ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 218 Llena de sus sombras.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8337

Actualizado: 2019-01-29 14:45


Sabiendo que Manuel estaba considerado con ella, Yolanda lo sintió aún más conmovedor. Había pasado mucho tiempo desde que alguien se preocupaba tanto por ella. Debido a esa mujer, Jorge ni siquiera la amaría incluso si se casaban. En lugar de experimentar un matrimonio encantado, ella también podría engañarlo. "De ahora en adelante, yo soy tuya". Manuel la miró y se quedó totalmente estupefacto. No pudo evitar preguntarse si esto era solo un sueño. Yolanda tomó la iniciativa de poner sus brazos alrededor del cuello de él y abrazarlo. Miró al hombre frente a ella. Manuel también era muy guapo. "En serio, ven a mi departamento después de cuatro días. ¿Está bien?". Ella susurró seductoramente en sus oídos. Ya era medianoche cuando Manuel abandonó la casa de Yolanda y condujo en éxtasis a casa. Él sabía que Yolanda estaba realmente obsesionada con Jorge y que estaban a punto de casarse. Pero su invitación era demasiado tentadora y difícil de rechazar. Entró en su casa y miró a su esposa que estaba un poco gordita. Él estaba confundido. Parecía estar viendo a otra mujer. Manuel pasó una noche sin dormir. Dentro del castillo. A pesar de solo permanecer en la mansión durante dos días, Lola se sintió fresca y relajada. No había nada realmente divertido que hacer en el hogar de Jorge, pero ella nunca se sentía aburrida. Pero el problema era que ella debía dejarlo sin importar cuanto aborreciera la idea. En la familia Li. La explosión y el secuestro de la última vez llevaron a Luisa a ser condenada a cadena perpetua por tráfico de órganos y personas, y consumo de drogas. Luego Landon hizo demoler las ruinas de su finca destruida para que pudieran comenzar una nueva. El terreno abierto se convirtió en un aeropuerto perfecto así como un helicóptero aterrizó esa noche al lado de la finca. Llamó la atención de Harold y su esposa, así como de Yonata: todos estaban mirando hacia misterioso avión privado. Del avión salieron un hombre y una mujer que eran muy familiares. Sólo entonces se dieron cuenta de lo que estaba pasando. Jorge y Lola salieron del avión, con las manos entrelazadas. "Ve adentro". Él miró a la hermosa mujer que tenía delante y le arregló de cerca el pelo. Lola asintió con la cabeza, sus ojos llenos de amor y afecto. Sin embargo, se obligó a si misma a soltar sus manos y dio un paso adelante. Pero ella casi se arrodilló cuando sus débiles piernas cedieron. Afortunadamente, Jorge estaba cerca para ayudarla. Lola se

uedes dejar de fumar cuando no ande cerca?". Ella sonaba bastante seria. Jorge podía incluso imaginar cuán seria se veía la cara de ella en ese momento. Sacó el cigarrillo y jugó con él en la mano. Con una sonrisa malvada en su rostro, él respondió: "¿Alguna recompensa si no fumo?". Lola miró a su hija que dormía como un tronco, sonrió y dijo de manera sugerente: "Por supuesto. Obtendrás un poco". Sin alguna recompensa, ¿cómo podía ella recuperarlo? "Cuéntame sobre ello. Vamos a ver si es lo suficientemente tentador". Después de arrojar el encendedor precisamente en el contenedor de basura de muy lejos, se recostó contra la silla, puso el cigarrillo debajo de su nariz y disfrutó de su olor. Era como el olor de ella, tentador, atractivo e irresistible. Ella apagó la lámpara de la cama, se tendió en la cama a espaldas de Estrella y bajó la voz lo más posible. Ella dijo con encanto: "Cariño, te extraño mucho". En una noche tan silenciosa, la exquisita voz de Lola envió un agradable escalofrío al cuerpo de él. Se quedó inmóvil y sintió que algo dentro de él brillaba. Respondió con voz áspera: "Princesa, espera por mí para dominarte". Lola sonrió, su rostro lleno de afecto, y respondió: "Sr. Si, deberías dormir ahora. No se quede despierto trabajando". Jorge, al principio preparado para encender la computadora, retiró su mano y miró su reloj. Ya se estaba haciendo tarde en la noche. "Em... Hora de ir a la cama". "Buenas noches". "Bien. Buenas noches". Después de colgar el teléfono, Jorge entró en el dormitorio, se dio una ducha y luego se fue a la cama. Siguió pensando e imaginando a Lola hasta que se quedó dormido.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir