ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 595 Ataque contra Luna

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9745

Actualizado: 2019-04-09 00:17


Como Luna acudió a la cena con Violeta, no condujo su coche, de modo que no tenía manera de regresar a casa.

Terminó deambulando por las calles descontenta.

Extrañaba a Samuel, y en ese momento solo quería estar con él. Sin embargo, él no estaba en el país, y ella solo podía verlo por videochat. Se sentía triste en este momento más que nunca.

Inconscientemente, caminó demasiado lejos y terminó en un callejón oscuro. Cuando se dio cuenta de ello, se dio la vuelta para volver atrás, dirección hacia la vieja casa.

Pero al girarse, vio a dos hombres fuerte que corrían hacia ella. Antes de que pudiera reaccionar, perdió el conocimiento.

Después de cargar Luna al auto, uno de los hombres sacó su teléfono celular y marcó un número, "Está hecho, señora".

"Bien. Llévenla al hotel. La siguiente fase del plan está en marcha". La llamada fue breve pero había hecho llegar el mensaje deseado.

Luna se despertó aturdida. Sentía como si alguien la estuviera tocando sin cesar.

Tenía problemas para enfocar sus pensamientos porque se sentía mareada.

Sus recuerdos, aunque borrosos, volvieron y supo con toda seguridad que el hombre que la estaba tocando no era Samuel.

Quería luchar y gritar, pero estaba demasiado débil para hacer nada.

¿Dónde estaba? Recordó estar con Emma y Violeta, y luego vagar por las calles, pero todo lo que sucedió después quedó en blanco. Miró a su alrededor. Pensó que podría estar en un hotel.

Luna intentó levantarse de la cama, pero sus esfuerzos se vieron frustrados rápidamente cuando un hombre se arrojó encima de ella.

Ella lo reconoció al instante. ¿Adrián? Se sorprendió al verlo. Pero también notó que él tampoco parecía estar completamente despierto. ¿Estaba borracho?

"Adrián... Despierta." Luna quería detenerlo, pero sentía ella tampoco estaba muy bien. Su voz era débil e inestable.

Su susurro era como un catalizador para Adrián. Bajó la cabeza y la besó.

Hubo varios destellos que iluminaron la habitación, como si alguien estuviera tomando fotos. Luna vio la luz pero parecía que Adrián no.

Luna mordió a Adrián en los labios, lo que le obligó a soltarla, con dolor. Él hizo una mueca mientras luchaba por bajarse de ella.

Ella también se mordió la lengua y el dolor la sacó de su delirio.

Entonces empujó a Adrián lejos. Se cayó al suelo con un ruido fuerte.

Luna se arrastró fuera de la cama y se tambaleó hacia el baño.

En el momento en que vio a alguien corriendo hacia ella, cerró la puerta rápidamente. Estaba confundida.

¿Qué está pasando?

¿Cómo llegó aquí?

¿Qué estaba haciendo Adrián aquí?

La cabeza de Luna palpitaba con todos los pensamientos que recorrían su mente.

No podía comprender lo que estaba pasando. Nada tenía sentido.

De repente, escuchó un fuerte golpe en la puerta. Alguien estaba tratando de romperla. Dio unos pasos hacia atrás, buscando algo con que protegerse.

Sin emb

e Luna.

Yang gritó de dolor, soltando las piernas de los hombres. Se aferró a su mano. El hombre de negro se puso de pie y pateó a Yang en la cara, causando que perdiera el conocimiento. "Idiota. Vámonos. Tenemos lo que necesitamos".

Los dos hombres caminaron hacia la salida de la escalera y bajaron.

El ascensor se detuvo en la primera planta. Luna estaba tumbada en el suelo, temblando y llorando. Seguía diciendo: "Por favor, ayúdenme". Las personas que estaban esperando el ascensor en la primera planta la vieron e inmediatamente fueron a ayudarla. Presionaron el botón de la planta baja, que era donde estaba el mostrador de recepción.

En el mostrador de la recepción se formó un círculo con una multitud, mientras seguridad llamaba a la policía y una ambulancia. "Por favor, hay otro hombre en el piso 12. Está en problemas." Luna le rogó al guardia de seguridad que la estaba sosteniendo.

Solo se calmó cuando escuchó que el guardia de seguridad pidió refuerzos en el piso 12. "Por favor, ella tiene que ir al hospital ahora. No hay ambulancias cerca, llévenla en un taxi". La recepcionista principal le gritó al guardia de seguridad. Dos minutos más tarde, un taxi se detuvo delante del hotel. El guardia de seguridad subió con ella.

En el taxi.

Luna se torcía en el asiento trasero, su cuerpo estaba sufriendo la consecuencia de los efectos de las drogas y el agotamiento.

"Señor, por favor, ¿puede prestarme su teléfono celular?" A pesar de que sabía que Samuel estaba en el extranjero, aún así quería ponerse en contacto con él y escuchar su voz.

El guardia de seguridad le dio su teléfono.

Luna apretó el celular con fuerza en el momento en que lo tocó, luchando por marcar el número de Samuel. Una vez que pulsó "llamar", contuvo la respiración, "Lo siento, el teléfono que ha marcado no se encuentra disponible en este momento. Por favor, inténtelo de nuevo más tarde." El corazón de Luna se rompió.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir