ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 539 Ha pasado mucho tiempo.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7596

Actualizado: 2019-03-26 00:17


"¿Tienes tiempo para que nos veamos? Quiero llevarte a cenar esta noche". Adrián era directo y no le gustaba andarse por las ramas.

Los ojos de Luna se llenaron de lágrimas cuando recordó lo que había pasado abajo. Apenas podía tener la oportunidad de quedarse con su hijo y ya no tenía nada más que hacer. "Sí."

"Vale, te recogeré. ¿Está bien?" Adrián sonaba emocionado. Pero contuvo la emoción en su voz y preguntó como un verdadero caballero.

Luna negó con la cabeza. Ahora estaba en la casa vieja, que estaba lejos del centro: "Yo misma conduciré, gracias. Solo dime cuándo y dónde".

Luna colgó después de acordar la hora y el lugar de encuentro con Adrián.

Buscó trabajos en las aplicaciones pero no encontró nada adecuado para ella en este momento.

En aquel entonces, en los primeros años, había ido a la Academia de Cine por su propia voluntad, a pesar de las objeciones de sus padres. Ahora parecía que lo lamentaba, y sentía que actuar era el único trabajo que podía hacer.

Milanda regresó a la casa al atardecer.

Ella vio a Luna, que estaba bajando las escaleras. Miró la sala de estar con frialdad. Violeta y Emma se callaron en el momento en que la vieron.

"Luna, ¿vas a salir?" Milanda preguntó amablemente. Vio que Luna llevaba su bolso.

Debieron de haber intimidado a Luna mientras ella estaba fuera, pensó.

Luna caminó hacia Milanda y la tomó del brazo. "Sí, Nanna. He quedado con uno de mis antiguos compañeros de clase. ¡No cenaré en casa hoy, gracias!" Luna intentó sonreír cuando vio a la anciana de cabello gris. No quería que la abuela se preocupara por ella más.

Milanda amablemente le dio unas palmaditas en el dorso de su mano. Esta niña había estado atrapada en la casa durante demasiado tiempo, y era una buena idea que saliera a tomar un poco el aire fresco: "Está bien, pero por favor vuelve a casa temprano. De lo contrario estaré preocupada".

Luna la miró con una sonrisa dulce: "Está bien, Nanna, volveré pronto después de la cena".

Emma estaba muy celosa al ver esa escena. ¡Qué demonios tenía Luna para que una mujer tan estricta como Milanda fuera tan amable y buena con ella!

"Vale, conduce con cuidado". Milanda dejó ir a Luna.

"Por cierto, Nanna, ¿podrías cuidar a Gerardo por mí esta tarde?"

ombres y dos mujeres sentados a la mesa.

Un hombre gordito miró a Luna con una risita. Ni siquiera tuvo que mirarle a la cara para saber quién era, ya que podía saberlo fácilmente solo por su risita: "¡Chubby Yang!"

Él era su antiguo compañero de clase de la escuela secundaria, se llamaba Yang. En la escuela secundaria, Yang era honesto y tenía buen comportamiento, pero a menudo se metían con él.

Luna, que era muy justa, no podía soportar eso, así que hizo que alguien le diera una lección a los matones durante dos o tres días. Desde entonces, Yang estaba más que agradecido con Luna.

Yang todavía tenía sobrepeso, con una altura de 175 cm y un peso de 90 kilogramos. ¡De hecho era gordito! Se abrazaron y se regocijaron. Y entonces otra mujer estaba diciendo el nombre de Luna:

"Luna, ¿cuándo te vas a dar cuenta de que estoy aquí?" Una dulce y delicada voz femenina atrajo la atención de Luna.

"¡Oh, mi bomboncito, nunca te olvidaré!" La chica era Yasmín Yan. Ahora era modelo y se había vuelto muy popular en Hollywood últimamente.

Era compañera de mesa de Luna en la universidad, y solían ser compañeras en clases de baile y actuación. Después de graduarse, Yan emigró a América con su familia y desde entonces habían perdido el contacto.

Yan abrazó a Luna con fuerza. Muchos habían perdido el contacto desde la graduación.

Habían pasado 5 ó 6 años desde su última reunión. Casi se pone a llorar.

"¡Y yo, yo!" Una voz de repente estalló con entusiasmo e interrumpió su abrazo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir