ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 625 ¿Estás loco

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7678

Actualizado: 2019-04-14 11:01


Una suave brisa soplaba en la terraza, lo que hizo que la cara de Luna se pusiera más roja que antes.

De repente, algunos susurros cerca atrajeron su atención.

No muy lejos de donde estaba ella, una pareja se estaba abrazando. Al ver esto, Luna pensó que eran una pareja amorosa y desvió su camino para evitar molestarlos.

"Sam, ¿por qué no viniste a ayudarme cuando el Sr. Fang me dijo esas cosas terribles? ¿Te hice enojar?"

¿Sam? Luna se detuvo en seco y miró hacia atrás. El hombre que la estaba mirando no era otro sino Samuel.

Catalina no la vio porque Samuel la estaba abrazando con fuerza.

Luna los miró con desdén. ¡Que decepcionante! A Luna no le importaba, así que decidió irse.

Se dio la vuelta y se fue en silencio, como si nunca hubiera estado allí.

Si no fuera porque vio a Luna con sus propios ojos, Samuel no se hubiera dado cuenta de que los estaba mirando.

Aunque Catalina todavía se sentía triste en sus brazos, Samuel no estaba de humor para animarla.

"Entonces ya no te traeré a este tipo de eventos". Empujó a Catalina a un lado sutilmente, encendió un cigarro y caminó hasta el borde de la terraza.

Catalina lo siguió apresuradamente pensando que podría estar enojado. "Sam, está bien. Estoy dispuesta a que me falten el respeto, solo lo hago por ti".

"Vale." El hombre le dio una respuesta indiferente y dejó de hablar, lo que hizo que Catalina se sintiera un poco avergonzada.

Tenía que pensar sobre varios temas para mantener la conversación.

Sin embargo, Samuel solo respondía con una o dos palabra: "Bueno". "Vale".

Después de que Samuel terminó de fumar su cigarro, regresaron a su habitación privada, cuando vieron a Luna al otro lado del pasillo.

Catalina puso su mano en el brazo de Samuel de forma posesiva, mientras miraba a Luna complacientemente.

Luna maldijo desde dentro y desvió su camino hacia la habitación privada a la derecha de Samuel.

Samuel y Catalina entraron a la habitación privada en su lado izquierdo. Cuando entraron, el Sr. Fang del Grupo Fang los miró fijamente de forma ambigua. "¿Dónde han estado, amantes felices?"

Al escuchar eso, Catalina inmediatamente ignoró las palabras humillantes del Sr. Fang y bajó la cabeza para fingir timidez.

Después de sacar su silla, Samuel se sentó sin

viera en la mansión.

Luna fue tan estúpida como para subirse al auto y dejar que Samuel la trajera aquí sin ninguna resistencia.

¿Había alguien tan estúpida como ella? Era tan idiota que se presentó ante este hombre como una oveja que entraba en la guarida de un lobo.

"Luna, promete ser mi amante, o arruinaré tu nombre en la industria del entretenimiento". Abrazó a Luna con fuerza y absorbió su aroma.

Todavía recordaba esa noche hace cuatro años, cuando ella tomó la iniciativa para satisfacerlo.

¡Otra advertencia! Luna quería abofetearlo nuevamente, pero dudó.

"¿Por qué debería creer que un abogado como tú puede interferir en la industria del entretenimiento?" Luna lo despreciaba, pero sabía que las palabras de Samuel podían ser ciertas.

Después de todo, el dinero domina a la sociedad. Con el suficiente dinero, uno puede hacer cualquier cosa que quisiera.

Samuel entrecerró los ojos. Parecía que Luna lo estaba menospreciando.

"¿Te gustaría intentarlo?" Sedujo a Luna con su voz agradable.

"¡Haz lo que te de la gana!"

Sin embargo, en el siguiente momento, la levantó. Luna puso sus brazos alrededor del cuello del hombre a toda prisa para evitar caerse. "¿Qué estás haciendo, Samuel?" Su acto la confundió.

"Dijiste que hiciera lo que me daba la gana, ¿no?" El hombre caminó hacia las escaleras con Luna en sus brazos.

"¡Suéltame! ¡No voy a subir las escaleras! Samuel, ¿por quién me tomas?" Luna luchó y saltó de sus brazos.

Sin embargo, Samuel todavía la sujetaba con fuerza.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir