ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 338 Tan audaz y atrevido.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9431

Actualizado: 2019-02-28 14:41


Jorge soltó las suaves manos de Lola y aplaudió de manera indiferente. "Qué conmovedor … no te importa estar con el pobre de la historia, pero ¿qué hay de él?, ¿cuál sería el propósito de su existencia si ni siquiera podría apoyarte en nada? Lola golpeó sus manos sin ocultar su enojo, y le preguntó, "Jorge, ¿eres masoquista o qué demonios te pasa?, en verdad estás loco." Ella lo trató con crueldad, pero él nunca mostró indicio de darse por vencido y dejarla ir de su vida. Jorge, al escuchar la pregunta de Lola, dibujó una enorme sonrisa en su cara y susurró de una manera pícara: "Si fueras sádica, yo sería el masoquista definitivamente." A él no le importaría dónde o de qué manera se produjera el abuso, siempre y cuando, la abusadora fuera ella. Lola, sonrojada, tomó la mano de Jorge, la llevó a su boca y la mordió tan fuerte como pudo, pero Jorge actuó como si nada hubiera pasado … se limitó a besar la marca de la mordedura. ... Lola sintió que realmente necesitaba alejarse de Jorge, ella quería un poco de paz, en verdad quería estar lejos de ese casanova. Se recostó en el asiento y disfrutó la vista, esperando que todo eso terminara pronto. Por fin el chofer encontró un gran cine para ellos. Jorge, con sus gafas de sol puestas, tomó la iniciativa y bajó del auto. El encantador hombre de camisa blanca pronto llamó la atención de muchos, especialmente de unas chicas que reían nerviosamente con solo mirarlo, Incluso con las gafas de sol puestas, su atractivo y su gallardía no podían ocultarse. De la nada, decenas de mujeres se detenían solo para mirarlo, De hecho, a Lola también le encantaba verlo usar camisas blancas, lo hacían lucir limpio y guapo. Así que, Jorge usaba camisas blancas casi todo el año, solo porque a ella le gustaban, quería toda la atención de Lola sobre él. En este momento, Jorge extendió su mano y ayudó a Lola a bajarse del auto. Lola, con delicadeza, puso su mano sobre la de él. La pareja atractiva bajó del lujoso auto e instantáneamente llamaron la atención de casi todo el mundo. Bastantes personas pudieron reconocieron a Jorge y Lola, pero no hicieron nada por acercarse, ya que se cohibieron de tan espectacular pareja. Solo se limitaron a verlos de lejos, aunque muy emocionados y a pesar de querer tomarse una foto con ellos, la timidez fue mayor. Jorge tomó la mano de Lola y entraron al lugar. Algunas chicas de la multitud que notaron su llegada comenzaron a gritar con entusiasmo: "¡Jorge!", Pero Jorge ni siquiera las miró, solo llevó a su mujer al interior del centro comercial. Lola miró a Jorge sujetando su mano con firmeza, de manera tan obvia y notoria, como si quisiera presumirla, tan contradictorio a su estilo. Él nunca quiso mostrar su cariño en público, Solían salir como todos pero sus citas básicamente eran durante la noc

ó la palomita en su boca y él la masticó lentamente. "Esto está muy dulce, ¿puedes terminarte la bolsa entera?, ¿en serio puedes hacerlo?" Preguntó incrédulo. Lola respondió después de comer las palomitas de maíz que tenía en la boca, "Obviamente, dame otra bolsa y te prometo que también me la termino." Ver una película sin comer algo, no era un placer en lo absoluto. Lola se terminó toda la bolsa completa de palomitas de maíz antes de que iniciara la película. Jorge se levantó de inmediato y se dirigió a la salida de la sala de proyección. Lola ni siquiera se molestó en preguntarle a dónde iba, pero Jorge no tardó, volvió enseguida. Lola abrió una botella de agua, bebió el agua fresca y la dejó a un costado, inmediatamente, Jorge tomó la misma botella y bebió el agua que sobraba. "Sabes, hay una botella de agua cerrada ahí." Anteriormente, él solía ser muy obsesivo con la higiene, les tenía tanto miedo a los gérmenes y al polvo, pero ahora parecía que no le importaba beber el agua que ella acaba de beber."El agua que acabas de beber estaba más limpia". ... ¿Qué? Eso no tenía sentido. Él realmente debió haber cambiado por completo. Olvídalo. Simplemente deja solo a este sujeto extraño. Pronto, la intensa escena de lucha de la película robó tanto la atención de LolaQue ni siquiera notó que el personal del cine estaba entregando más comida. No fue hasta que Jorge colocó otra bolsa de palomitas en sus manos, que ella lo notó. "¡Bueno, gracias! ¿Quieres un poco más?" Preguntó cortésmente y como era de esperar, Jorge negó con la cabeza. Así que, ella comenzó de nuevo a devorar las palomitas de maíz. Mmmm ... Era una película extranjera la que se proyectaba, al principio, fue bastante interesante. Lola extrañaba formar parte de la industria del entretenimiento. Pero media hora después, la trama de la película se tornó aburrida.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir