ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 682 Recordando tiempos difíciles

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7578

Actualizado: 2019-04-25 04:12


"Señor Fuller, tu organización está llena de gente incompetente. Ya he gastado decenas de millones en ti, ¿y es esto lo que recibo a cambio?" Catalina estaba enojada, preguntándose cómo podía haber contratado a alguien tan estúpido como Yamasaki Fuller.

Cuando este último escuchó el comentario sobre su organización, se disgustó: "Señorita Gu, si lo piensas de esa manera, terminamos aquí y puedes buscar una organización que sea competente para ayudarte". Tan pronto como terminó de hablar, se levantó de su asiento y se alejó.

Catalina apretó los dientes mientras lo veía irse, y no pudo evitar preguntarse por qué nadie en el mundo era digno de su confianza.

Aunque la colaboración había terminado, ella no se creía que incapaz de matar a Luna sin la ayuda de Fuller.

En la Mansión Real.

Luna regresó a casa después de salir del hospital. Chuck le había hecho un chequeo rutinario y le dijo que sus heridas estaban sanando bien.

Ella sabía que Samuel volvería ese día o el siguiente, por lo que envió a Irene al preescolar temprano por la mañana, y luego llamó a Anna y le pidió que la recogiera de la escuela por la tarde.

Al mediodía, Luna recibió un mensaje de Elisenda a través de WeChat, el mensaje decía: "Luna, llegaremos al País C esta tarde-noche. ¿Estás libre para venir a cenar con nosotros?"

La vez anterior, antes de irse a los Estados Unidos, Luna se había enterado de que Elisenda trabajaba como asistente de su marido, así que cuando recibió ese mensaje de WeChat, pensaba que Samuel le había pedido a Eli que le avisara sobre su llegada al País C esa noche.

En realidad, Samuel tenía la intención de darle una sorpresa, de modo que no planeaba decirle nada.

Luna respondió: "Ok, ¿a qué hora? Yo pasaré por vosotros."

Más tarde Elisenda le respondió: "Llegaremos al País C alrededor de las cinco, pero primero tenemos que pasar por la oficina".

'¿Pasarían por la empresa primero?' Luna lo pensó por un momento y respondió: "Bien, iré a la oficina y nos encontraremos allí. ¡Nos vemos pronto!"

Después de hablar con Elisenda, procedió a doblar la ropa y guardarla en su armario.

A las seis en punto, le volvió a enviar a Elisenda un mensaje de WeChat, "¿Ya llegaste a la oficina?"

Ella no respondió hasta las

l llamaba mucha atención por ser alto y apuesto. Sus rasgos eran tan distintivos, que Luna podía reconocerlo fácilmente pese la oscuridad de la noche.

No pudo evitar esbozar una sonrisa. Había olvidado el frío de la noche cuando lo vio, e incluso su corazón se sintió cálido.

En este maravilloso momento, ella se habría arrojado a los brazos de Samuel, abrazándolo y dándole un dulce beso.

Esa era justamente su intención, pero al darse cuenta de lo que sucedía, entrecerró los ojos con disgusto.

Se quedó parada allí, con sus zapatos de tacón alto, y observó a Samuel caminar hacia su auto.

Lo vio despedir a su chófer Yang, y una mujer subió al auto con él.

No pudo evitar ponerse celosa a pesar de que sabía que la mujer seguramente era una clienta, así que procedió a caminar hacia ellos. Sus tacones chasquearon cuando caminaba sobre el suelo de vidrio de la plaza. De repente alguien la llamó, "¡Luna!"

Samuel inmediatamente alzó la mirada.

Luna caminaba decidida hacia él, llevaba puesto un delgado abrigo de camello. Incluso podía ver en su rostro un delicado y tenue maquillaje.

¡Lucía tan hermosa! Samuel se quedó mirándola fijamente por un segundo, luego frunció el ceño y se quedó inmóvil.

De repente, Samuel pensó en su clienta quien se sentaba en el auto y sintió que la situación no le convenía.

De inmediato cerró la puerta del conductor tras él e impidió que Luna viera a la mujer. Luego la abrazó con fuerza y la preguntó: "Cariño mía, ¿cómo es que has venido?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir