ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 458 ¿Por qué estás en el piso

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6815

Actualizado: 2019-03-23 00:21


El terreno que Jorge había comprado era demasiado grande; era de 1. 5 acres, al menos. Habrían tenido que trabajar dos o tres días para terminarlo.

Lola estaba demasiado cansada para trabajar, y Jorge le dijo que se sentara allí y lo esperara hasta que regresara. Luego, plantó algunas rosas rojas más alrededor de la parcela de tierra en la que habían comenzado a trabajar.

De esa manera, podían encontrar fácilmente sus flores cuando regresaran varios meses después.

Más tarde, el gerente del campo vino les mostró de dónde venían las rosas usadas para los extractos de aceites esenciales.

Vieron grandes bolsas de rosas siendo arrojadas a una máquina, una tras otra. Solo se podía extraer un litro de aceite de rosa de cinco a seis mil kilogramos de pétalos de rosa.

Lola se dejó abstraer por ese dato. ¡No era de extrañar que el aceite de rosa fuera tan caro! ¡Se usaban tantos pétalos de rosa y trabajo duro para su producción! Eso explicaba por qué su precio era tan alto.

Por la noche, Lola tomó un bonito baño de rosas de Damasco mientras llevaba puesta una máscara de aceite de rosa en la cara.

Dijeron que el aceite de rosa era "la reina de todos los aceites esenciales". No solo era bueno para su cara y matriz, sino que también era útil si padecía algún trastorno endocrino y si tenía pecas.

Mientras Lola se relajaba en la bañera, Jorge entró y le dio un vaso de vino tinto.

"Cariño, ¿cómo te sientes?" Cuando ella levantó la mano derecha para agarrar el vaso de vino tinto, vio que todo su cuerpo estaba cubierto de pétalos de rosa.

De hecho, si ella quisiera, también podría vivir una vida así en su propiedad en el País C.

"¡Me siento genial! Ya no me siento cansada". Tomó un sorbo de su vaso de vino tinto, y un poco de él goteaba de sus labios por su máscara en su barbilla.

Jorge se acercó a ella y le dijo: "¿Quieres un masaje en los hombros?" Estaba más que feliz de servirla.

Lola se rió entre dientes y dijo: "Sal de aquí. ¡Déjame sola!" Ella sabía muy bien lo que realmente quería

nte a los demás. Ella había tenido la suerte de ver los otros lados ocultos de él, incluso el lado de él en la cama.

"¿Por qué lo preguntas?" La miró, sintiéndose confundido.

Lola señaló los productos y dijo: "Todos ellos tienen rosas. ¡Debes amar mucho ese olor!" Aunque no le gustaban tanto las rosas rojas, aun así usaría esos productos.

Jorge dejó la revista y respondió: "Te encanta, ¿no?" Ella estaba muy feliz cada vez que él le daba rosas. Especialmente aquí, donde se veía bastante emocionada entre todas esas rosas de Damasco.

Él intentaría amar lo que ella amaba.

Inicialmente había pensado que a ella le encantaba el olor a rosas, y por eso le había comprado tantos productos de rosas. ¡Bien! ¡Ella no lo odiaba!

Y luego ella dijo: "Está bien, lo olerás todos los días". Miró el empaque de los productos, aunque no pudo entender ni una palabra de las instrucciones búlgaras escritas en ellos.

Jorge sonrió y se dirigió a Lola. La miró en tono de broma y dijo: "¡Me encanta tu aroma!" Hasta que no la olió a ella por primera vez, nunca había sido fanático de ningún olor fuerte. ¡No estaba mal!

... Sánchez escuchó lo que Jorge dijo, y se acercó en secreto, tratando de escuchar algo más.

Lola abofeteó a Jorge en la mano. ¿Qué estaba haciendo? ¡No estaban solos en el avión! ¡Los otros seguramente debían haber oído eso!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir