ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 402 Sé su marioneta

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8389

Actualizado: 2019-03-13 14:06


Todos gritaban y se escondían. Solo quedaba un guardia al lado del Maybach. Calculó la dirección desde donde venían las balas y disparó hacia allí.

Pero estaba demasiado lejos y no hirió al francotirador, solo disparó a la ventana.

Jorge ya había huido hacia el edificio de SL y lo seguían sus guardias con escudos en sus manos.

Miró el asiento trasero del automóvil Maybach, que tenía varios agujeros y Jorge estaba extremadamente preocupado.

El teléfono perdió su señal dentro del ascensor y su llamada se cortó. No sabía cómo estaba Lola ahora.

Corrió hacia el Maybach nuevamente, apuntó al lugar de donde venían las balas y disparó. Los disparos que salían de la ventana finalmente se detuvieron y los guardias rodearon al automóvil Maybach con sus escudos.

Se escuchó una sirena de la policía que se acercaba a ellos, pero Jorge no le prestó demasiada atención y abrió la puerta del asiento trasero.

Lola levantó la cabeza y lo miró. ¡Finalmente llegó! Se sintió más aliviada, pero, ahora, sentía dolor en su brazo izquierdo y ardía más y más.

''¿Cómo estás? ¿Estás herida? ¡Dime, por favor!''. Su voz temblaba inquieta.

Lola negó con la cabeza y Jorge se calmó.

"Mi brazo...''. Intentó levantar el brazo izquierdo.

Viéndolo cubierto de sangre, Jorge pensó que podría ser el roce de una bala.

Estaba furioso. ¿Quién se atrevió a intentar y querer matar a su esposa? ¡Tenía que desenmascarar al asesino y matarlo con sus propias manos!

Le preguntó al conductor: ''¿Todavía se puede conducir?''.

El conductor intentó encender el auto y respondió: ''¡Sí, funciona, Jefe Si!''.

Luego, inmediatamente entró en el automóvil y ordenó: ''Conduzca hasta el hospital. ¡A toda velocidad!''.

Bajó la cabeza y miró de cerca la herida en el brazo de Lola.

No le gustó lo que vio. Apretó con fuerza a la mujer entre sus brazos y la consoló. ''Sé que duele mucho. Por favor, aguanta un poco más''.

La lluvia de balas estaba, obviamente, dirigida para matar a Lola.

¿Quién demonios era el asesino? ¿Quién querría matar a una mujer embarazada?

Lola asintió y dijo: ''Me duele mucho''. Ella se quejó.

Jorge la besó suavemente en la frente y le dijo: ''Por favor, trata de aguantar, cariño. Llegaremos al hospital pronto''.

En ese momento, su teléfono sonó. Era Sánchez. Jorge con un tono de severidad, respondió: "Habla''.

"Jefe, cuando llegué al hotel, el asesino ya había huido. Investigué el registro del hotel, pero nadie había reservado esta habitación. Las

reguntó. Bajó la cabeza y la besó en la mejilla.

Lola lo miró con preocupación y dijo: ''¿Realmente apuntaban hacia mí?".

Jorge se sentó en una de las sillas, puso a Lola en su regazo y dijo: "No te preocupes, lo arreglaré todo''. Besó sus labios y dijo: ''En los próximos días, si quieres salir, por favor, avísame. Organizaré todo para que algunas personas te protejan''.

No podían vivir una vida pacífica mientras el asesino todavía estuviera libre.

La seguridad también debía reforzarse en la mansión, pero era imposible dejar que Lola siempre se quedara en casa. Todo lo que podía hacer era arrestar al asesino y enviar a más personas para protegerla hasta que todo se arreglara.

Ella asintió con la cabeza y le puso las manos alrededor del cuello. Jorge preguntó dulcemente: "¿Todavía te duele el brazo?". Lo acercó hacia él y lo revisó cuidadosamente.

"Estoy bien. También tienes que cuidarte mucho''. Puso su mano sobre la cara de Jorge y lo acarició mientras expresaba su preocupación.

Si algo terrible le sucediera, su mundo estaría destruido.

"No te preocupes, señora Si. Siempre estaré bien y seguiré tus consejos''. Sonrió y acarició suavemente el vientre de Lola.

"Tienes un control de embarazo más tarde''. La acompañaría a todas partes.

Lola apoyó la cabeza en el hombro de Jorge y dócilmente respondió: ''Está bien''.

El control del embarazo que estaba programado era en el hospital, pero, sin embargo, le pidió a Chuck que fuera a su casa.

En la mansión, Jorge observaba a Lola mientras la revisaban. El pequeño aparato que trajo Chuck ya estaba preparado de antemano. Era el ultrasonido en color más avanzado del mundo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir