ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 305 Tener un nuevo comienzo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7167

Actualizado: 2019-02-20 14:34


El cálido sol brillaba espléndidamente sobre ellos y los situaba en una escena impresionante y majestuosa. La imagen era tan cálida y dulce que los tres parecían una verdadera familia. Esta escena emocionó al hombre, que seguía fumando en el alféizar de la ventana, que estaba cerca. Lola, ¿cómo se sintió perder a tu amado? ¿Cómo se sintió extrañar a alguien que ya no podrías ver nunca más? "Estrella, ¡mamá está tan feliz de verte de nuevo! Cuando vuelvas, escucha a tu papá y obedece siempre. Cuando crezcas, ven y busca a mami. ¿Está bien? Te estaré esperando". Ella acarició la carita de su hija con amor y dijo esas tristes palabras. Estrella asintió con la cabeza pero no entendió perfectamente todo. Cuando creciera y pudiera ganar dinero, vendría a buscar a su madre y se quedaría con ella para siempre. El tiempo que pasaron juntas fue muy corto. Pasaron menos de diez minutos antes de que Jorge perdiera la paciencia. Fríamente miró a Cherry que estaba a su lado y ella, inmediatamente, se dirigió hacia el jardín. Él todavía debía amar a esa mujer. Ella podía verlo en sus ojos. Si no era así, ¿por qué trajo a Estrella aquí, a propósito? "Estrella". Se quedó donde Estrella había tropezado y pronunció suavemente el nombre de la chica. Era la segunda vez que Cherry veía a Tomás Herren. La primera vez, fue en la fiesta de cumpleaños de su abuela. Ellos asintieron amablemente. Cuando vio a Cherry, Lola supo que era hora de despedirse de Estrella. Ella apretó a su hija contra su pecho muy fuerte. "Estrella, llama a mamá cuando puedas". Luego, le repitió su número de teléfono varias veces, con la esperanza de que lo memorizara. Estrella era muy inteligente. Ya lo había memorizado cuando Lola se lo repitió la segunda vez. Besó a su hija en la frente y Estrella, también, hizo lo mismo. Estaba a punto de ponerse a llorar y de muy mala gana, se separó de su madre. Mirando como su hija se alejaba, Lola contuvo las ganas de llorar. Estrella estaría a salvo con su padre. ¿Por qué tendría que llorar? No tenía nada de qué preocuparse. El hombre a su lado se agachó otra vez. Siguió a Estrella con la mir

ué había dicho que obligó a Lola a matarla? Él creía en Lola, pero ¿cómo podría su madre mentir antes de morir? Ella ya no mentiría nunca más. No serviría de nada. Además, solo había dos personas en esa habitación y su madre no pudo ir tan lejos como para decir que se había suicidado. Había enviado el arma para ser verificada y tenía las huellas dactilares de Lola. Así, la pregunta volvió otra vez a su mente. ¿Qué hizo Rocío para que Lola estuviera lo suficientemente loca para matarla? ¿O quizá Lola siempre había sido una mujer malvada y escondía esta personalidad de todos? Eso era imposible. Creía en sus propios instintos. Lola no era una mujer despiadada. Estaba molesto por estar pensando en este problema. Jorge tomó una bebida alcohólica del bar y se sirvió un vaso lleno. Lo bebió hasta el fondo de un trago. Volvió a llenar el vaso una y otra vez. El alcohol comenzaba a paralizar su cerebro. Salió mareado del estudio y abrió la puerta de la habitación a la que nadie podía entrar. El cuarto todavía estaba repleto de pertenencias personales de Lola. Allí, estaba su ropa, cosméticos, bolsos y zapatos. Y también sus fotos de boda. La silla del balcón donde se habían abrazado miles de veces, todavía, estaba intacta. Puso la hamaca frente a la ventana estilo francés especialmente para ella y Lola solo se había sentado allí una sola vez. Jorge sintió un profundo anhelo en su corazón.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir