ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 677 Nada mejor que hacer

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7469

Actualizado: 2019-04-24 01:02


Luna hizo un puchero para mostrar su desaprobación, cansada de las amenazas de Samuel. "¡Fuera de aquí Samuel!"

Le dijo Luna con voz firme, fingiendo estar molesta.

Quería saber cuánta paciencia tendría Samuel y hasta qué punto la podría tolerar.

"Está bien, me voy. Pero..." El rostro de Samuel no mostraba señal alguna de enojo, pues la trataba con tanta ternura.

Su reacción dejó a Luna perpleja por un momento. ¿Realmente Samuel quería que volvieran a estar juntos los dos?

"Primero tienes que prometerme una cosa".

"¿Qué?"

Luna estaba indecisa, no sabía si decírselo o no.

Y pensó: 'sólo es una promesa, no sería tan difícil para él.'

"De ahora en adelante ya no debes enojarte conmigo, incluso si llego a mentirte. Debes confiar en que nunca te voy a decepcionar." Dijo Luna finalmente, pensando que como le había mentido al no hablarle de su hija, se debía asegurarse primero. Estaba un poco inquieta.

Samuel vio cómo Luna se retorcía en su cama, quizás tratando de encontrar una posición más cómoda, pero a la vez tuvo la sospecha de que le estaba ocultando algo.

A pesar de tener varios años trabajando en la industria del entretenimiento, Luna no había aprendido a mentir. Era tan fácil leer su emoción, especialmente cuando quería ocultar algún secreto.

"¡Trato hecho!" Samuel respondió de forma concisa, pues sabía que necesitaba tratar los asuntos de uno en uno. Luna se sintió avergonzada de haberse mostrado tan insegura frente a Samuel. En ocasiones anteriores, ella lo había rechazado o ahuyentado muchas veces.

"Está bien, entonces estamos reconciliados".

Su respuesta concreta dio lugar a un fuerte abrazo y besos apasionados.

Después de unos segundos, sus gemidos y suspiros hicieron eco en el cuarto VIP donde se encontraban. "Aquí no. Me cuesta respirar."

"No te preocupes, te daré respiración boca a boca."

"No..."

"Pon tu brazo herido a un lado, para que no te lastime sin querer." Un destello rojo y brillante se extendió sobre el rostro de Luna. ¿Por qué? ¿Acaso tenía vergüenza?

Samuel era de verdad un pícaro. Y lo que era peor, ¡la puerta de la habitación era de vidrio transparente! "¡Qué vergüenza! ¡No! Si no me sueltas, te empujaré la cara con mi braz

agrado". Dijo Chuck, con una sonrisa ladina.

Pero en el fondo, se arrepentía de no haber tenido un compromiso preeminente que hiciera llorar a Daisy.

Habría querido hacerla sentir el dolor que él sintió cuando ella le rompió el corazón. Samuel, lleno de sentimientos contradictorias, miró a Luna, quien aún dormía profundamente. Al final resultó que la propuesta de Catalina era práctica, o al menos sirvió para demostrar que él todavía le importaba a ella.

Samuel miró a Chuck, y un recuerdo vino a su mente. "Si no recuerdo mal, Chuck, tres años y ocho meses después de que tu esposa se fue de casa, ¿no llevabas un ramo de rosas el Día de San Valentín? ¿Quién era la chica afortunada, eh?"

Con esto logró sembrar la duda en Daisy.

Cuando miró a Chuck, la cara de éste se nubló. Ella pensaba que Chuck era tan raro que ninguna chica se interesaría en él. Al parecer estaba muy equivocada.

Daisy lo sujetó por la corbata y lo llevó fuera de la habitación. "Tenemos que hablar."

"Divertiros." Samuel se rió entre dientes y les dijo adiós con la mano evitando la mirada asesina de Chuck.

Echando un vistazo a las otras tres parejas, Samuel decidió continuar con Leandro, "cuñado..." Esto llamó la atención de Leandro.

Ignorando su advertencia dijo: "Leandro, hace algún tiempo una chica estadounidense llamada Lily me pidió tu número de teléfono y me habló sobre una 'promesa de tres años' que había entre vosotros dos. Me muero por saber qué pasó después, emm..."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir