ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 50 Por favor, no nos malinterprete

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6851

Actualizado: 2018-11-08 00:16

Price: $3.99

ASIN: B07JHZRTFB

Price: $17.99

ISBN: 978-1728946689


Al escuchar la voz de Lola, se separaron de inmediato. "Señorita Li, por favor no nos malinterprete. Solo que tengo el pie herido, así que Jorge me ayuda." Yolanda parecía arrepentida. "No es de extrañar que la señorita Mo pueda ser una superestrella internacional. Mira lo buena que es tu actuación. Debes estar contenta ahora mismo ¿verdad?" Lola se apoyaba contra la puerta casualmente. ¿Trajiste a tu exnovia a casa? Bien hecho, Jorge. "Señorita Li, de verdad se ha equivocado". Lola pasó delante de ella y se dirigió hacia Jorge, puso sus brazos alrededor de su cuello y sonrió, "Cariño, ya es tarde. No molestemos más a la señorita Mo". Jorge naturalmente colocó su brazo alrededor de su cintura, asintió con la cabeza y luego se fue con ella. Cuando se cerró la puerta, el resentimiento volvió a la cara de Yolanda. Lola quitó la mano de Jorge de inmediato cuando volvieron a su habitación, esto hizo que Jorge perdiera la sonrisa que tenía antes. Sabía que sería difícil de consolarla esta vez. Lola tenía una manta en la mano izquierda y una almohada en la mano derecha, con una ira desenfrenada. "¿Sofá o balcón? ¡Elige uno y dormirás ahí esta noche!"Jorge extendió la mano y la abrazó sin responder su pregunta. "Cariño, cálmate. ¿Qué tal si trabajo como tu sirviente esta noche? Te bañaré, te cambiaré y te dormiré". .... Lola puso los ojos en blanco sin palabras, "¿Quién necesita tu servicio? ¿Quieres dormir en la cama? ¡De ninguna manera!" Ella luchaba imprudentemente para liberarse del abrazo de Jorge. Jorge se inclinó para besarla y tiró la almohada y el colchón a la cama. Para personas como su esposa, que era inmune tanto a la compulsión como a la debilitación, ¡la coerción funcionaría mejor! Como la boca estaba bloqueada, Lola no podía quejarse más, así que comenzó a pegarle con los puños. Pero para Jorge, sus golpes eran como un masaje. En el último momento, renunció a toda la resistencia. ¿Por qué? ¿Por qué terminaba así de nuevo? ¡No estaba convencida! A la mañana siguiente, cuando Lola tr

no. "Ah, por cierto, Sra. Du, recuerde de cuidar a nuestra querida invitada." Lola miró a la Sra. Du, ordenándole con una voz dulce. La Sra. Du respondió en voz baja, ella sabía más o menos la relación que había entre Yolanda y Jorge. Sin pensar más la Sra. Du se quedó mirando a las dos. "Lola, una mujer que no tiene nada como tú, no sé de dónde has sacado tanta confianza." Yolanda se limpió la boca y miró a Lola. "No necesito nada, con solo tener a mi marido tengo ya todo el mundo. Pero tú, no sé de dónde has sacado tanta cara para estar en casa de otra persona." "¿Quieres guerra?" pensaba Lola. "Te daré guerra" Lola volvió a pensar. Yolanda vio que Jorge estaba bajando y dijo seriamente:" Jorge no es otra persona, es el hombre que he amado siempre, no se sustituirá por nadie."Al escuchar esto, Jorge se paró, sin decir nada más, salió de casa con Lola. "Lola, no creas que has ganado, ya verás quién se reirá hasta el final. Pronto verás el plan que tengo en la mente. ¿Quieres quitarme las cosas que yo quiero? ¡Vaya creída!", lo pensó Yolanda. Después decidió subir a dormir y luego pensar en cómo volver a conseguir el corazón de Jorge. La Sra. Du la ayudó a subir al segundo piso con cuidado. Momento de almuerzo en SL Group. "¿Han visto lo destacado de hoy en Twitter?""¡Sí, lo he leído! ¡Es sobre el jefe con Yolanda Mo!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir