ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 671 Mientras estés feliz

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7436

Actualizado: 2019-04-23 00:30


Luna sonrió y miró el rostro pálido de Catalina, y dijo con tono coqueto: "No está claro, ya que nunca me lo dijiste". Samuel se estaba comportando tal como Luna había anticipado, lo que refrendó su posición frente a la gente que escuchaba.

Samuel hizo a un lado los documentos que tenía en sus manos y se recargó contra su silla. Sonaba serio cuando dijo: "Luna, te amo".

Su voz era conmovedora y atrayente, y podía resultar abrumadora para la mayoría de las mujeres, de modo que algunas chicas se conmovieron y dijeron entre risillas, "Samuel parece enamorado y loco por ella".

"Estoy totalmente embelesada por su voz".

... Luna nunca pensó que Samuel fuese tan directo, y debido a ello inconscientemente se sonrojó, "Está bien, ¡adiós!"

Samuel había alcanzado a escuchar las risillas, pero cuando quiso preguntarle qué estaba pasando, ella colgó.

Luna intentaba mantener la calma mientras su corazón latía con fuerza, y le entregó el teléfono a la persona que estaba detrás de ella, después, arrojó el té frío sobre la cara de Catalina.

"Sra. Gu, espero que el té la despabile para que pueda ver el mundo con claridad y así la paranoia no la haga codiciar el esposo de otra persona". Mientras tanto, las hojas de té se adherían a su cabello y a su rostro, y veía casi en shock cómo el líquido manchaba su costoso abrigo de piel. Al oír cómo la multitud se burlaba de ella, su corazón se compungió.

Reprimiendo el impulso de llorar, se secó la cara en estado de pánico y levantó la mano para abofetear a Luna, pero dos mujeres que se encontraban detrás se adelantaron y detuvieron a Catalina.

Paulina salió de su ensoñación, y aunque era una mujer superficial que estaba determinada a ser rica algún día, se dijo que nunca llegaría al extremo de hacerse amante de un hombre a cambio de posición social, así que se unió al embate general y abofeteó a su hija.

"Mamá..." Catalina estaba sorprendida de ver a Paulina tan enojada. Como su madre que era, no sólo no la ayudó, sino que decidió apoyar a los demás. Catalina no lo podía creer, y la bofetada solo hizo que el desprecio general se agudizara. Al abofetearla, Paulina estaba admitiendo la falta de su hija, falta que claramente no aprobaba.

Milanda y fue a abrir la puerta.

Era Emma, la cual se veía desorientada. La sonrisa de Luna se congeló, y enojada, le preguntó: "¿Qué estás haciendo aquí?" '¿No estaba loca e ingresada? ¿Cómo puede andar libre?' Pensó.

Emma la empujó y se dirigió a la sala de estar.

"Oye, ¿qué estás haciendo?" Luna se tambaleó y tuvo que sostenerse del estante de zapatos para no caer.

Conforme Emma se aproximaba a Milanda, Luna se apresuraba a seguirla.

"¿Emma? ¿Qué estás haciendo aquí?" Milanda notó el aspecto pálido de la mujer y se dio cuenta enseguida de que no estaba en su sano juicio, ya que solo atinó a mirarla de modo taciturno sin decir una palabra.

Emma estaba recordando todas las cosas que habían sucedido en el pasado reciente. Desde el principio, Milanda se había opuesto firmemente a su relación con Samuel, y entonces Luna apareció para robarle el corazón de su hombre.

Ella no tenía dinero y Samuel no le prestaba atención, de modo que no tuvo más remedio que enredarse con Félix y Eric.

...

Ella no hubiera sido reducida a tal estado si no fuera por Milanda.

'Todo gracias a ti, Milanda', pensó Emma. Un profundo odio brilló en sus ojos.

En su camino se encontró con un cuchillo para cortar fruta que se encontraba en la mesa y lo tomó sin dilación. Al ver esto, Milanda y Luna entraron en pánico.

"Emma, ¿has perdido la razón? ¿Qué es lo que quieres?" Gritó Luna y entonces corrió hacia Milanda, quien se tropezó al tratar de esquivarla.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir