ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 404 Atrapar a Lola con las manos en la masa.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8775

Actualizado: 2019-03-14 00:21


Laura metió a su bebé y le preguntó a Lola: "El día de la boda se acerca rápidamente, ¿verdad? ¡Felicidades! Lola." Se sintió realmente feliz por Lola, quien finalmente se casaría con Jorge después de que habían pasado por tantas dificultades.

Lola le sonrió y respondió: "Espero que todo salga bien esta vez. ¡Tengo mis dedos cruzados en esto!" No podría soportar más incidentes. Esto pondría en peligro su vida y también a los bebés dentro de ella.

"Sí, todo estará bien, has sufrido bastante. Es hora de que disfrutes la felicidad y la paz." Laura palmeó el hombro de Lola y la consoló suavemente.

Luego sacaron el tema de la ceremonia de la boda de Manolo y Laura. Manolo quiso celebrar la ceremonia tan pronto como Laura se recuperara del parto, mientras que Laura intentaba retrasarla hasta el final de este año.

"¿Manolo no está involucrado en ningún asunto, ya?" Preguntó Lola en tono de broma. Recordó la aventura que tuvo Manolo con una actriz popular la última vez.

Laura tomó las manitas de su hija y sonrió alegremente: "Ahora es muy leal a mí. Va a casa todas las noches, excepto cuando tiene que filmar una película en otros lugares. Ha sido tan bueno conmigo, Lola." Manolo abrazaría a Cecilia en cualquier momento que estuviera con ella. Incluso la abrazaba cuando ya estaba dormida.

"Eso es bueno. ¿Quieres dar un paseo fuera más tarde? Podríamos relajarnos un poco más." Lola no tenía nada que hacer aquí. Quería salir a respirar un poco de aire fresco. Había guardaespaldas que la protegían todo el camino. No temía que algo pudiera pasarle.

Laura había oído hablar del disparo que Lola experimentó la última vez. Frunció el ceño con preocupación y sugirió: "Ahora estás embarazada de dos bebés. Será mejor que nos quedemos dentro por su seguridad, Lola". Los bebés dentro de la barriga de Lola eran tan preciosos. ¿Cómo podía explicarle a Jorge si algo le pasaba a Lola? Laura pensó preocupada.

Lola dudó después de escuchar lo que dijo Laura. ¡Laura tenía razón! ¡Tenía que considerar a sus bebés! Lola momentáneamente se olvidó de ellos...

"¿Qué tal si salgo a comprar algunas verduras para poder cocinar para ti? Solo quédate aquí y espérame". Laura sugirió esto después de ver que Lola estaba un poco decepcionada.

Lola se sintió entusiasmada con la idea y asintió, "De acuerdo, cuidaré de Cecilia por ti. ¡Sin preocupaciones!"

"Eso es bueno. ¿Qué quieres comer?"

"¡Quiero un estofado caliente!" ¡Estaba ansiosa por comer estofado otra vez! Jorge había estado vigilando su dieta desde que descubrió que estaba embarazada. Era riguroso con lo que debía comer y con lo que

do.

Suspiró en su corazón y no dijo nada. Después de todo, Lola ya lo había terminado. Ya no podía hacer nada. Jorge respondió: "Vine aquí para llevarte a casa".

La bebé a su lado estaba mirando a Jorge con sus grandes y lindos ojos. Ella de repente se rió y balbuceaba hacia él.

Laura pensó que era extraño y único. Incluso ella misma temería a la autoridad de Jorge. La bebé no tenía miedo en absoluto. En realidad le estaba sonriendo.

Jorge miró a la niña y la sacó del cochecito.

"¡Ella no te tenía miedo! Eso es... un milagro." Lola pensó que era realmente extraño. Laura pensó eso, también.

Jorge estaba disgustado con sus palabras. Frunció el ceño y dijo: "¿Me veo realmente aterrador?" Si se veía aterrador, ¿por qué Lola no le tenía miedo? Jorge reflexionó sobre esto.

Lola se echó a reír. Tomó las pequeñas manos de Cecilia y le dijo: "Pequeña Cecilia. ¿Crees que tu tío parece muy aterrador?"

Laura miró a la pareja que estaba bromeando con su hija y les dijo: "Ya es tarde. ¡Será mejor que se vayan a casa temprano! Necesitas descansar, Lola."

Jorge asintió y puso a Cecilia en la carriola. Tomó las manos de Lola y salió del apartamento.

"¡Laura, recuerda visitarme en la mansión Leroy cuando tengas tiempo! ¡Te extrañaré!" Lola le dijo dulcemente a Laura. Se sentía aburrida de estar sola en casa.

Laura los acompañó hasta la puerta y asintió. "De todos modos, no tengo nada especial que hacer en casa. Iré a tu casa si tengo tiempo libre".

Jorge tomó las manos de Lola y entró en el ascensor. Lola aún le recordaba a Laura: "¡No te olvides de visitarme!" Estaba realmente tan aburrida en casa.

Laura miró sus ojos ansiosos y se echó a reír: "Lo sé. Manejen despacio en el camino. ¡Tengan cuidado!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir