ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 47 No regresó

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7181

Actualizado: 2018-11-08 00:16

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


Jorge quitó su mano de la cintura y se dio la vuelta. Al ver a la mujer que estaba llorando, dijo en voz baja. "No llores. No vale la pena". Excepto actuando, ella nunca había derramado tantas lágrimas como esta vez. "¡No! Sí que vale la pena, eres la única persona que he amado en todos estos años". Yolanda levantó su voz ligeramente y sollozó. ¡Ella nunca dejaría a este hombre! ¡Nunca! ..... Agraviada y deprimida, Lola regresó a la casa. ¿Jorge regresaría con su vieja amante? ¿Qué debería hacer ella? No debería preguntar nada sobre el pasado de Jorge, ya que él nunca le preguntó sobre Miguel. Al ver a Lola sentada en el salón mirando al techo, la Sra. Du le preguntó con curiosidad: "Lola, ¿no dijiste que ibas a cenar fuera?"Lola se dio cuenta y respondió: "Sí, pero ahora no quiero comer nada. Voy a subir". La Sra. Du miraba a Lola y suponía que le había pasado algo. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué el señor no ha vuelto con Lola? Aquella noche Lola lo estuvo esperando durante toda la noche. Pero Jorge no volvió. Tumbada en su cama, Lola estaba aturdida. ¿La presencia de esa mujer cambiaría la vida de ella? Después de tomar un desayuno sencillo, Lola se fue a la compañía. Todos en la compañía hablaban de Yolanda con entusiasmo. Cuando vieron a Lola, su entusiasmo se convirtió en un sentimiento mixto. Muchos incluso insultaron a Lola en voz baja. Lola tuvo mucho trabajo ese día, ya que uno de sus compañeros estaba de descanso. Ella tuvo que llevar la muestra a una fábrica en el suburbio después de ordenar los datos. Aunque ya era la hora de dejar el trabajo, Lola seguía ahí porque le pidieron que hiciera todo el trabajo hoy. Lola no quería ir en su motocicleta, porque podía quedarse sin gasolina a la mitad de la carretera. Intentaba coger un taxi, pero ningún taxista quiso llevarla al suburbio. Finalmente, Lola no tuvo otra opción que pagar el doble de dinero para que la pudiera llevar. Tardó casi una hora en llegar a la fábrica. Como era difícil conseguir un taxi en el suburbio, Lola le preguntó al conductor si podía esperar un minuto para que la llevara de vuelta. El conductor afirmó después de que

n el trabajo y le pidió que la llevara a comer en un restaurante occidental. Después de pensarlo un rato, Jorge decidió llevarla a comer fuera. "Jorge, estuve muy feliz ayer. ¿Puedes ... quedarte conmigo esta noche también?" Yolanda le había pedido a Jorge para que se quedara con ella en la Casa Circo la noche anterior. Aunque durmieron en habitaciones diferentes, fue muy agradable porque pensaba que a Jorge todavía le importaba ella. "No, necesito volver a Fuente Perla esta noche". Jorge la rechazó de inmediato, ya que estaba seguro de que su mujer debía estar enfadada porque la noche anterior no regresó a casa. Lo único que Jorge consideraba era cómo consolarla una vez regresado a casa. Yolanda sabía que Fuente Perla era la nueva casa de Jorge y que su esposa debía vivir allí. Los celos se apoderaron de ella. "Jorge, no puedes dejarme sola en la casa Circo ...""Disculpa, quiero ir al baño". Jorge la interrumpió con una excusa. Mirando a su alta figura, Yolanda se mordió el labio. "Este hombre me pertenece a mí. ¡Nadie me lo va a quitar!", Yolanda pensaba. Justo en este momento sonó el teléfono de Jorge, que olvidó llevárselo con él. Al ver "Esposa" en la pantalla, Yolanda lo rechazó de inmediato. El teléfono sonó de nuevo. Yolanda apagó su teléfono con una sonrisa malvada y lo volvió a colocar en el lugar donde estaba. Luego continuó comiendo chuleta de vacuno como si nada hubiera pasado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir