ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 475 El tiempo se detuvo, el tiempo se congeló

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7402

Actualizado: 2019-03-26 00:31


Jorge miró furioso al hombre que le dijo que estaba interesado en su esposa: "¡Qué bien! ¿Cómo te atreves a competir conmigo por mi mujer?''. ¡Su tono era arrogante y dominador! Esta vez, si no lo mataba, ¡qué clase de hombre sería él mismo! Siempre se consideraba un hombre orgulloso.

Herren sacó un arma de su bolsillo, lo señaló a Jorge y lo miró con desprecio. "¡Eres un obstáculo! Creo que mucha gente quiere matarte, ¡y me gustaría hacerlo por ellos!''.

Jorge era tan poderoso que mucha gente quería deshacerse de él, ¡pero ninguno lo había logrado!

Herren le apuntó con su arma. Esto alarmó a ambos bandos. La tensión se sentía en el aire una vez más.

En ese instante, una vez más, el tiempo se detuvo. Todos sostenían armas, unos contra otros.

Jorge movió el arma con su mano y simplemente fijó sus ojos en la cara de la mujer que estaba frente a él. Aunque Tomás le apuntó con el arma, Jorge actuó como si no le importara.

Su actitud, a los ojos de Herren, era muy arrogante. Jorge demostraba que lo miraba con superioridad. Esto hizo que Herren se enojara mucho.

''Jorge, baja tu arma. De lo contrario...''. Agarró a Lola, le quitó el collar y dejó que lo mirara a Jorge.

Él dejó de jugar. Se dio cuenta que Herren estaba pensando algo. Lo miró y se mantuvo tranquilo e inmutable. Era realmente impredecible.

Jorge no planea bajar su arma. Tomás Herren le ordenó a sus hombres que le apuntaran con sus armas. Tiró de la muñeca de Lola y corrió hacia el automóvil.

''¡Todo lo que quieres es solo esa fortuna!". Dijo Jorge con voz profunda detrás de ellos e hizo que Tomás se detuviera.

Miró hacia atrás. "Lo siento, ahora cambié de opinión. No solo quiero la riqueza y a tu esposa, sino también... ¡Tu vida!". Si tenía éxito o no ya no le importaba. No dejaría que Jorge se fuera de aquí vivo. Incluso si eso significaba que él también muriera.

Lola miró su mano grande que tiraba de su muñeca y la mordió con ferocidad.

Tomás Herren sintió el dolor y la soltó. Luego, ella aprovechó la oportunidad para correr al otro lado.

Jorge rápidamente cargó el arma en su mano y le disparó a Tomás Herren.

Esquivó varios de los disparos, pero dos balas impactaron en sus brazo

as de sangre mientras estaba frente a Lola.

Ella miró el lugar donde Tomás Herren yacía y también estaba muy ensangrentado. Sabía que Jorge no lo había dejado ir fácilmente.

Tomás Herren no le gustaba a Lola. Simplemente no pudo simpatizar con él. No tenía otros sentimientos a excepción de un poco de incomodidad. Había demasiados cadáveres a su alrededor.

Jorge quiso abrazarla, pero recordó la sangre que tenía en sus ropas. Entonces, el hombre fue hacia el automóvil, se cambió de ropa, se enjuagó la sangre de la piel, se limpió y vendó sus heridas. Después de eso, se dirigió hacia ella.

Lola miraba a otras personas que limpiaban toda la escena. La gente de Tomás Herren se rindió de inmediato. No tenían otra opción porque su líder ya estaba muerto.

Lola todavía estaba aturdida y así Jorge la tomó en sus brazos y le preguntó: ''¿Por qué estás triste? Ganamos''. Jorge estaba confundido.

Cuando Miguel murió, Lola también mostró una cara muy sombría.

¿No deberían morir? Especialmente Tomás Herren. Ese hombre mató a mucha gente. Era un traidor.

Lola sacudió la cabeza sin comprender. No sentía pena por Tomás Herren. En cambio, se sentía angustiada por todos los recuerdos agradables del pasado.

Luego, levantó la cabeza y miró al hombre que estaba a su lado: ''En el futuro, no... ...mates a más personas, ¿de acuerdo? Vivamos una vida pacífica y tranquila''. Realmente no le gustaba que las manos de Jorge estuvieran manchadas de sangre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir