ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 312 Tomó el control de su cuerpo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7213

Actualizado: 2019-02-22 14:24


Finalmente, el abrigo amarillo claro cayó al suelo. De repente, una mano fuerte tomó su mano y la arrastró a la siguiente habitación. Instantáneamente, olvidó el dolor en su muñeca cuando vio la escena en el cuarto. A excepción de unas cuantas cajas más, se veía exactamente igual que antes. Era como si nada hubiera pasado. Las fotos aún estaban allí y el piano todavía estaba en el centro de la habitación. Pero la "declaración de amor" frente a la ventana estilo francés ya había desaparecido. La miró a los ojos y la empujó, más y más, cerca del piano. La inmovilizó por la espalda. Ya en el suelo, pudo ver que el marco de cristal de la foto de la boda estaba roto. La hizo sentir incómoda y muy triste. "Ahora que tienes novia, ¿otras mujeres ya no pueden entrar a tu habitación? ¡Podríamos hacer esto en un lugar más adecuado y confortable!". Incluso hacer el amor, tenía que hacerse en esta habitación. "¡Te lo mereces!". Respondió fríamente, poniendo las manos en su cinturón. "¿Soy tan indigna?". Ella le dio la espalda con una sonrisa burlona y lo provocó deliberadamente. "Maté a tu madre. ¿No se sentiría culpable por jugar con una asesina, Señor Si?". Lo que le dijo, solo lo pondría más furioso e irritado. Ella lo sabía. "¡Así debes compensarlo! ¡Así será como me pides perdón!". Luego la golpeó con fuerza en el piano. Estaba oscureciendo. Él abrió la puerta y se marchó bruscamente. Con los brazos cubriendo su cuerpo desnudo, Lola se sentó desesperada en el suelo frío, en un rincón de la habitación. Miró la foto en la pared y las lágrimas empañaron su mirada. No sabía cuánto tiempo pasó. La puerta nuevamente se abrió y el hombre, que había salido, regresó con un bolso. Al verla en un rincón, se sintió un poco irritado. Tiró el bolso delante de ella, cerró la puerta y se fue otra vez. Había un traje nuevo dentro del bolso. La ropa que traía puesta al llegar ya estaba rasgada cuando la desnudó. Ella se puso de pie contra la pared. Se puso el conjunto, se arregló su largo cabello y salió de la habitación. Abrió la puerta del cuarto de la niña. ¡Como era de esperar! ¡su pequeña hija estaba allí! Es

voz era áspera. Lola lamió sus labios secos y deseaba beber un poco de agua. Estrella asintió y le preguntó con tono preocupado: "Mamá, ¿tienes sed?". Los labios de mamá estaban muy secos. Lola asintió levemente. Estrella se bajó de la cama de inmediato y buscó agua para darle. Lola comprendió que la llevaron a la habitación de Estrella sin que ella se diera cuenta. Después de beber un poco de agua, se sintió mucho mejor. Intentó levantarse de la cama y jugó con su hija toda la mañana. Al mediodía, Jorge la expulsó después de que su hija terminó su almuerzo. Cuando llegó a casa, Lola se fue a su habitación en silencio y durmió el resto del día. Estaba muy cansada físicamente. Cuando apareció en la mesa del comedor a la mañana siguiente, todos se sorprendieron al verla. Lola sostuvo a su pequeño sobrino en sus brazos con amor, y les dijo a todos que regresó muy tarde la noche anterior y que no quiso molestarlos. Después del desayuno, Lola, primero fue al hospital e hizo una cita con un ginecólogo. Luego, fue a la cafetería. Se sentó en una hamaca y fijamente miró la factura del hospital. Ahora, nadie le pagaría sus gastos médicos. Lola tomó la factura y la tiró en el cubo de basura. Luego, se arregló su largo cabello muy irritada. Se daría una oportunidad con Tomás Herren. Esa era la opción correcta. Pero ¿cómo podría amarlo? Ella solo sentía cariño y tenía una profunda amistad con Tomás.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir