ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 337 No quiero romper tu corazón

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9271

Actualizado: 2019-02-28 14:31


Sharon miró a Yonata, y jamás creyó que él fuera tan despiadado con ella. Parecía que a él no le importaba en lo más mínimo. "No me cortes la lengua, por favor, me disculpo, ¡no volveré a decir ninguna tontería, lo prometo!" Ella estaba tan asustada y le suplicaba a Jorge que la dejara ir. Al ver esa escena, Vern no pudo evitar burlarse; Sharon era realmente estúpida. Ella no se había dado cuenta de que la única persona que tenía su destino en sus manos y podía decidir su final, era Lola. Yonata tenía razón, Lola, ven aquí y dale una lección". Jorge saludó con la mano a Lola, ella miró a Sharon y pensó en lo que le había hecho antes, estaba realmente furiosa. Luego se acercó a Jorge y le arrebató la bolsa de hielo de la mano. Jorge se dio la vuelta para mirarla y le hizo un gesto al guardaespaldas, el cual indicaba que siguiera castigando a Sharon. Jorge presionó cuidadosamente la bolsa de hielo sobre el rostro de Lola y usó su cuerpo para protegerla de la brutal escena que estaba a punto de comenzar. Lo primero que Lola pudo escuchaba fue el llanto de Sharon, que rápidamente se convirtió en gritos de dolor y alaridos, los cuales fueron seguidos de ... un sonido en particular, muy parecido al que se produce cuando rompe de hueso. Lola sintió tanta curiosidad que no pudo evitar mirar por encima del hombro de Jorge para ver qué estaba pasando, pero inmediatamente Jorge se movió para impedirle que viera la escena tan perturbadora y sangrienta. Lola se puso mucho más ansiosa y quiso apartarlo de nuevo, pero Vern ya había ordenado a los guardaespaldas que se llevaran a Sharon a otro lugar. Cuando Lola finalmente pudo echarle un vistazo a la escena, únicamente pudo ver un charco de sangre en el suelo, y junto a él, vio a un hombre tatuado desvalido, tendido en el suelo. "¡Yonata, tienes que decidir cómo vamos a proceder con este hombre, escucho sugerencias!"Yonata simplemente asintió mientras pensaba en la mejor manera de torturarlo. Miró furioso al hombre que quiso golpear a su esposa. "¡Rompe sus manos, también piernas y.… déjalo paralizado!"Lola tenía curiosidad de mirar de nuevo, pero Jorge volvió a bloquear su vista, sin darle oportunidad alguna. "¡En serio Jorge, eres tan irritante!" Le gritó impaciente a JorgeY Vern comenzó a carcajearse. Pensó que jamás en su vida vería al mandón Jorge, ser reprendido por una mujer, Sin embargo, Jorge no se sintió humillado cuando Lola le gritó. Por el contrario, la persuadió gentilmente diciéndole: "Esta hecho un completo desastre y no querrás ver eso, solo quédate donde estás, ¿de acuerdo?" Él inmediatamente se arrepintió de haberla llevado ahí. Lola no tuvo otra opción que obedecerlo y quedarse sentada en la silla esperando a que todo terminara. Al escuchar el lla

arme si quiera ir?" Ella lo rechazó obstinadamente. "Ni siquiera tengo que preguntar, me siento tan feliz de estar con las personas que amo, incluso si no coincidimos en nuestras decisiones." Él estaba tan seguro de que Lola lo amaba. Probablemente lo dedujo porque él la había lastimado profundamente, tanto que ya no estaba dispuesta a estar cerca de él, Pero se lo compensaría con el pasar del tiempo y la amaría por el resto de su vida. ... ¡Lola sintió la arrogancia de aquel hombre, un hombre seguro de sí mismo! "Señor Si, aquí hay un malentendido. Lo siento, pero...yo estoy enamorada de alguien más". Ella realmente quería olvidarlo por completo y centrar toda su atención en otro hombre. ¿Había ella podido cambiar lo que su corazón sentía? Jorge levantó una ceja y preguntó serenamente: "¿Te has enamorado de Tomás Herren?" Él estaba tan tranquilo que a Lola le resultaba difícil adivinar sus verdaderas intenciones. Lola reunió el coraje necesario y respondió "Sí, él ahora es mi prometido, y está más que claro que lo amo." Se había propuesto a sí misma y a su corazón que haría todo lo posible en este mundo por amarlo de verdad. Jorge se echó a reír de manera irónica y dijo: "Lola, deberías saber que aún no lo he matado por una razón, y esa razón eres tú, no quiero romper tu corazón, pero eso no significa que lo no lo haga en un futuro. Bueno, si todavía insistes en estar con él, simplemente él dejará de existir. ¿Realmente quieres eso?" Él miraba profundamente sus ojos mientras le advertía sobre su posible futuro. ¿Realmente pensaba que él le perdonaría la vida tan fácilmente? Sus ojos cristalinos brillaban con tal furia que parecía que la devoraría en cualquier momento. "¡Incluso si él no tuviera nada, yo seguiría a su lado completamente, junto a él!" Ella entonó cada una de esas palabras firme y claro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir