ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 368 No está calificado para el puesto de CEO del Grupo SL

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9439

Actualizado: 2019-03-07 14:41


Lola inmediatamente negó con la cabeza: "Puedes ocuparte de las cosas importantes primero y después regresar conmigo". Esperaba con gran impaciencia que se fuera lo antes posible, ya que le era imposible acompañarlo.

Con una decepción pura, rápidamente se dirigió a Lola y se sentó a su lado, La tomo entre sus brazos y besó apasionadamente sus suaves labios.

Él estaría muy ocupado los próximos días, algo crítico estaba pasando en la empresa y no podía dejarlo para después, pero él la buscaría tan pronto como arreglara el problema.

"Cuídate por favor. Si por alguna situación quieres verme o simplemente me extrañas, dejaré el avión a tu disposición, para que puedas tomarlo enseguida." Aunque él sabía que eso no pasaría, él mantenía la esperanza de que ella recuperara su memoria en algún momento.

Ahora, no importaría lo que dijera, Lola podría aceptarlo todo. Ella asintió, "¡Anda, ve, no te preocupes por mí! ¡Te llamaré si necesito algo!" Se podría asegurar que en verdad acababa de toparse con un problema ineludible en la empresa, de lo contrario, ¿por qué se iría de repente? Era extraño y muy inusual en él.

Él miró profundamente sus ojos y la tomó de las manos. "Por favor, encamíname. ¡Acompáñame!" Ella no se negó.

Salieron juntos de la villa y se despidieron, Lola agitando su mano le dijo adiós ocultando la poca gratitud que en realidad le tenía. Jorge se alejó rápidamente de la mansión de la familia Li y

Ella no volvió al comedor hasta que perdió al carro de vista. Sin embargo, en lugar de sentirse feliz porque era libre, su corazón estaba ansioso y lleno de tristeza, algo que no esperaba.

En los siguientes días, Lola se recuperó tranquilamente en casa y únicamente fue a la cafetería LE unas cuantas veces.

Jorge había contactado desde su partida, parecía que había desaparecido. Si Lola no supiera que en realidad había problemas en la compañía, sin duda pensaría que él simplemente aprovechó esta oportunidad para deshacerse de ella.

Lola extrañaba demasiado a Estrella, sin embargo, no podía llamarla por miedo a que él pudiera descubrir su engaño.

En el quinto día, un una noticia en especial irrumpió el sitio web, "¡El CEO del Grupo SL en contra de todo el consejo!"

"¡Jorge podría perder su puesto en el Grupo SL!"

"¡Protestó en contra de los miembros del consejo del grupo SL por una mujer! ¡Él la amaba de verdad! ¡Vaya hombre!"

... ...

Por el contexto de la noticia, ella intuía lo que sucedía;

Probablemente sería por la decisión que Jorge había tomado al dividir el sesenta por ciento de sus acciones en tres partes; la de él, la de su esposa y la de su hija, veinte por ciento, respectivamente. ¡Así que la junta trató de contrarrestar esa desición!

Agregando la crisis interior del Grupo SL y las opiniones públicas exteriores, muchas comp

pronto como se abrieron las puertas, vistiendo un traje negro.

Una mujer se encontraba agachada, esperando en su puerta, en cuando vio llegar a Chuck, se puso de pie rápidamente.

"¡Señor Chuck, finalmente lo encuentro!" Los encantadores ojos de Daisy sonrieron de una manera que parecía que realmente florecían, pero no era una sonrisa sincera.

En cuanto Chuck la vio, recordó esa noche y estalló en ira: "¿Qué demonios está haciendo aquí de nuevo? !" ¿Ella explicaría que alguien la obligó a quedarse otra vez? Él miró con desprecio a la mujer, ella usaba un vestido de piel negro y

A juzgar por su apariencia, no parecía una persona amable. Lo más prudente de esta situación era que él se mantuviera de ella lo más alejado posible..

Daisy miró a Chuck con unos ojos que pedían misericordia. "Mi jefe dice que el invitado distinguido me exige que hoy me quede contigo, si no puedo pasar la noche aquí, me matarán ... ... Por favor, ayúdame, no dejes que me maten."

"Dai ... ... ¿Podrías dejar de mentirme? ¿Por favor?" Chuck a interrumpió inmediatamente, no quería escucharla, y no tenía intención alguna de permitirle entrar en su apartamento.

Al ver su expresión de impaciencia e incredulidad, Daisy quería patearlo, pero ella no era más que una miserable solitaria en este momento, lo necesitaba. Ella en verdad necesitaba su ayuda para poder sobrevivir.

Parecía era su única alternativa, y estaba dispuesta a verlo sin que nada importara. ¡Qué ridículo era! "Chuck, no te mentí, estoy siendo sincera. ¿Por favor, dejarme entrar?" Su jefe le dijo que ya había enviado personas al apartamento para que vigilaran todos sus movimientos. Si esa noche, ella se quedaba únicamente en la puerta del apartamento, lo perdería todo.

Chuck no tenía la mínima intención de responderle, solo coloco su dedo sobre la cerradura dactilar y abrió la puerta de la villa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir