ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 669 La conspiración

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7684

Actualizado: 2019-04-23 00:17


Catalina casi se desmayó cuando la empujaron al suelo. Samuel se quedó allí parado con una expresión muy serio, mientras Luna estaba sorprendida. ¿Cómo podría olvidar que Samuel estaba de parte de Catalina?

A menos de un metro de distancia de él, Luna se puso nerviosa y le gritó: ''Samuel Shao, si sientes lástima por ella, ¡tú y yo terminamos aquí!''.

Lo señaló con el cristal roto que goteaba la sangre de Catalina todavía en su mano.

Lo provocó deliberadamente.

Sin mirar a la mujer que sangraba en el suelo, Samuel se acercó a Luna y le quitó el cristal de la mano y lo arrojó al cubo de basura cerca de ellos.

Luego puso su brazo alrededor de su hombro y le dijo al resto: ''¡Vámonos de aquí!''.

Los cinco parejas abandonaron el club en sus autos y dejaron a Catalina sentada en el suelo sin que nadie la ayudara.

¡Luna, Luna, Luna...! Repetía ese nombre con enojo y su cara llena de dolor. Más tarde, se fue a un hospital privado.

Las cinco mujeres que estaban sentadas con sus hombres charlaban de manera muy animada en su grupo de WeChat mientras ellos conducían.

Lola escribió: ''Tenemos que darle una lección a Catalina de nuevo''.

El resto de las chicas estuvieron de acuerdo.

"Tengo organizado un evento en un par de días. Todos vendrían y la humillaremos en público".

La odiaban y les pareció una buena idea.

Más tarde, el grupo de WeChat se quedó en silencio.

Todos llegaron a casa y se ocuparon de sus propios asuntos.

En la Mansión Real.

Samuel estaba encima de Luna, que estaba recostada en el sofá. El hombre parecía un lobo hambriento que mira a su presa y que estaba listo para comerla.

''Parece que el señor Shao siente pena por Catalina. ¿Eso es así?''. Luna lo desafió y tenía una expresión muy decidida en su rostro. Lo alejó de ella.

No tenía la intención de ocultarle a Samuel lo que realmente sentía, la verdad era que no dejaría que Catalina y Emma vivieran tranquilas. Estaba decidida a darles una lección cada vez que las cruzara.

Pensó que el hombre estaba enojado porque no había dicho nada. Sin embargo, Luna sabía que si Samuel tomaba esa actitud por lo que le hizo a Catalina, se pondría furiosa.

''Samuel, ¿por qué me tratas así? Por un lado, sientes pena por Catalina; por otro lado, me persigues de manera

Te ayudaré a cubrir esos cortes con una gasa y tu pelo los tapará. Después de eso, será difícil verlos''. Regresaron al apartamento de Catalina. Paulina comenzó a buscar el botiquín y balbuceó: ''Esta fiesta es para las mujeres famosas de la alta sociedad. ¿Cómo puedes perder esta oportunidad de oro?''.

Cuando era joven, Catalina vivía en la opulencia. Pero su padre gastó todo el dinero en los juegos de azar, la bebida y una vida de lujo e hizo que su empresa casi se declarara en bancarrota.

Paulina era la hija de un magistrado del condado y se acercó al padre de Catalina por su dinero. Se casó con él en País C.

Ahora su marido estaba retirado y su hijo no había tenido éxito como hombre de negocios. La compañía estaba a punto de cerrar y se estaba divorciando del padre de Catalina.

La madre finalmente encontró el botiquín. Sacó la gasa de la caja y la pegó en los cortes de su hija.

''Mamá. ¿Sabes quién me hizo estos cortes? Fueron Lola y sus amigas. No es lógico que nos haya invitado a la fiesta de té. La invitación parece un poco sospechosa''. Catalina cerró el botiquín y se sentó en el sofá, inmóvil.

No era estúpida y no se permitiría caer de nuevo en la trampa.

''No lo creo. Piensas demasiado. Sé lo que pasó entre tú y Samuel. Emma y Jesica también estarán en la fiesta. Emma también tuvo un romance con Samuel. Quizá ni te presten atención. Vamos''. Paulina acarició la cara llena de cicatrices de su hija, la miró con impotencia y trató de esconder la decepción que sentía por su culpa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir