ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 505 Vete y cásate con ella

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7537

Actualizado: 2019-03-12 00:17


"De nada, señora. Si no necesita nada más, volveré a mi trabajo". Anna tuvo una buena impresión de Luna, ya que no era soberbia y era muy cercana. Le sonrió amablemente y dejó el piso 23.

Cuando volvió al piso 68, dudó por un momento. Finalmente, decidió no mencionarle el incidente a Samuel. Debido a que el personal del piso 23 contó rumores sobre un asunto privado entre ellos dos, no estaba en posición de juzgar.

Solo esperaba que Luna se valiera por sí misma cada vez que fuera acosada, en lugar de reprimir sus sentimientos.

Esa noche, Samuel terminó el trabajo temprano y regresó a la villa Shao con Luna. Gerardo la recibió con una gran sonrisa que derritió su corazón al instante.

"¡Mi querido bebé, mami te extraña mucho!" Samuel se emocionó cuando vio la escena saludándose entre ellos. También estaba de buen humor.

Milanda notó que algo crecía entre los dos. Los miró y se sentía muy contenta con tal progreso.

Vicente y Violeta regresaron a la hora de la cena. Como Gerardo se alojaba en la villa de Shao en estos días, la pareja de ancianos siempre regresaba aquí después de su trabajo.

La familia conversaba y reía durante la cena. El ambiente en el comedor era bastante relajado y armonioso.

Sin embargo, una llamada repentina en el teléfono de Violeta rompió la armonía.

Miró el teléfono y comprobó el nombre de la persona que llamaba. Luego, contestó el teléfono sin ninguna preocupación: "Hola, Em".

Samuel escuchó el apodo y frunció el ceño. Luna no sabía a quién se refería Violeta y, todavía, estaba concentrada en su comida.

"Oh, claro. ¿Samuel sabe algo acerca de esto?". Violeta parecía muy contenta.

Luego, le dirigió una mirada seria a Samuel y le dijo por teléfono: "¿Qué? ¿Bloqueó tu número? Lo voy a reñir".

Estas palabras finales llamaron la atención de Luna. Miró a Violeta con mucha curiosidad. Ella se veía alegre. Su suegra nunca mostró antes una expresión tan alegre como esa, delante de ella.

Luna miró a Samuel y notó que su rostro lucía bastante sombrío y, aparentemente, comía a un ritmo mucho más lento.

¿Em? ¿Qué quería decir con Em? ¿Era Emma? Se sintió triste al instante cuando se dio cuenta de eso.

Milanda sabía con quién estaba hablando Violeta y cuando escuchó q

un vuelco. Se incorporó directamente en la cama y vio entrar a Samuel.

"Vigila a nuestro hijo, te prepararé un baño". Ella quería hacer más cosas para complacerlo a partir de ahora. Que se acostumbrara a ella y a su compañía.

Después de decir estas palabras, entró en el baño. Se sentía igual que al princio de su relación. Fue tímida e intentó complacerlo en todas las formas posibles.

Estuvo en el baño casi veinte minutos. No salía.

Cuando Samuel entró con Gerardo en sus brazos, estaba en cuclillas junto a la bañera. Parecía distraída.

La bañera estaba casi llena y ni siquiera lo había notado.

Samuel caminó rápidamente hacia el grifo y lo cerró.

Solo recobró el sentido cuando Samuel se paró justo frente a ella. "Oh, Sam... El baño está listo". Estaba un poco avergonzada porque la bañera estaba completamente llena. Estaba totalmente perdida en sus propios pensamientos.

Cuando estaba a punto de llevarse a Gerardo, Samuel la agarró de su muñeca y le preguntó:

"¿Qué pensabas?" Su voz era muy suave y reconfortante. Se detuvo y lo miró. Su rostro lucía gentil y estaba lleno de amabilidad.

"Nada… Solo pensaba en... en..." No era buena para decir mentiras. Su rostro, incluso sus orejas ahora se sonrojaron.

Samuel sabía que ella estaba mintiendo. Pero no la desafió al mirarla. Le entregó el bebé y le dijo: "Ahora me voy a bañar".

Tomó al bebé y salió del baño.

Gerardo bostezaba, por eso, le tarareó una canción de cuna e intentó hacer que se durmiera.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir