ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 320 Protegiéndola

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8283

Actualizado: 2019-02-24 14:24


Con estas palabras, cortó la llamada, le devolvió el teléfono a Lola y la llevó a la habitación con los brazos alrededor de sus hombros. "Por favor, sigue durmiendo. Necesitas descansar un poco". La abrazó por los hombros y la besó en la frente. Miró el teléfono y Lola, asintió nerviosa y entró en el dormitorio. Después de una ducha, se quedó dormida con el teléfono todavía en sus manos. A las tres de la mañana. El celular de Lola volvió a sonar repentinamente. Se despertó en un segundo y se sobresaltó por el sonido del timbre del teléfono. Como era de esperar, la persona que llamaba era Jorge. No. Jorge otra vez... Tomó el teléfono para silenciarlo y lo vio sonar una y otra vez. A continuación, una notificación de un mensaje de WeChat se veía en la pantalla. Jorge dijo que si no la veía en cinco minutos, no dudaría en subir las escaleras. Lola se cambió de ropa de inmediato y salió de la habitación con su bolso incluso antes de arreglarse el cabello. Llamó a la puerta una y otra vez. Mientras Lola hacía esto, en la puerta de la habitación de Herren, él continuaba leyendo los periódicos. En realidad, escuchó la primera vez que sonó su teléfono. Ya sabía lo que estaba pasando. Él abrió la puerta y la sostuvo contra su pecho antes de que ella pudiera decir una palabra. Lola se sobresaltó. Después de calmarse porque su corazón latía rápidamente, dijo suavemente: "Herrero, que tengas una buena noche. Tengo que irme". "¡No te dejaré ir! No permitiré que te lastimen otra vez". La abrazó con mucha fuerza y no la soltó. Lamentablemente, sus cinco minutos pronto se terminarían y Lola temía que Jorge subiera por las escaleras. Trató de alejarlo, pero en lugar de dejarla ir, Herren solo la besó en los labios. Estaba atrapada en la puerta y no podía moverse. ¡Mala suerte! ¡Ninguno de los dos hombres la abandonaría! Lola no podía pensar con claridad. Herrero sintió su pánico y la tranquilizó: "No tengas miedo. Estaré aquí contigo". Afuera, el hombre con una camisa blanca se metió las manos en los bolsillos. Al mirar con frialdad la puerta, Jorge les ordenó a los dos hombres que estaban detrás de él: "Les daré un millón a cada uno. ¡Sólo pateen la puerta para mí!"Los dos guardaespaldas se miraron sorprendidos e inmediatamente, dieron un paso al frente. Patearon la puerta del apartamento violentamente justo antes de que Herren terminara sus palabras. Una dura patada siguió a otra. En muy poco tiempo, la puerta se

ra evitar que escapara. Sabía que la puerta, del otro lado, ya estaba cerrada. Finalmente, se dio por vencida y cerró los ojos mientras se apoyaba en la otra puerta para alejarse de él. En el apartamento. Tomás Herren se sentó en el sofá y miró con tristeza la habitación. Todo estaba mal, un desastre. El corazón de Lola no estaba con él en absoluto. ¿Por qué querría irse? Ella estaba con él y quería casarse, solo para alejarse de Jorge. Deseaba que Jorge se arrepintiera de haberla dejado ir, pero su corazón, no era tan fuerte como para decidirse. Jorge se frotó sus sienes hinchadas y la cara lastimada y luego, llamó a su asistente. Tenía que decirle algo importante. En el hotel. Si no fuera porque Jorge era demasiado guapo y encantador, el camarero habría llamado a la policía con toda seguridad. La mujer que lo acompañaba seguía luchando frenéticamente. Todo el mundo podía verlo. Tomando la tarjeta de la habitación que ya tenía reservada, Jorge la llevó hacia el ascensor. Lola lo miró fríamente y le dijo: "¡Suéltame!". Jorge levantó las cejas y la soltó de inmediato. Antes de que pudiera hacer algo, él la inmovilizó contra la pared del ascensor. La espalda de Lola ya estaba apoyada y ella, lo miró con odio y repugnancia. "¡Te odio! ¿No lo sabes? !". Él, simplemente, asintió con la cabeza. La expresión de su rostro no cambió. "Sí, lo sé. Entonces, quiero que me ames otra vez". Dijo con plena confianza. Ella odiaba esa arrogancia, su soberbia. Sonrió y respondió: "¿Qué te hace pensar que te amaré otra vez? ¡Estás soñando despierto, de nuevo!". Luego de esas palabras, ella lo empujó y lo alejó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir