ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 445 Jorge reconoció a Daniel como su heredero

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8388

Actualizado: 2019-03-20 12:57


James Mo le rogó a Jorge que dejara ir a su hija. También, prometió que Yolanda ya no lastimaría a Lola nunca más.

Sin embargo, nunca pensó que Jorge podía ser un hombre tan cruel y frío. Se negó a la promesa y en cambio, ¡dejó que sus hombres dispararan y mataran a su esposa!

¡Odiaba mucho a Jorge! ¡Quería matarlo!

Sin embargo, siempre fracasó en sus esfuerzos audaces. Cada vez que lo quería matar, lo encontraban instantáneamente antes de que pudiera acercarse. Tuvo que huir o de lo contrario, sus hombres lo habrían asesinado.

Sin su esposa y su hija, James Mo se sintió muy solo. Los extrañaba mucho...

Tres días después de la muerte de Yolanda, James Mo fue a la casa de Mónica Wu. Visitó a su suegra y le dio todos sus ahorros.

Entonces fue su fin. Se internó dentro del mar y se ahogó allí.

La dureza de su corazón y la ignorancia de Yolanda, llevaron a la muerte a toda su familia.

Y cada vez que la gente los recordaba, los despreciaba y los odiaba por todo lo que habían hecho.

A finales de enero.

Jorge, finalmente, encontró el lugar donde estaba Tomás Herren. Una mansión que estaba ubicada en un suburbio, en Crown Province y protegida por docenas de guardias.

Pero, sin embargo, los hombres de Jorge todavía no podían entrar, por mucho que lo intentaban.

Tomás Herren renunció nuevamente a su cargo como gobernador de Crown Province. Planeó llevar a Lola a un lugar desconocido y donde nadie podría seguirlos o escapar.

Dentro de la mansión.

Ahora, era el momento cuando la Señora Zhang salía a comprar comestibles. Dejó la mansión, con la billetera en la mano.

Ahora, solo estaban allí, Lola y su hijo. Cuando se aseguró de que la Señora Zhang estaba lejos, tomó a Daniel en sus brazos y caminó hacia la ventana.

La abrió y descubrió que había un guardia allí. Miró a su alrededor y se aseguró de que todo estaba bien.

Lo miró y le sonrió. ''Calisto, vengo a charlar contigo otra vez''. Todos los días, a esa hora, hablaba con él.

Sin embargo, Calisto no podía hacerlo. Solo era un guardia y no le permitían hablar con Lola. Si lo encontraban conversando, ¡definitivamente tendría un castigo! Por eso, se negó a darse vuelta y responder, aunque ya había escuchado su voz. Había otro guardia de pie a tres metros de ellos.

Lola no se enojó por su silencio. Le dijo: ''Calisto, mi hijo y yo, estamos aquí desde hace casi un mes. ¡Un mes entero! ¡Es increíble! Hace mucho tiempo que no salimos de aquí y estoy muy aburrida''.

Calisto ignoró

én, mi tía me secuestró cuando tenía solo tres meses? Viví sola por más de veinte años después y sufrí mucho hasta que finalmente, conocí a Jorge. Lo amé tanto que quise casarme y además, para estar con él, tuve que superar muchas dificultades y obstáculos. Pero, ahora...''.

"¡Basta! ¡Por favor! ¡Basta ya!''. Calisto no podía soportar más sus quejas. Prometió ayudarla. Como guardia, sabía que algún día podría morir en servicio, ¡y ya había hecho todos los preparativos necesarios si ese día llegaba!

Sin embargo, ¡no podía negarse a ayudar a alguien que lo necesitaba! Si se negaba, ¡era un ser humano muy deshonesto!

Lola, ahora, estaba tan feliz que fingió secarse sus lágrimas falsas. Miró a su alrededor con mucha cautela. Luego, le dio el colgante a Calisto.

Pero, sin embargo, otro guardia vio esto y le contó a Tomás Herren lo que sucedió cuando Lola entró en el dormitorio.

Al instante, ordenó a sus hombres que atraparan a Calisto.

Cuando Lola salió del dormitorio y a punto de servir un poco de agua para su hijo, vio a un hombre, presionado contra el suelo y con las manos atadas en la espalda. ¡Era Calisto!

¡Lola nunca se lo imaginó! Estaba muy sorprendida y dejó caer el vaso de agua, que sostenía entre las manos. Pero no se rompió.

"¡Maldición!", pensó Lola. ¡Tomás Herren estaba a punto de castigar a Calisto! Luego, corrió hacia la ventana, la abrió y gritó: ''¿Qué estás haciendo? ¡Detente, por favor! ¡Déjalo ir!".

Un guardia se acercó y habló con ella. "Señorita Li, esto no es asunto suyo. El señor Herren desea tener una pequeña charla con Calisto''.

Ahora estaba muy preocupada. ¿Cómo descubrió Tomás Herren su plan?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir