ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 533 Su mujer

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7001

Actualizado: 2019-03-23 00:17


Una canción apasionada acababa de terminar. Sus palabras resonaron en la sala, claras y ruidosas.

Todos los ojos estaban puestos en Luna, y ella se dio cuenta de que todos la estaban mirando. Se cubrió la boca, pero ya era demasiado tarde.

Con una cara sombría, Chuck se acercó a Luna y tomó su teléfono celular.

La respuesta de Daisy todavía estaba en la pantalla.

Era demasiado tarde para que Luna tomará su teléfono. Era solo una oración, y Chuck la había leído.

Luego, rápidamente escribió algunas palabras y las envió: "¿Qué hotel?" Chuck fingió ser Luna.

Luna se acercó a él cuando lo vio enviándole mensajes a Daisy en su cuenta, "¡Chuck! ¡Devuélveme mi teléfono!" Entonces ella trató de alcanzarlo.

"Espera por favor. Necesito ver esto." Chuck mantuvo el teléfono celular en alto para que Luna no pudiera alcanzarlo.

Justo cuando Luna estaba a punto de abalanzarse sobre él, alguien la retiró. Cayó en un cálido abrazo familiar.

"¿Qué estás haciendo, Chuck? ¿Estás molestando a mi esposa?" Samuel estaba celoso de Luna y Chuck. La quería solo para él. Cuando vio lo que hacían, tuvo que levantarse de su asiento y separarlos.

Un minuto después, sonó el teléfono de Luna. Chuck echó un vistazo, puso el teléfono móvil en la mano de Luna, abrió la puerta de la sala y salió.

La mujer que vino con él inmediatamente siguió su paso.

Luna miró su teléfono. Daisy respondió: "Estoy en Hotel Sofía. ¿Qué pasa?".

Luego miró ansiosamente a Samuel: "Estas dos personas no van a hacer algo estúpido y precipitado, ¿verdad? ¿Qué debemos hacer ahora? Samuel, ¿podrías ir y vigilarlos? Esto podría ponerse feo". Tenía mucho miedo de que Chuck hiciera una escándalo en el hotel cuando atrapara a Daisy en la cama, y lo que es peor, podrían comenzar a pelearse entre sí.

"Está bien, iré". Samuel soltó a Luna y recogió las llaves del auto sobre la mesa. "Ustedes sigan jugando. No me esperen."

Jorge y Leandro se miraron, "nosotros también iremos".

Chuck era algo excéntrico e impulsivo. Quién sabía qué haría a continuación.

Como resultado, la fiesta se tr

uck con ira. ¿Por qué no podía tener otros hombres, cuando él ya se había acostado con muchas mujeres?

Chuck dio un paso adelante y se detuvo frente a ellos.

Luego tiró de Daisy y le sujetó la barbilla. En un tono más feroz, habló: "¿Eres tan barata?" ¡Ella se atrevió a engañarlo! ¡No dejaría que esto se quedara así!

"¿Barata? ¿Qué tal si miras a la mujer que está detrás de ti? No eres mucho mejor." La mujer detrás de él era exactamente la hija de su madrastra, Rosy Tang.

Chuck la empujó a la cama. Si no fuera por su rápida reacción y se movió un poco, se habría caído sobre el escalpelo que Chuck lanzó en la cama. Estuvo tan cerca del peligro.

"Chuck Si, si no quieres verme, sal de mi vista. ¿Tienes que matarme?" Daisy se puso de pie y gritó.

Otros llegaron también. Bloquearon la entrada, mirando la dramática escena en la habitación.

Se sintieron un poco aliviados cuando vieron que todavía Daisy y Felipe llevaban ropa.

En ese momento, Felipe finalmente habló. Mirando el bisturí brillante en la cama, reaccionó diciendo: "Sr. Si, me has entendido mal. Daisy me trajo aquí para ponerte celoso. No pasó nada entre nosotros. Ella me obligó a subir a la cama, pero nada más".

Daisy se sintió tan frustrada que casi estaba a punto de toser sangre. "Tú... Tú..." Señaló a Felipe, su amigo durante años, estaba demasiado enojada como para decir una sola palabra.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir