ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 390 La Torre Eiffel

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9241

Actualizado: 2019-03-11 23:39


Jorge tomó las manos de Lola y la ayudó a sentarse cómodamente en el sofá. Se sentó cerca de ella.

Le contó a la señorita Fila, sus sugerencias sobre el vestido de novia. Lola era buena en inglés. Ella escuchó unas pocas palabras que decía Jorge.

Así como: "El dinero no es un problema. El vestido de novia debe ser elegante y lujoso, mejor con dobladillos...''.

Luego, la señorita Fila debía tomar las medidas de su cuerpo y Jorge sugirió que el vestido de novia tendría que ser un poco más ancho por su embarazo.

El vestido de boda, para ese día, se decidió rápidamente en media hora. Luego, Jorge organizó cuidadosamente todo el programa para los siguientes tres días. Era realmente bueno planeando cosas como esta.

El director de la casa de bodas, junto con el fotógrafo principal, dos artistas en maquillaje y tres ayudantes adicionales, tomaron notas con atención sobre las cosas que necesitarían para prepararse para la sesión fotográfica.

Lola miró las actividades que había organizado Jorge. Ella estaba sorprendida. ¡Había tantas cosas que tenían que hacer! Mañana irían a París. El día siguiente, su destino sería Maldivas. El tercer día, irían a la isla de Phuket.

Los fotógrafos y sus ayudantes irían con ellos. Viajarían en el avión privado de Jorge. Pero era solo para tomar las fotografías de la boda. ¿Era necesario ir tan lejos y gastar tanto?

Después de la discusión, Jorge revisó las notas escritas por su asistente y se las entregó a Lola: "¿Está bien? ¿Tienes algo más que agregar?''.

"No, está bien''.

''¿No crees que tres días es poco tiempo? Podríamos estar seis o incluso una semana entera''. Le preocupaba que en tan poco tiempo y con tantas cosas para hacer, se cansara mucho.

"Está bien. No hay necesidad de cambiar nada''. Ella respondió rápidamente. No tenía más pedidos. El itinerario ya era muy abrumador.

Jorge le devolvió las notas a su asistente y le dijo: ''Está bien. Pero todo depende de la situación cuando lleguemos allí. Si es demasiado para nosotros, podríamos demorarnos un poco''. Ahora Lola era el foco de todas sus decisiones. No podía hacer nada que pudiera poner en peligro al bebé.

Luego, se levantaron y Lola comenzó a probarse los vestidos de novia. Jorge la ayudó con cuidado a elegir el más apropiado para ella.

Cada vez que se ponía un vestido, Jorge la hacía descansar por un rato. Le preguntaba si estaba cansada, sedienta o hambrienta. Los ayudantes de la tienda, que estaban cerca de ellos, se convirtieron de inmediato en fieles seguidores de Jorge. Estaban muy envidiosos por su amor y su cuidado con Lola.

Miró al hombre que era tan dulce y considerado con ella. Era muy amable y atento, desde que quedó embarazada. A excepción de su arrogancia, apenas podía encont

uy educada a los espectadores, que dejaran lugar para la sesión de fotografía. Era porque debían usar la Torre Eiffel como fondo. La hermosa Lola estaba con el atractivo Jorge a su lado. Comenzaron a tomar la primera foto.

El fotógrafo ajustó la luz. En la cámara, Lola frunció ligeramente sus labios rojos y miró a Jorge con dulzura. Jorge miró a Lola en sus brazos y sus ojos colmados de profundo cariño. Cuando sus ojos se encontraron en el aire, el tiempo parecía haberse detenido.

¡Era perfecto! El fotógrafo inmediatamente aprovechó el momento y rápidamente, presionó el obturador de forma continuada.

Luego, según las instrucciones, Jorge sostuvo a Lola horizontalmente y bajó la cabeza para darle un beso en la frente. Sus ojos sonrieron como una luna creciente. Nunca habían visto sonreír así a Jorge. Sánchez estaba sorprendido por el mágico poder del amor.

Claramente recordó cuando su jefe, se tomaba fotos con Yolanda. Su rostro estaba tan frío como el hielo durante toda la sesión de fotos. El fotógrafo que estaba en ese momento con Jorge y Yolanda estaba muy frustrado. En muchas ocasiones, debió borrar las fotos que acababa de tomar.

Más tarde, compraron los boletos y entraron en el segundo piso de la Torre Eiffel. Desde este piso, pudieron ver la mejor vista de toda la ciudad. El Museo del Louvre y la Basílica del Sagrado Corazón, situada allí, se veían claramente desde donde estaban.

Lola se cambió y se vistió con un vestido blanco sin tirantes en un vestidor. Un brillante girasol rojo adornaba su oreja. Jorge se cambió y se vistió con un elegante traje negro.

Este era otro tema para la sesión de fotos. Jorge inclinó la cabeza y besó los labios rojos de Lola. El fotógrafo ajustó el enfoque y presionó el obturador. Sus dulces imágenes tenían de fondo el Arco de Triunfo y el Museo del Louvre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir