ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 477 Crear una organización benéfica

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7342

Actualizado: 2019-03-26 00:51


Todos se quedaron sin palabras. Sánchez dio un paso con audacia para ver si los lobos harían lo mismo con él.

En el momento en que lo dio, dos de los lobos inmediatamente corrieron hacia él y se aferraron de sus pantalones.

Ahora todos se dieron cuenta de que los lobos solo querían impedir que siguieran adelante y no lastimar a nadie.

En ese momento, Lola ya estaba en el centro de la manada.

Comenzaron a moverse hacia el lugar donde se había encontrado el tesoro durante el día.

Los lobos no se detuvieron hasta que llegaron a la casa de piedra. Luego se reunieron alrededor para que Jorge y los demás no pudieran ver lo que estaba sucediendo.

Lola estaba asombrada. Vio al lobo blanco cavando al pie de una de las paredes.

Luego, se volvió hacia ella y aulló ruidosamente para indicar que había algo allí.

Lola entendió al lobo. Se agachó y comenzó a cavar con las manos. La luz de la luna hacía más fácil ver lo que estaba haciendo.

Sin embargo, todo lo que vio fue tierra. Siguió cavando un poco más hasta que... ...dejó escapar un grito. Jorge se asustó mucho y empujó a los lobos

Corrió rápidamente a su lado. Yonata lo siguió y dejó a Sánchez solo para que luchara contra los lobos.

"¡Suéltame, desgraciado! ¡Si algo le sucede a la Señora, estarás en un grave problema!''. Sánchez le dijo muy enojado al lobo que le golpeaba los talones.

En realidad, tenía mucha curiosidad por saber por qué los lobos llevaron a Lola a la casa de piedra.

Sánchez se escapó por fin, pero el lobo le arrancó dos trozos de tela de sus pantalones.

Cuando la policía y los guardaespaldas comenzaron a moverse hacia la casa de piedra, cuatro lobos los detuvieron.

Jorge primero alcanzó a Lola.

Se veía pálida y asustada. Saltó a sus brazos tan pronto como lo vio.

Jorge le dio una palmada en la espalda para calmarla un poco. Se quedó mirando el lugar donde Lola había cavado.

Se sorprendió mucho de lo que vio.

Pensó que era un cuerpo momificado. Lola había sacado una cabeza y se podía ver la cara.

Los lobos se reunieron a su alrededor y siguieron cavando más.

Yonata y Jorge miraban todo muy sorprendidos. Pronto, Sánchez llegó a la casa de piedra

y señaló el área donde estaban cavando.

Los cuatro lo siguieron para ver qué habían encontrado los guardaespaldas. No habían cavado muy profundo. Se veían algunos diamantes en bruto, esparcidos en las rocas.

Entonces, había diamantes en el lugar. La única pregunta que quedaba ahora era si Lola quería llevarlos.

"Parece que Luisa Wei estaba equivocada cuando dijo que encontraríamos petróleo", dijo Lola y miró los diamantes.

Jorge asintió con la cabeza. "Se necesita mucho trabajo para explotar estas minas", dijo. "Se puede conseguir suficiente mano de obra y herramientas. Ahora, tú también tienes el dinero. Así, depende de ti, Lola. Tienes que decidir si quieres extraerlos o no''.

Lola frunció el ceño. No podía tomar una decisión por su cuenta.

"¿Qué piensan ustedes?". Le preguntó a los tres hombres.

Yonata lo pensó. "Ahora que lo hemos encontrado, ya no es un secreto. ¿Por qué no lo haces?''. Le sugirió.

Todos sabían que más y más personas pronto podrían encontrar el tesoro.

Sánchez se encogió de hombros sin decir nada. Podría ayudar, pero no dar ningún consejo al respecto.

Jorge miró a su esposa y dijo: "Será mejor que estés preparada, Lola. Creo que no solo hay diamantes sino también mucho oro''. Apoyaría su decisión sin importar lo que fuera.

Este lugar, en el fin del mundo, no tenía gobierno. Si decidiera extraer el oro y los diamantes, no se necesitaba ninguna aprobación. Eso, ahorraría muchos problemas.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir