ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 367 Obedecer o simplemente irse

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7305

Actualizado: 2019-03-07 14:30


Chuck de repente recordó las palabras que Jorge dijo ayer. Él retiró su mano. "Te ves muy bien ahora. Voy a hacer más rondas y volveré a ti más tarde. Descansa bien". Él le dio una palmadita en el hombro.

Lola asintió y lo vio irse.

Ella no le apartó la mirada hasta que su mandíbula fue sostenida por una mano fuerte. Ella volvió la cara hacia él. "Lola Li, ¿cómo te atreves a coquetear con un hombre delante de mí?" Jorge dijo en un tono muy amargo.

Lola le dio una palmada en la mano, pero no la soltó. Sus ojos miraron fijamente a los de ella.

"¡Mantén tus manos lejos de mí! Duele... Por favor". Ella se molestó por su fuerte apretón y casi lo mordió con disgusto.

Él la soltó de inmediato cuando ella se quejó de que le dolía.

Cuando discutían, Yonata abrió la puerta.

Miró a los dos y olió una pelea en el aire. Descubrió que su hermana tenía una falsa mirada indiferente, mientras que el rostro de Jorge estaba oscuro y enojado.

Claramente, ella lo habbía vuelto a molestar y fingió ser inocente.

"Aquí está tu desayuno. El ejército está llamando. Tengo que irme ahora". Dijo, mientras ponía la lonchera sobre la mesa. Rápidamente se deslizó por la puerta.

Jorge se calmó, caminó hacia la mesa y abrió la lonchera. Él sacó su comida primero. Aunque estaba tan enojado, no quería que ella tuviera hambre.

Cuando finalmente terminaron de comer, Chuck volvió de sus rondas.

"Entonces, ¿estás tan libre? ¿No tienes nada más que hacer? Eres un hombre ocupado ¿Por qué siempre vuelves aquí?" Jorge dijo esto en un tono áspero cuando lo vio de nuevo.

Chuck negó esto. De hecho, estaba muy ocupado. "Simplemente regresé para revisarla".

"¿Mi esposa te necesita tanto? Ella tiene enfermeras aquí, de todos modos". Jorge se paró junto a la ventana y se apoyó en la mesa. Estaba pensando en los próximos pasos para burlarse de él, este buen amigo suyo.

Cuando Lola estaba por iniciar una charla feliz con Chuck, Sánchez intervino justo a tiempo.

Miró a Lola en la cama y le entregó una bolsa a Jorge.

Jorge la abrió y un atisbo de sonrisa apareció en sus labios. Sacó algo de él y lo puso en la cama.

Era un certificado de matrimonio. Lola s

la sorpresa de Lola.

"Pero te llevaré conmigo. No puedo dejarte sola". Se puso de rodillas y terminó con esa afirmación. Estaba preocupado por su brazo.

...Entonces, la palabra "de acuerdo" significaba esto. ¡Disparates!

En ese momento, el teléfono de Jorge sonó. "¡Diga!"

Lola no sabía lo que decían del otro lado, pero ella lo vio enojarse mucho. Y después de un rato, espetó: "Es mi compañía. Tengo el derecho de tratar las acciones. ¡Diles que obedezcan o simplemente que se vayan!

"¿Tratar las acciones?" Lola captó algunas palabras clave. ¿Qué quiso decir con eso? Ella sabía que él había transferido sus acciones a ella y a su hija. ¿Pero qué pasó? ¿Fue eso un problema?

"¿La junta?" Se rió de una manera irónica. "La tierra se mueve sin ellos. Son más que inútiles. ¿Estoy criando cerdos? Recupera sus acciones. ¿Quién es el instigador de este movimiento? Averígualo. Lo echaré".

Entonces, ¿algo estaba mal con la empresa? Ella observó cada una de sus expresiones. "Vuelvo enseguida. Fuérzalos a esperar en la oficina". Dijo por fin antes de colgar.

Lola apartó sus ojos de inmediato tan pronto como él la estaba mirando.

Pero Jorge no se perdió la miradita en sus ojos cuando él dijo estas últimas palabras.

"Me voy al País C. Ojalá pudieras venir conmigo. Pero si dices que no, no te obligaré. Simplemente haz lo que quieras". Jorge pensó que desde que perdió la memoria, podría sentirse insegura y solitaria sin él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir