ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 651 ¿Alguien lo hizo a propósito

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7567

Actualizado: 2019-04-19 00:57


Las palabras del doctor hicieron que Samuel frunciera el ceño. Sin él a su lado, Luna apenas sabía cuidarse bien.

"Gracias, doctor".

Después de salir del consultorio del doctor, Samuel entró en la habitación donde Luna estaba. Ella estaba recostada allí, profundamente dormida, y le había suministrado antiácidos.

Él miró su reloj, eran pasadas las 5:00 a.m. Luego se sentó junto a su cama y miró su cara pálida.

La mujer parecía que estaba más ocupada que él y había perdido mucho peso recientemente.

Su delgadez resaltó su barbilla y la forma de su cara, lo que la hacía ver menos hermosa que cuando estaba embarazada.

La estaba observando cuando su teléfono sonó. ¿Quién podría llamarle tan temprano en la mañana?

Inmediatamente recordó que estaba en América. Y que en el país C ya era por la tarde. Ahora tenía sentido.

Sacó su teléfono y vio el número. Rápidamente se levantó y fue hacia la ventana. Contestó la llamada.

"Señor Shao, tenemos pistas sobre el accidente de la señorita Bo".

"Cuéntame".

"En el almacén donde se colocaban los cables para el rodaje, encontramos un material blanco en uno de ellos. Después de analizarlo, encontramos que el cable estaba impregnado con algún tipo de producto químico que los corroía y los debilitaba. Con este producto químico, el cable se desgastaría cuando le aplicaran peso, y luego se rompería. Podemos determinar que alguien provocó el accidente a propósito".

"¿Es decir, no fue un error humano, sino a propósito? Necesito una aclaración. ¡Por favor, descubre quién lo hizo! Trata de conseguir el vídeo de vigilancia o interroga a la persona responsable de mantener el equipo de rodaje".

El hombre al otro lado del teléfono estaba horrorizado por su tono agresivo. Nunca había escuchado a Samuel hablar así desde que se conocían.

"Por supuesto, señor Shao, lo mantendré informado".

Después de colgar el teléfono, Samuel se quedó pensando durante un momento y luego regresó al lado de la cama.

Sin nada que hacer, Samuel comenzó a jugar con el cabello de Luna y murmuró: "¡Luna! Despierta. ¡Tengo tanto que contarte! Si no te cuidas bien, entonces me obligas a mantenerte a mi lado o no podré dejarme de preocupar. Luna..."

Luna durmió bien y cuando se despertó, miró

ue sucedió la noche anterior demostró que él estaba allí como su amante, nada más. Y en ese momento, estaba cruzando la línea al tratar de controlarla.

Samuel revisó el perfil de Twitter de Luna en el teléfono en lugar de responderle. Todos sus estados, su película y las promociones de televisión estaban ahí, las cuales había visto cientos de veces.

Adivinaría su estado de ánimo y revisaría su sección de comentarios, de hecho, si veía algún comentario desagradable de los internautas, hacía que alguien lo elimine.

Como resultado, la sección de comentarios de Luna estaba limpia, sin abusos verbales. Todos los comentarios solo eran de apoyo.

Continuó navegando por su perfil cuando vio un conjunto de fotos promocionales que habían tomado un mes antes. En las fotos, llevaba ropa sugerente, al igual que la ropa que llevó para tomar fotos de comerciales para Diamond Group como imagen.

"Nunca tomes fotos que expongan tu espalda o tus pechos, o si no..."

Dijo y siguió mirando su perfil sin prestar atención a la reacción de Luna.

"¿Si no qué?... No es asunto tuyo". Luna respondió después de terminar su comida, mientras se limpiaba las comisuras de la boca con una servilleta.

Se levantó de la cama, limpió la mesa y entró en el baño.

Ya estaba cansada de escucharlo. ¿Por qué debería hacer lo que él decía? Era ridículo.

Después de cerrar la puerta del baño, se miró en el espejo. Su pelo estaba un poco despeinado. Así que desató su cabello y lo dejó caer completamente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir