ser planeado cuidadosamente. Por lo tanto, tendría que ponerse en contacto contigo porque definitivamente estará preocupado". Habló con tono calmado, esperando a que ella entendiera lo que él estaba diciendo. Él creía definitivamente que Lola sería capaz de encontrar mejores maneras de llamar la atención. Lola pensaba en las palabras Tomás. Y luego, se dio cuenta de repente de que en realidad tenía una imagen de esto en uno de sus discos. ¡Debería de funcionar! Lola controló sus sentimientos y se disculpó contestando: "Tomás, espero que algún día encuentres a alguien mejor que yo. Eres un buen hombre y te mereces a la mejor mujer que hay en este mundo." Su mirada era sincera y sus ojos brillaban. Tomás Herren era un hombre tan bueno. Algún día, él haría a alguien muy feliz con todo su encanto y sus buenos modales. Era una pena que el corazón de Lola ya estuviera ocupado por Jorge. Si ella conociera a Tomás Herren primero, definitivamente estaría con él. Lola miró profundamente en los ojos de Tomás, como si tuvieran algunos secretos no contados. No pudo evitar comparar a estos dos hombres en su corazón. Tomás Herren le dio la impresión de ser un chico súper maduro con un toque de personalidad misteriosa. Cuando estaba con él, a veces se sentía un poco nerviosa ya que no podía ser fiel a sí misma. Ella siempre se sentiría un poco incómoda con él. Jorge Si, con su cara de póker y sus gestos inexpresivos, siempre fue indiferente a todo. Pero sin embargo, tenía sentimientos cálidos hacia ella. A pesar de que él ocasionalmente le lanzaba miradas frías, ella todavía podía sentir su afecto debajo de su máscara. Cada vez que ella estaba con Jorge, podía actuar fiel a sí misma. Al igual que un niño, ella era capaz de perder el tiempo y hacer las cosas a su propia voluntad. Él siempre es

edó sin habla. "No lo encuentro necesario. Para ser honesta contigo, necesito acabar con Yolanda. ¡Espero que sepas qué escribir en tu informe! Realmente necesito esto tan pronto como sea posible". Ella escondió su verdadera agenda. No le importaba contarle sobre todo el problema de Yolanda, ya que conocía a Laura hace mucho tiempo y la encontraba confiable. Esta foto expondría demasiados secretos. "Tu exmarido es un poco difícil de tratar. Si nuestra revista está arruinada por tu foto, no podré soportar la consecuencia". La revista para la que trabajaba era una de las principales en la Ciudad D. En ese entonces, su jefe invirtió una gran suma de dinero en ella. Ella no podía arriesgar todo solo por una sola foto. Lola pensó por un momento y se preguntó si debería llamar a Jorge para notificarle con anticipación. Eso sonaba mejor. "Espera un momento. Necesito llamar a alguien". Ella rápidamente le envió el mensaje a Laura. Luego ella armó con todo coraje y marcó el número de Jorge. La espera pareció tardar una eternidad. Lola se sintió realmente nerviosa. Desde que se fue, nunca se contactaron en privado. Solo se vieron cuando tuvieron llamadas de conferencia con otros gerentes de alto nivel. Finalmente tomó la llamada, "¿Qué pasa?" Sonaba muy distante. La cara de Lola palideció y le dolió el corazón porque pensó que él ya no la amaba. Su voz fría le hizo preguntarse si debería abrir la boca y decirle la verdad. Parecía que ya se había olvidado de ella. Si él ya no se preocupaba por ella, ¿por qué debería molestarse en hacer estas cosas? ¿No se veía como una tonta haciendo todas estas cosas innecesarias e irrelevantes? Torturada por sus propios pensamientos, Lola permaneció en silencio hasta que una voz femenina habló dulcemente por teléfono: "¡Jorge, es hora de dormir! Cuelga el teléfono".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir