ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 557 ¿Te casarás conmigo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8283

Actualizado: 2019-03-30 07:05


Había pasado media hora.

Dentro del coche, nadie hablaba, Luna se apoyó en una ventana, tan lejos de Samuel como pudo. Vio cómo la ciudad pasaba por fuera de la ventana.

Samuel se frotó la piel entre las cejas y habló con calma: "Entonces, después de estar allí todo un día, sabes que es tu culpa, ¿verdad?" Si hubiera sabido lo que Catalina iba a hacer, nunca se habría ido de su lado. En su momento de necesidad, no estaba allí por ella.

Sin embargo, tal vez esta prueba no había sido del todo mala. Tal vez finalmente había atenuado la audaz e impulsiva racha en el carácter de Luna. Tal vez no sería tan impulsiva actuando de ahora en adelante.

Samuel podía tolerar que fuera infantil y, a menudo, tener las ideas extravagantes de "castigar" a otras personas. Pero no podía dejarla con esta nueva serie de actividades delictivas. No, él no soportaría que ella engañara y calumniara a los demás.

Su pregunta pareció caer en oídos sordos. Luna se sentó en silencio, negándose a responderle. La única persona a la que había amado realmente ya no creía en ella. Ella no tenía nada que decir.

Una vez fue su piedra angular y protectora, pero ahora en un momento de necesidad, su Samuel no estuvo localizable en ningún lugar. Estaba ausente. Dudaba de que si no fuera porque todavía estaban casados, él no hubiera venido.

El coche se detuvo en la puerta de la mansión. "Si me prometes que puedo ver a Gerardo cuando quiera, aceptaré el divorcio".

Anna, sentada en el asiento del conductor, de repente se sintió incómoda. La temperatura dentro del coche pareció bajar varios grados.

Anna se estremeció. Eran estas dos personas las mismas que hacía unas semanas parecían tan felices. La imagen de la felicidad... ¿Quiénes eran estos extraños que ahora veía en el asiento trasero? Qué rápido se habían movido hacia el divorcio.

Unos minutos después, Samuel salió del auto y cerró la puerta violentamente.

Justo cuando Luna comenzó a relajarse, pensando que Samuel se había ido, su puerta se abrió sin previo aviso.

La mujer casi se cayó, de hecho, habría tocado el suelo si no hubiera sido porque agarró la camisa de Samuel.

Samuel la arrojó sobre su hombro y caminó hacia la casa. Luna estuvo muerta de hambre en una celda de la cárcel durante dos días, casi se desmayó por el agotamiento.

Al entrar en la villa, Samuel le ordenó a Anna: "Dile a Leandro que traje a su hermana de vuelta, sana y salva". Anna estaba muy sorprendida por el hombre qu

Luna? ¿Aferrarse al pasado? ¿Obsesionarse con los errores? ¿O era que sus padres la habían mimado demasiado?

Ahora, tanto Samuel como Luna estaban empapados con las aguas crecientes. Luna se estremeció.

Por fin, Samuel sintió que se relajaba un poco. Se levantó y salió de la bañera.

Reponiendo el agua en la bañera, la sacó y después la puso de nuevo en la bañera.

Dos horas después, Luna se sentó frente al espejo de la cómoda, secándose el pelo. Sentía debilidad en las rodillas.

Abrió la puerta de la habitación del bebé y cerró la puerta detrás de ella. Se quedó dormida en la cama de Gerardo.

Mientras tanto, Samuel fue a su propio vestidor y se puso la bata.

Samuel miró la cama vacía y después fue a la habitación de Gerardo y trató de abrir la puerta. Era obvio. Estaba cerrado.

Pensando en su "guerra fría", Samuel decidió dejar a Luna sola. Regresó sólo al dormitorio.

Luna se despertó a la mañana siguiente sorprendentemente energética. Fue al armario y se cambió sin hacer ruido antes de salir de la villa.

Después de unos 20 minutos, regresó a la villa. Tiró una bolsa de medicina antes de sentarse en la mesa de la cocina.

Samuel bajó las escaleras mientras se ataba la corbata. Pilló a a Luna metiéndose dos pastillas en su boca. Ella tragó saliva cuando lo vio.

Frunció el ceño ligeramente. ¿Estaba enferma?

"¿Qué pastilla acabas de tomarte?" Al escuchar la voz de Samuel, Luna se estremeció de miedo. Casi dejó caer el vaso de agua en su mano.

Samuel se quedó horrorizado. Su reacción fue extraña. Samuel pasó por su lado y se dirigió a la papelera. Sacó la caja de medicina que había tirado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir