ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 457 Hombres y mujeres trabajan bien juntos

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7554

Actualizado: 2019-03-23 00:11


Jorge finalmente la metió en la colcha y dijo: "Vete a dormir, mañana nos levantaremos temprano a las cinco de la mañana". ¡Tenían algo muy importante que hacer!

A las cinco en punto... "¿Por qué?", preguntó Lola. Cuando escuchó las palabras "cinco en punto", Lola ya tenía sueño.

Temprano por la mañana era un buen momento para plantar flores. "Vamos a participar en una actividad de amor interactiva", dijo Jorge. Él era misterioso.

"¿Una actividad de amor interactiva? ¿Qué es eso? Aunque suena divertido", pensó Lola.

Luego apagó su teléfono, cerró los ojos y se durmió.

Sin embargo, más de diez minutos después...

"¿No tienes sueño?" Se incorporó de la cama y vio que el hombre, que estaba sentado no muy lejos de ella, estaba trabajando.

"¿Cariño? ¿Sigues despierta?" Bajó su computadora y luego se dirigió a la gran cama para acostarse.

Lola asintió con un sí, porque aún era temprano por la noche y todavía no tenía sueño.

Jorge inicialmente quería dejarla sola, pero ahora parecía que no había necesidad de hacer eso.

Él se inclinó, besó sus labios de cereza y luego tuvo sexo con ella para ayudarla a quedarse dormida más rápido.

...

Lola se durmió exactamente a las diez en punto.

Al día siguiente al amanecer.

Jorge sostuvo la mano de la mujer mientras caminaba con ella hacia los campos de rosas.

Frente a él había un campo abierto, y no muy lejos de él había un campo de rosas sin límite.

"Cariño, estamos aquí". Jorge sacudió ligeramente a la mujer en sus brazos para despertarla.

Lola se apoyó en Jorge, se bajó de sus brazos y luego se apoyó en el suelo.

Miró al campo abierto delante de ella, aturdida. El suelo era suave y varias chicas sentadas a su lado los miraban.

"¡Mira allá!" Jorge señaló hacia el lado este, hacia donde salía el sol.

Lola miró en la dirección de su dedo y se sorprendió de verdad por el magnífico paisaje que se desarrollaba ante sus ojos.

Bañándose en los rayos del sol naciente, el mar de rosas, pintado en varios colores, combinado con el cielo de la mañana, formaba un paisaje hermoso y paradisíaco indescriptible.

"¡Cariño! ¡Cariño!" Ella gritó de emoción, y de repente algo fue puesto en su mano.

Al ver la cámara, Lola sonrió y pensó que Jorge la

stá bien, vamos a tomar un descanso!" Jorge ya había dicho esto muchas veces, pero Lola estaba tan inmersa en su trabajo de plantación que todavía no estaba preparada para tomar un descanso.

Pero esta vez, Jorge la hizo a un lado y caminó con ella hacia un fregadero para lavarse las manos. "Vamos a desayunar". Hacía media hora, el manager del campo ya los había llamado.

¡De acuerdo! Lola miró los frutos de su labor y sonrió, revelando sus inmaculados dientes blancos.

"¡Deja de mirar! Todavía puedes hacer eso después de que comamos". Luego Jorge sostuvo su hombro y se dirigió hacia la cabaña de madera.

Su desayuno era bastante rico e incluía quesos locales y hojaldres hechos de harina, huevos y queso feta. También había tres tipos diferentes de pan. Y una taza de café para cada uno.

Lola tomó un bocado del pan que Jorge le entregó, y pensó que la comida china era más sabrosa.

Lola se sintió somnolienta al momento de terminar su desayuno.

Tomó los brazos de Jorge y luego lo llevó a la choza donde se quedaron.

Al ver su mirada soñolienta, Jorge supo al instante que la mañana llena de trabajo agrícola la había dejado exhausta.

La levantó en sus brazos, y antes de que pudiera regresar a la habitación con ella, Lola ya se había quedado dormida en ellos.

Al ver la chispa infantil en la pequeña mujer en sus brazos, la sonrisa de Jorge se hizo aún más grande.

Más tarde, los dos volvieron a plantar algunas rosas más. No abandonaron el campo hasta el atardecer.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir