ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 536 Esta perra

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8596

Actualizado: 2019-03-25 00:07


En el vídeo, vio a una mujer asomándose y luego entrando a una habitación. Definitivamente la conocía. Esa mujer era Luna Bo.

Había encontrado la verdad, y ahora Emma sonreía con satisfacción. "Te llamaré tan pronto como consiga el dinero".

Emma se levantó de su asiento, tomó su bolso y salió de la cafetería. Miró el cielo despejado y sintió que estaba de excelente humor.

'¡Luna Bo, perra! ¡Pronto te quitaré esa sonrisa engreída de la cara!' pensó Emma. ¡Y Samuel volvería a ser de ella!

Cuando Emma llamó a Samuel, él estaba ocupado en su oficina.

"Tengo algo que decirte. Te veré en nuestro viejo lugar de encuentro". Su viejo lugar de encuentro era un parque donde Samuel solía llevarla a pasear.

Samuel se frotó el espacio entre sus cejas, "No, puedes hablar conmigo por teléfono. No podemos encontrarnos." Le había prometido a Luna que dejaría de verla.

Ni siquiera quería verla. Emma sonrió amargamente por teléfono: "Se trata de Luna, y es realmente algo muy serio. Piénsalo. Te esperaré durante una hora". Y entonces le colgó.

¿Era realmente sobre Luna? Diez minutos más tarde, Samuel tomó las llaves del auto, salió de la oficina y se dirigió al lugar donde Emma le había dicho que lo estaría esperando.

En el camino, tuvo una extraña sensación de presentimiento. ¿Qué le diría Emma exactamente de su esposa Luna? Si comenzara a denigrarla basándose en poca o ninguna evidencia, él estaría muy enojado.

Afuera, el clima era un poco caluroso, y cuando Samuel salió del auto, se aflojó la corbata que Luna le había atado cuando salió de casa ese día.

No pudo evitar sonreír cuando pensó en esa pequeña mujer de tantas facetas ocultas.

Pero la mujer que ahora estaba cerca del río lo llevó a la realidad.

Emma estaba esperándole junto al río con una cazadora de color caqui, su largo cabello volaba por el viento nocturno y flotaba suavemente en el aire.

Esta fue una escena que Samuel había visto tantas veces en el pasado, antes le atraía cada vez que la veía. Pero ahora no se dejaría sentir este sentimiento.

Al ver al hombre se acercaba a ella, Emma reprimió su emoción y lo miró con ojos tiernos.

Pensó que había una posibilidad de que él volviera con ella, pero el rostro de Samuel mostraba una expresión de impaciencia.

Emma ignoró este hecho. 'Sam, te extraño mucho', pensó. Habían pasado solo un par de días desde su regreso de los Estados Unidos. No se habían visto ni una vez desde entonces, y cada vez que ella le enviaba un mensaje privado en Twitter, él no respondía.

Samuel solo sintió impaciencia e

Todas las virtudes y cualidades que creía que ella poseía se habían convertido ahora en un sarcasmo amargo en sus ojos. ¡Esta perra!

"¡PUM!" Samuel tiró y estrelló una botella vacía contra la pared. Todas sus piezas rotas esparcidas por el suelo.

¡Luna Bo! ¡Luna Bo! ¡Luna Bo! ¿Por qué me mentiste? ¡Le había dicho que lo que más odiaba en este mundo eran mentiras!

¡Qué irónico era pensar en su sonrisa!

Ja ja ja, Luna Bo, de hecho, ¡realmente tenías los medios para alcanzar tus metas!

... ...

En la casa, Luna había impreso todos los documentos, pero Samuel todavía no había vuelto.

Eran más de las 11 de la noche, pero Samuel todavía no había regresado a casa. Y cuando lo llamó, no contestó a ninguna de sus llamadas telefónicas.

Luna salió al balcón. Estaba lloviendo a cántaros afuera. ¡Estaba lloviendo a mares!

Nadie respondió a sus llamadas telefónicas en la oficina, tampoco. Luna de ninguna manera podía ponerse en contacto con Samuel.

A la una de la madrugada, Luna ya se había quedado dormida y la puerta de la habitación se había abierto repentinamente.

Se despertó y vio a Samuel de pie en la puerta, con la cara enrojecida y su aliento olía a licor.

¿Cuánto bebió? ¡Ni siquiera podía caminar derecho!

Pero antes de que Luna pudiera ponerse los zapatos, Samuel se acercó al borde de la cama.

¿Vio ella la ira en sus ojos?

Al momento siguiente, él comenzó a estrangularla.

¿Qué le estaba pasando? "Sam... tú... ¿Qué está pasando? Por favor..." Luna se las arregló para decir unas pocas palabras.

Samuel recordó el vídeo de vigilancia de Luna y sus ojos estaban cada vez más inyectados de sangre y parecía que la ira se apoderaba de él. ¡Esta perra!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir