ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 512 Depende

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6309

Actualizado: 2019-03-15 00:17


Luna estaba nerviosa, así que Lola le acarició la mano y le dirigió una mirada tranquilizadora.

"Bueno, es mi culpa. Comenzaré los preparativos". Samuel prometió directamente y Luna se conmovió.

Después de obtener la respuesta que quería, Leandro recogió el vaso y los cuatro hombres brindaron.

A mitad de camino, el teléfono de Daisy sonó. Tomó el teléfono, se levantó de su asiento y salió.

Chuck la siguió.

En el pasillo, Daisy susurraba: "Está bien. ¿Cuándo estarás libre? Iré a ver la casa". Al colgar, noto cómo le quitaban el teléfono.

Chuck apareció: "¿Estás borracha?". Daisy reprimió su ira y lo observó colgar el teléfono.

"¿Te he permitido alquilar una casa?" Chuck se apoyó contra la pared, borró el número y apagó el teléfono.

Daisy se enojó. Bajó la cabeza y se cubrió la frente con una mano. ¡Este hombre era realmente irracional!

"Chuck, estamos casados. Pero nunca me entrometí en tus asuntos. ¡Por favor, déjame en paz!" Su voz comenzó a temblar.

El mes pasado, una enfermera estuvo en su apartamento y permaneció en su habitación durante mucho tiempo.

Daisy, su esposa legal, no dijo nada. ¿Por qué le importaba lo que ella hacía?

"Daisy, estoy ocupado. ¡No quiero preocuparme por estas tonterías!". Ella lo quería dejar, pero él se negaba.

Lo estaba provocando desde el principio. ¿Ahora se quería ir y dejar que se enfrentara solo con su abuelo? ¡Eso jamás!

"¡Como un médico famoso, estás ocupado! No tienes que preocuparte por estas tonterías".

Su sarcasmo era como una aguja que clavaba a Chuck. Él sostuvo su muñeca, la llevó a su lado y dijo bruscamente: "No puedes ir a ningún lado".

En su apartamento, vivían en habitaciones separadas. ¿No era lo mismo que vivir cada uno por su lado? Sin interferir en los asuntos del otro, podrían hacer callar a su abuelo.

Daisy quería liberarse de su control, pero no la soltó.

ló suavemente: "Estoy aquí. No tengas miedo".

Luna se calmó, pero las luces del ascensor se encendieron un par de veces y finalmente, se apagaron.

Comenzó a temblar de nuevo. ¿Iban a morir? No, su hijo... Gerardo...

"Está bien. Estoy aquí. No tengas miedo." Samuel sintió su miedo y la abrazó con más fuerza.

Presionó el botón de la llamada de emergencia otra vez, pero nadie respondió. No había señal en el ascensor. No podía usar su teléfono.

Cuando los rescataran, lo primero que haría Samuel sería iniciar una acción contra la empresa de administración de propiedades.

"¡Samuel!". Estaba abrumada y tenía miedo a morir. Estaba tan asustada que su mente se quedó en blanco. Ella seguía diciendo: "Samuel".

Este nombre era mágico y poco a poco dejó de temblar.

Alguien finalmente respondió a la llamada: "Soy Samuel. Vivo en el piso veintiséis, del Edificio seis. El ascensor está atascado entre el piso once y el doce". La voz de Samuel nunca fue tan fría.

"Entendido. Enviaremos a alguien para repararlo ahora".

Después de colgar el teléfono, esperaron el rescate.

"Mira, alguien viene a salvarnos. No tengas miedo". La voz de Samuel al instante se volvió suave. Su voz era muy tenue ahora, como cuando hablaba a su hijo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir