ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 310 ¿No te volverías loco

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9087

Actualizado: 2019-02-21 14:44


Desde ese día, la cafetería de Lola estaba en un declive constante. Afortunadamente, ella compró la propiedad con dinero en efectivo, por lo que no tenía que pagar un alquiler. Solo necesitaba preocuparse por pagar los salarios del personal a tiempo. En ese momento, ella estaba bien. Todavía tenía algunos ahorros de su trabajo anterior en SL Group. También tenía dinero de él... cuando le pagó sus gastos médicos. Lola podía usar el dinero para pagar los salarios de sus empleados. Su negocio había dado pérdida por dos meses consecutivos. Un día, Lola llegó cansada a la tienda. Todas las preocupaciones y ansiedades la habían agotado. Miró a su alrededor y notó que el primer piso tenía cuatro mesas ocupadas. El mejor día en los últimos dos meses. También notó a un joven, llamado Minmin Quan, que trabajaba incansablemente en el café. Su diligencia llamó su atención. Siempre lo veía corriendo y buscando cosas para los clientes. Cuando en el café no había clientes, limpiaba o simplemente hojeaba los libros en los estantes. Lola lo observó por días y le pareció muy trabajador. Parecía sincero y educado. Muchos clientes incluso lo elogiaron por su excelente servicio. Había otra empleada trabajando en el café. Era una chica muy joven. Lola verificó su identificación y confirmó que ya tenía 21 años. La joven también era trabajadora. Incluso prestó más atención a los detalles que Minmin. Lola pagaba 3000 dólares a su personal como salario básico. Con bonos e incentivos, podrían ganar más de 4000. Lola también brindaba la comida y alojamiento a su personal. Todo lo que ofrecía, era realmente muy decente y razonable. Su personal fue leal a ella a pesar de la caída del negocio. Era porque su jefe los había cuidado bien. Lola pensó que debería agregar otros 1000 como bonificación extra este mes. Mil dólares podrían no ser mucho para ella que tenía una vida lujosa. Su vestido solo costaría fácilmente más de mil. Pero para su personal, esa suma equivalía a medio mes de trabajo y, tal vez, incluso al costo de vida de todo un mes. Lola se sentó en el columpio mientras hojeaba las actualizaciones de Twitter. Una foto publicada por Cherry llamó su atención. Era una imagen encantadora de un corazón y un anillo. Ella no dijo de quién era el anillo. Pero debajo de su publicación, muchas personas la felicitaban a ella y a Jorge. El anillo era de una marca de diamantes perteneciente al Grupo SL. Lola no tenía ninguna duda de que Jorge lo compró para Cherry. El anillo le recordó a su sortija, la que Jorge le dio cuando le propuso casamiento. A pesar de que ya no estaban juntos, guardaba el anillo en un cajón de su habitación. En ese momento, alguien la llamó y la

debido a su situación. Ella tuvo una cesárea. Terminó con un sangrado y muchos problemas. Dos horas después del nacimiento de Estrella, los médicos aún intentaban reanimar a Lola en la sala de emergencias. La familia se asustó. Oraron por ella, esperando que sobreviva a la operación. Finalmente, Lola fue salvada por los médicos y enviada sin peligro a la sala para que pudiera descansar. "Lola. Laura ven aquí y siéntate conmigo. ¡Déjame que te cuente lo injusto que fue conmigo!" Se rieron mientras se sentaban a su lado. El ambiente en la habitación era muy cálido y estaba lleno de alegría. Yonata decidió darles algo de espacio y salió a fumar un cigarrillo. "Hermano, Wendy pronto entrará en trabajo de parto. ¿Cómo es que todavía no dejaste de fumar? Será perjudicial para tu hijo". Al salir, escuchó la voz de Lola. Yonata asintió: "¡Lo intento! ¡Aunque no lo creas! ¡No me juzgues!". En realidad, fumaba menos cigarrillos. Pero, lo estaba haciendo lenta y gradualmente. Mirándolo, Lola inconscientemente pensó, en otro hombre que fumaba, incluso más que su hermano mayor. Tomás Herren, por otro lado, no fumaba mucho. No tenía malos hábitos. Yonata se encontró con Manolo cuando salía de la sala. Le dijo: "Vamos. Deja la habitación para que las mujeres puedan conversar". Manolo miró a través del panel de vidrio y accedió a alejarse con su hermano. Las tres mujeres tenían una relación muy estrecha y eran muy buenas amigas. Cada vez que tenían la oportunidad, se reunían y hablaban por largo tiempo. Nada las detendría para poder conversar. Así, los hermanos decidieron dejarlas y fueron a un lugar más tranquilo y pacífico. Dentro de la sala, las tres mujeres tenían una discusión acalorada sobre el niño, el parto y otros temas relacionados. Todo era femenino y divertido.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir