ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 466 ¿Vinieron los lobos

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8309

Actualizado: 2019-03-24 00:41


Ambos se quedaron sentados en silencio. A las tres y media de la mañana, un leve sonido se oyó de repente desde algún lejano lugar.

Se miraron el uno al otro al mismo tiempo y sabían que algo se acercaba.

Inmediatamente, tomaron las armas que llevaban en la cintura. Estaban listos para comenzar a pelear llegado el momento.

El sonido se hizo cada vez más fuerte. Si se escuchaba con más atención, se podía percibir que no era creado por un ser humano.

Se levantaron al mismo tiempo y ambos miraron hacia la dirección de donde venía el sonido.

En la oscuridad, unos ojos con una luz verde brillaban.

Casi de inmediato, se dieron cuenta de que era un grupo de lobos y soltaron un suspiro de alivio. Muchas veces, los humanos son mucho más terribles que los lobos. Miraron por segunda vez y comprobaron que se trataba de estos animales. Gracias a Dios que solo eran cinco o seis.

Jorge, inmediatamente, puso un poco más de madera en el fuego, luego tomó la linterna que estaba a su lado y la encendió.

Apuntó la linterna hacia los lobos y se podía ver que dos eran rojos y tres eran marrones. Al frente de la manada, había un lobo blanco como la nieve, que se suponía que era su líder.

Todos ellos tenían la boca ancha y hocicos puntiagudos. Sus colas eran cortas y colgaban un poco, no estaban enroscadas y sus orejas tampoco eran muy largas.

Si Jorge tenía razón, estos debían ser los lobos Warrah que estaban en peligro de extinción.

Sin ninguna vacilación, Jorge sacó su arma e hizo un disparo de advertencia hacia la manada.

Cuando escucharon el fuerte ruido de la pistola, los lobos retrocedieron de inmediato y huyeron como se esperaba.

Sin embargo, el disparo también despertó a todas las personas que estaban dormidas.

De repente, Lola abrió de golpe los ojos y descubrió que dentro de la tienda no había nadie más.

Oyó el disparo y al instante salió.

Los guardaespaldas también salieron corriendo. Todos estaban completamente armados y atentos apuntando a los alrededores con sus armas.

"Tranquilos, era solo una manada de lobos, pero ya se fueron. ¡Vuelvan todos a dormir!''. Yonata miró a los guardaespaldas que lo rodeaban, armados hasta los dientes y listos para luchar. No pudo evitar preguntarse dónde encontró Jorge a todos estos hombres. Parecía que eran bastante fuertes.

Jorge vio a Lola, que estaba afuera con su fino vestido. Rápidamente, caminó hacia ella y la empujó de nuevo dentro de la tienda.

"No te preocupes,

gustarle! "Quién sabe. No es una sorpresa ver lobos en el fin del mundo''.

Lola abrió los ojos de par en par con emoción y dijo: "Cariño, ahora ve a dormir. ¡Esta noche, yo te cuidaré!''. Por lo general, ella era la que necesitaba protección. Pero esta vez, era su turno.

Jorge la abrazó entre brazos: "Niña traviesa. ¿Crees que necesito a una mujer para que me cuide?''. Si alguna vez permitiera esto, ¡definitivamente la gente se reiría!

Lola enfrentó su arrogancia y frunció los labios con descontento y le dijo: "¡Tengo un arma! Solo puedo disparar a los lobos si nos atacan. Si tan solo pudiera capturar uno, llevarlo y colocarlo al lado del ligre''.

Jorge sacudió levemente la cabeza y dejó escapar un suspiro silencioso. ¡Qué mujer tan simple que era! "No son solo los lobos. Lola, es un mundo complicado y tú eres tan joven y tan sencilla''. Desde que salieron de Mando Bay y habían llegado a este lugar, todo estaba muy tranquilo. ¿Ella no se dio cuenta de eso?

Tanta gente siempre quiso tener el viejo reloj. ¡Ahora muchas personas lo sabían y estaban buscando ese tesoro!

Alguien podría estar ya en camino, rastreando todos sus movimientos. Alguien podría... ...estar siguiéndolos desde cierta distancia.

Miró el pasaje por el que acababan de pasar. Estaba completamente oscuro. Este era un lugar perfecto para esconderse.

Lola miró a Jorge y notó que miraba el camino recorrido. Siguió su mirada, pero no vio nada.

''¿Alguien nos está siguiendo?''. Eso debería ser lo que quiso decir.

Por supuesto que sabía que este era un mundo complicado y peligroso. Eso era algo que había tratado de evitar en muchas ocasiones.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir