ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 668 ¡Qué cariñoso!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6704

Actualizado: 2019-04-23 00:07


Fuera de la habitación, Yamasaki Fuller la escuchó y se burló. Él no sacrificaría a sus hombres o a su vida por ella. En poco tiempo llegó una docena de vino a la habitación 668, botella a botella.

En la habitación 666.

Tan pronto como Anna y Luna se sentaron, Lola le pasó el micrófono a Laura y se acercó a ellas.

"Luna, ¿cuándo le dirás a Samuel lo de Irene?" Teniendo en cuenta la experiencia que Daisy y ella tuvieron, sabía que nadie podía ocultar un secreto para siempre. Tarde o temprano, sería revelado.

"¿Oh, Ire?" Luna hizo una pausa. No había pensado en eso todavía. "¿No puedo no decirle nada sobre ella? De todos modos, él creía que yo había abortado".

¿Qué pasaría si Samuel luchaba con ella por la niña? Mejor que no le contara lo de Ire.

Las mujeres tintinearon los vasos. Luna tomó un sorbo de su bebida, sumida en sus pensamientos.

En ese momento, Daisy y Laura vinieron y se sentaron a su lado después de terminar de cantar. En lugar de cantar, las chicas seguían charlando alegremente.

A las 11 de la noche.

Teniendo en cuenta sus responsabilidades familiares, las chicas estaban listas para irse.

Antes de que salieran de la habitación, Catalina acababa de abandonar el local.

En la entrada del Stormy Nightclub, algunas camareras se apoyaban en la puerta acristalada, en actitud seductora hacia el aparcamiento, donde habían aparecido los hombres más atractivos de País C. Muchas mujeres estaban listas para probar su suerte y conseguir a uno de esos hombres.

Una mujer borracha salió tambaleándose del club. Era Catalina.

Hacía frío fuera del establecimiento, sintiendo el viento, Catalina acercó su abrigo a su cuerpo y caminó hacia adelante.

En el aparcamiento.

Cinco coches de lujo estaban estacionadas exactamente en fila con un pequeño espacio entre cada una de ellos. Obviamente, esos hombres eran ricos.

Se apoyaron contra dos autos en el medio, esperando que aparecieran sus chicas. Ignoraron a las mujeres que estaban exhibiéndose

inco hombres y cinco mujeres mirándola con desprecio.

Catalina respiró hondo, "Luna...". Al darse cuenta de que los demás ayudarían a Luna, Catalina decidió irse primero antes de salir perjudicada.

Pero Luna no la iba a dejar irse fácilmente esta vez.

Cuando Catalina se acercó, Luna estiró el pie y la hizo tropezar, haciendo que cayera al suelo.

"¡Ah!" Gritando, Catalina fue derribada al suelo con mucho dolor, apenas pudo decir una palabra.

Mirándola con indiferencia, Samuel no sentía que debiera interferir en absoluto. Y mucho menos los demás.

¿Pensaba Catalina que eso había terminado ahí? ¡Obviamente no!

Daisy sostenía una botella de ron en sus brazos. En el Stormy Nightclub, el vino no podía ser devuelto. Para no tirarlo, se lo llevó consigo.

Luna le quitó la botella y la rompió en el suelo.

El vino se derramó por todas partes. Luna tomó un fragmento de vidrio y le guiñó un ojo a Daisy.

Todavía gritando, Laura cubrió la boca de Catalina mientras Daisy y Lola sostenían sus brazos.

Con los brazos cruzados, los hombres miraron fríamente lo que estaba pasando y dejaron que sus esposas hicieran lo que quisieran.

Leandro sostuvo a Anna, que estaba embarazada, en sus brazos para protegerla.

Entonces, Luna arañó la cara de Catalina, quien gritó de dolor, y nadie acudió a rescatarla.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir