ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 672 ¡Ayúdame, Samuel!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7145

Actualizado: 2019-04-23 05:34


De repente, Emma se echó a reír sardónicamente, como si imaginara la muerte de Milanda y de Luna a manos suyas.

"¡Vayan todos al infierno! Jajajaja".

Violeta se encontraba en su habitación en el segundo piso. La puerta del dormitorio permaneció abierta, por lo que pudo escuchar el alboroto en la planta baja. La curiosidad la venció y salió a ver qué pasaba, y mirando desde lo alto de la escalera, se encontró con la escena de una mujer persiguiendo a Luna y a Milanda con un cuchillo para cortar fruta en la mano, lo que la asustó y la paralizó. Se trataba de Emma, ¿qué pensaba hacer?

Luna arrastró a Milanda hasta esconderla detrás del sofá y se puso delante de ella, en una postura protectora. Al ver que Emma se acercaba, intentó calmarse, "Emma, ¿qué es lo que quieres? Dímelo." Estaba dispuesta a darle lo que pidiese, excepto a Samuel.

Al mismo tiempo, Milanda, oculta detrás de Luna, tomó el teléfono de la mesa y marcó el 110.

Emma notó sus intenciones y, pegando un gruñido, se lanzó hacia ellas, apuntando con el cuchillo hacia Milanda. Temiendo que la abuela resultara lastimada, Luna trató de detener el impacto terminando con una cuchillada en el brazo y causándole un dolor tal que la dejó incapaz de proferir sonido alguno. Al ver que Luna había sido herida, Milanda se asustó y dejó caer el teléfono al suelo.

"Luna, ¿estás bien?", dijo corriendo hacia ella para revisar la herida.

Al ver esto, Emma empuñó el cuchillo y lo dirigió hacia ella, sin darles tiempo de nada.

Al ver que Emma se acercaba a Milanda, Luna tomó un cenicero que estaba a su lado y se lo arrojó, pero Emma consiguió esquivarlo, lo que provocó que se quedara quieta, respirando pesadamente y observándolas.

Violeta finalmente se dio cuenta de lo que estaba pasando y entró en pánico. Tenía que hacer algo, por lo que inmediatamente regresó corriendo a su habitación y llamó al 110.

Posteriormente llamó a Samuel, en tanto se apresuraba a bajar las escaleras, "Samuel, ven rápido, algo terrible ha sucedido".

Por un momento su corazón se detuvo. Samuel nunca había escuchado a su madre hablar así, con esa voz trémula y

Milanda, era una mujer que estaba dispuesta a dar su vida por la seguridad de los demás. ¿Cómo podría haberla tratado mal antes?

Luna estaba sorprendida de que Violeta la consolara, pero estaba demasiado cansada para decir algo.

De pronto se escucharon las sirenas de las ambulancias que se acercaban.

Luna estaba demasiado adolorida.

"Samuel..."

Milanda se le acercó para brindarle apoyo y tomó una de sus manos, "Luna, debes aguantar. Samuel está en camino".

"Sí. Lo he llamado. No cierres los ojos". Violeta se secó las lágrimas y aferró la otra mano de Luna. Ambas manos estaban ensangrentadas y no paraba de sangrar. Sonriéndoles a Milanda y a Violeta, dijo débilmente: "Dile a Samuel que cuide bien de nuestros hijos".

Entonces cerró los ojos y perdió el conocimiento.

"Luna, Luna..." Milanda, al borde del desmayo a causa de la preocupación, hizo todo lo posible para estabilizar su respiración. Fue hasta ese momento que los médicos y la policía entraron y se hicieron cargo del asunto.

Samuel condujo como un loco hacia la casa vieja. Cuando llegó, Luna estaba siendo llevada a una ambulancia.

Su corazón palpitó con fuerza, y después de asegurarse de que la abuela y su madre estaban bien, abordó la ambulancia. Por primera vez, su mente estaba completamente en blanco al ver a Luna en ese estado, cubierta de sangre.

"¿Cómo está?" Preguntó por instinto, apretando sus frías manos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir