ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 319 Quiero verte

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9333

Actualizado: 2019-02-24 14:14


Está bien, no te preocupes. Que la pases bien con mami. Papá se encargará de este problema. Con estas palabras, Jorge finalizó la llamada con Estrella. Sacó otro cigarrillo e inhaló el humo mientras caía en sus más profundos pensamientos. ¿Lola planeaba casarse con Tomás Herren? ¡No se quedaría sentado y dejaría que eso sucediera! ¡Nunca le permitiría casarse con otro hombre! Rápidamente, tomó el teléfono y llamó a Tomás. Le informó que tenía algunas pruebas muy desagradables y que podría usarlas fácilmente contra Lola. Lo amenazó para que no continuara con la boda. Tomás lo desafió con una risa burlona. "¡Jorge, muy buena jugada! Eres el presidente del Grupo SL. No te olvides de eso. ¿Por qué te rebajarías con un truco tan pésimo y mezquino?". Jorge se rio nuevamente. Haría cualquier cosa para recuperar a Lola. Ni siquiera le importaba su imagen. "Si ignoras mis advertencias e insistes en casarte, entonces voy a destruirla. Sabes que puedo hacerlo, Tomás". Tomás no dijo nada, simplemente finalizó la llamada. Jorge sonrió y marcó el número de Sánchez. Dio una orden breve y directa a su asistente: "Envíe a alguien para que vigile a Tomás. Si pasa algo, debes informarme de inmediato". Estaba seguro de que Tomás tenía algunos puntos débiles. Todos tenemos debilidades. Todo el mundo lo hizo. Para él, Lola y Estrella eran sus debilidades. Mientras tanto, Lola esperó a Tomás durante varios días después de que Estrella regresó con su padre. Tomás nunca fue para conocer a su familia. Lola estaba muy angustiada y compró un pasaje de avión directo a la Provincia de Crown. Planeaba hablar con Tomás sobre eso. Fue directamente desde el aeropuerto a su apartamento y descubrió que no estaba en casa. Abrió la puerta con sus propias huellas dactilares. Tomás lo preparó para que siempre pudiera entrar en la habitación sin ningún problema. Pensó que sería bueno esperarlo en su apartamento. Estaba todo muy ordenado. Alguien lo limpió con mucho cuidado. Abrió la antigua puerta de su dormitorio. Todo parecía igual, sin cambios. Lola pensó por un momento y decidió llamarlo. Tomás se dirigía hacia otro apartamento suyo cuando recibió su llamada. Después de saber que estaba ahora, aquí, en la provincia de Crown, regresó con su auto y fue directamente a verla. No la había visto en mucho tiempo. Aunque sus días estaban muy ocupados con el trabajo, en todo momento, ella estaba en su mente. Nunca pensó que sentiría tantas emociones y tendría tantos sentimientos por Lola. En el momento en que entró en el apartamento, ella lo saludó con una gran sonrisa encantadora. Lo hizo sentir como en casa. Tomás caminó hacia ella y la abrazó con todo su corazón y su alma. Lola se sintió desbordada por tanta pasión. Sin darle más espacio para pensar ni ha

persuadir y convencer?". Sollozó mientras los recuerdos la perseguían. La acosaban cada noche. "Voy a hacer mi mejor esfuerzo para compensarte. Por favor, vuelve conmigo, ¿de acuerdo? Por favor, perdóname". Su voz era tan dulce y atractiva cuando era amable con ella. Pero ya tenía suficiente de eso. Estalló de disgusto. "¡No! Regreso a dormir con mi novio ahora. Señor Si. ¡Deja de molestarme en esta noche tan hermosa!". Cuando estaba a punto de terminar la llamada, escuchó un grito: "¿Estás en la Provincia de Crown? !"Ella no le dijo nada. "Lola, ya es hora de descansar. Simplemente corta la llamada". La voz de Tomás se escuchó por teléfono y atravesó el incómodo silencio como un cuchillo afilado. Jorge se despertó al instante. Miró el cielo oscuro por la ventana. Apretó los puños. "¡Lola Li, si te atreves a hacer algo con él, lo perseguiré y lo mataré! ¡Recuerda mis palabras!". Su voz era tan fuerte que incluso Tomás escuchó su peligrosa amenaza. "¿Quién eres tú para decidir qué puedo hacer y qué no puedo?!" ¿Qué tipo de amenaza era esa? Una sonrisa maliciosa se extendió por la cara de Jorge mientras dijo lentamente, palabra por palabra: "Lola, nunca olvides el momento en que te até las manos con tu bufanda y te apreté contra el balcón...". Ella debería conocer su lugar y mejor posición. "¡Cállate, ser malvado!" Lola gritó a todo pulmón mientras intentaba evitar que siguiera hablando. "Entonces, sé amable conmigo. Ve a un hotel y te iré a buscar mañana por la mañana". Otra vez jugó y la manipuló con su voz seductora. En ese momento, Tomás tomó el teléfono y abrazó a Lola con sus brazos. Con un tono burlón, dijo: "Señor Si, ¿está loco? Cada propiedad que poseo también pertenece a mi novia. ¿Por qué tenemos que molestarnos en ir a un hotel? ¡El ambiente y la atmósfera en nuestra casa es mucho más dulce!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir