ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 594 Destinado al fracaso

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9156

Actualizado: 2019-04-09 00:07


"Emma, te amo. Por favor, no me rechaces". Eric le rogaba mientras colocaba un cheque en su mano. No le importaba cuánto dinero tendría que gastar para quedarse con Emma.

Emma lo miró sorprendida y luego sacudió la cabeza. "¿Es esto lo que piensas de mí, Eric? No quiero tu dinero ¡Eres un idiota!" Le arrojó el cheque y se liberó de su abrazo.

Eric vio la duda en sus ojos y decidió ser persistente.

Recogió el cheque del suelo, la tomó en sus brazos de nuevo y le preguntó con suavidad: "¿Sabes cuánto te extrañé? Emma, solo esta vez. Solo quiero poseerte esta vez". Metió el cheque en su bolsillo.

Emma cerró los ojos, luchando contra la agitación emocional interna que amenazaba con estallar. También tuvo relaciones sexuales con Félix Fei por dinero, ¿en qué clase de persona se había convertido?

"Emma, ya perdiste tu virginidad conmigo. No pasa nada, relájate". Eric colocó su boca cerca de su oreja de forma seductora. La tentación era demasiado para Emma, y terminó cediendo.

Él bajó la cabeza y la besó apasionadamente. Entonces Eric notó que las cortinas todavía estaban abiertas. Puso su abrazo alrededor de Emma, caminó hacia el lado izquierdo y presionó un botón que cerró las cortinas automáticamente.

Al cerrarse las cortinas, la habitación se envolvió lentamente en la oscuridad. Eric continuó besando a Emma y con sus manos recorrió todo su cuerpo, murmurando a sus oídos palabras dulces.

"Espera un minuto." Eric la soltó por un momento y fue a cerrar la puerta con llave. No quería que nadie los interrumpiera. Después de eso, Eric tomó a Emma, cuya cara estaba llena de lágrimas, la puso en el sofá y se lanzó sobre ella.

A las cuatro o cinco de la tarde, Eric abandonó sigilosamente la oficina de Emma, con un paso titubeante.

Dentro de la oficina.

Con el cabello despeinado, Emma acomodó su ropa y fue al baño apoyando su mano contra la pared.

Se miró en el espejo, y la imagen que vio fue vergonzosa. Sus ojos, así como sus labios estaban hinchados y rojos. Su maquillaje perfecto estaba manchado.

Sacó el cheque arrugado de su bolsillo y lo apretó en su mano.

Entonces murmuró para sí misma: 'Eric tiene razón. No hay diferencia entre la primera y la segunda vez. Pero ¿por qué me siento tan mal? Nooo... Tengo que dejar de pensar así. Esta será la última vez.' Trató de consolarse mientras se disponía a arreglar su apariencia. Estaba decidida a que esta sería la última vez que Eric se aprovecharía de ella.

Pero no sabía que alguien había tomado fotos cuando Eric la había besado, y cuando salió de su oficina, unas horas más tarde.

Samuel regresó, después de que Luna había estado en la casa vieja durante unos tres días.

La vida había estado bastante tranquila hasta

ndo como si fueran suegra y nuera. Ellas ignoraron completamente su presencia.

Esto era justo lo que Emma quería.

Había podido resolver todos sus problemas con el dinero que Eric le había dado. Y envió a su madre a un centro de tratamiento de adicciones en América.

Ahora, podría concentrarse en Violeta con la esperanza de tener un aliado en su intento para ganar el corazón de Samuel.

"Tía Violeta, todavía recuerdo que Samuel solía traerme a este restaurante porque estaba acostumbrada a la comida occidental después de haber vivido en Estados Unidos". Dijo Emma mientras miraba a Violeta con una intensa dulzura y timidez inusual.

Violeta respondió a Emma con deleite: "Ah, Samuel te cuida mucho. Él nunca me trajo aquí". El tono de su conversación fue más fuerte esta vez, para que Luna la escuchara bien. Tanto Emma como Violeta querían saber el grado de impresión que Luna tendría cuando escuchara la información que se habían dicho.

Luna estaba de acuerdo con Violeta. Samuel la trajo aquí solo una vez. ¿Samuel aún sentía algo por Emma?

Definitivamente le preguntaría a Samuel sobre esto y averiguaría la razón.

Emma y Violeta siguieron hablando entre ellas.

Sin embargo, Luna no les prestó atención, lo que hizo que Violeta se pusiera furiosa.

El propósito de invitar a Luna a cenar era hacerla enojar, pero parecía que no estaba funcionando.

Al terminar su bistec y pizza, Luna se limpió la boca y se levantó para dirigirse a Emma y Violeta. "Gracias por la cena. Lo pasé bien aquí. Pero me tengo que ir ya. ¡Disfrutenla!"

Tomó su bolso y se alejó, dejando a las dos mujeres sentadas allí con expresiones desconcertadas en sus caras. Ambas se miraron, cada una con sus propias razones, pero tenían la expresión de shock en sus rostros, sin saber que esa cena tenía otra finalidad.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir